La portada de mañana
Acceder
La España temporal: una máquina que crea y destruye 100.000 empleos al día
Almudena Grandes, la escritora que se negó a olvidar
OPINIÓN | Salpicaduras de mierda judicial, por Elisa Beni

De Mar, una barra para disfrutar

Equipo de De Mar con su auténtico alma mater al frente, Luis Ramos

Pocas veces he tenido y sentido la necesidad de dividir una crítica, e incluso una visita, en dos partes. Eso es lo que me ha pasado con la visita a De Mar, una de esas propuestas que, naciendo a final del mes de agosto de este convulso 2021, está llenando y convenciendo a sus comensales.

Esta ha sido una visita de estas improvisadas, a contrapié y donde el establecimiento no tiene tiempo de preparar absolutamente nada de cara a la visita “del crítico” en cuestión, sino que uno se encuentra de lleno con la realidad sin paños calientes de lo que allí se haga. La unión entre uno de los empresarios hosteleros con más larga tradición y éxito de la isla, Pepe Brito (Casa Brito) con quien ha sido la cara de El Churrasco durante casi 10 años, Luis Ramos, fue una de las grandes bombas del sector en este verano de 2021. “Tenía ganas de cambiar y esta propuesta que surgió casi sin darme cuenta con Brito es para mí como el tren en marcha que tras tantos años en el sector, no podía dejar pasar. Estos últimos diez años en El Churrasco significaron mucho para mí a nivel personal y profesional, pero ahora necesitaba otros horizontes”, contaba Luis en su momento para explicar el cambio dado. 

Y lo que está claro es que De Mar tiene el sello Brito y Luis a partes iguales gracias a un local remodelado que mira justo hacia la playa de Las Canteras por la zona donde casi da comienzo la Cícer, justo al final de la calle Portugal y enfilando la calle Churruca. 

El interior, repartido en dos ambientes, uno de ellos con la barra como protagonista en la que, para mantener las medidas de seguridad exigidas y en un ejercicio de inteligencia incluso para el futuro, tiene una disposición perfecta. Y ahí me dirigí en esta primera visita, a la barra, con intención de “tapear” llevando la palabra a otro nivel, el de las buenas barras. Curiosamente me conquistó tanto el espacio que me marché sin sacarle la foto de rigos, ¡mejor, así se sorprenden al verla!

En De Mar no hay carta de barra y de mesa, es la misma para ambos sitios, pero en este momento ya había decidido yo que en mi primera visita iba a ser algo mucho más ligero e informal en cuanto a cositas para probar. Goloso el salmorejo de mango de Mogán en forma de chupito con sus tropezones incluidos; excelsa la croqueta de mejillones y pulpo y para mojar pan y repetir la ensaladilla rusa de la casa, coronada con atún.

A revisar la oblea de una empanadilla rellena de carne de cabra, cuyo guiso sí estaba delicioso y no merecía un envoltorio como ese, al que Luis me contó que pronto le darían solución. Atrevido el mix todo en uno a base de gofio escaldao y gambas al ajillo, que lejos de ser un desastre se convierte en un plato que no quieres que se lleven hasta terminar la comida y te acompaña durante todo el tiempo. Como punto de mejora, el corte de las gambas y un poquito menos de cocción de lo habitual ya que el gofio la sigue cocinando y termina secándose más de lo deseado.

Al cierre del picoteo le dio forma un sobresaliente pulpo en tempura sobre chips crujiente de papa y guacamole fresco, para terminar con otro plato de esos de toma pan y moja, huevos rotos con gambas cristal. Si a eso le sumamos que aquí sí que hay buen pan, concretamente de puño de Amaro, Ingenio, artesanal 100%, pues ya está todo dicho, gula pura.

Los postres sí es verdad que no son el fuerte de la casa, debe esforzarse el joven chef que está al mando de los fogones de toda la cocina, Christian Machin, en alcanzar una propuesta que esté como mínimo bien ejecutada ya que no se puede entender a día de hoy esta enorme diferencia entre el pase dulce y el salado. 

De lo que no cabe duda y es algo que me alegra mucho es de la enorme recepción que está teniendo De Mar por parte de los grancanarios. Entiéndese por el cariño que Luis se ha ganado por la clientela de la isla que ha pasado por sus manos, o bien por la confianza que el apellido Brito imprime a todo lo que emprende. El resultado es que no les recomiendo ir a esta casa sin haber reservado antes, se podrían encontrar con que no hay sitio disponible. 

La segunda parte de esta crítica tendrá lugar cuando los visite en las próximas semanas con vistas a probar sus arroces, platos fuerte de la casa, pescados frescos y algo más de la carta, hoy tocó lo que se podría denominar, y nunca mejor dicho, #ElAperitivodePorFogones. Y como se dice en las series de televisión, “continuará”…

Restaurante De Mar, calle Churruca esquina con Portugal, Teléfono para reservas el 928.49.40.30 Ticket medio por persona por tapeo en barra, 30€ aproximadamente. Instagram @demar_restaurante

Si les apetece pueden seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram bajo los nicks de @porfogones y @javiers_gastro.

Etiquetas
Publicado el
16 de octubre de 2021 - 14:43 h

Descubre nuestras apps

stats