eldiario.es

Menú

De la cochera de la comisaría a la ‘tournée’ por el hospital rumbo al CIE de Barranco Seco

Según la Delegación del Gobierno, 15 de los inmigrantes llegados en patera a Gran Canaria han sido hospitalizados, mientras que 23 permanecen en el Centro de Internamiento de Extranjeros

Algunas de las manifestaciones hechas por los supervivientes apuntan a que varios de los fallecidos todavía respiraban cuando fueron tirados por la borda

La Consejería de Sanidad asegura haber pedido un informe al responsable de Salud de la zona de Maspalomas, que mantiene que no existió ningún caso de desatención por sobresaturación

El director de Salud Pública remarca que si los inmigrantes pasaron la noche en la cochera no fue por decisión del Servicio Canario de Salud sino porque así lo permitió la Delegación

- PUBLICIDAD -
Un superviviente de una patera que naufragó en Canarias es atendido por Cruz Roja en la comisaría de Maspalomas

Un superviviente de una patera que naufragó en Canarias es atendido por Cruz Roja en la comisaría de Maspalomas

Algunos de los supervivientes que alcanzaron el domingo la costa grancanaria andaban como podían este jueves por el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Barranco Seco,  después de pasar cinco días sin alimentos en una embarcación que partió el 2 de febrero desde Cabo Bojador.

Según la Delegación del Gobierno, 15 de ellos – de los cuales tres son supuestamente menores de edad- han sido hospitalizados, mientras que 23 fueron trasladados al CIE, que mantenía sus puertas cerradas al no estar todos internados oficialmente en el centro.

Un hecho que resulta poco corriente, como también lo es el mal estado de salud en el que llegaron la mayoría de los inmigrantes al muelle de Arguineguín, señalan diversas fuentes. De hecho, un joven de unos 20 años murió poco después de ser ingresado en el Hospital Insular de Las Palmas de Gran Canaria.

Ésta sería la octava víctima de la travesía, ya que según afirmó el Delegado del Gobierno, Enrique Hernández Bento, siete personas murieron en el trayecto.

La Policía Nacional ha detenido a los dos presuntos patrones de la patera y tiene identificados a otros cinco individuos que han sido acusados de acaparar alimentos y agua. Según ha podido saber este medio, algunas de las manifestaciones hechas por los supervivientes apuntan a que varios de los fallecidos todavía respiraban cuando fueron tirados por la borda. Aspecto, este último, que no ha sido confirmado ni desmentido por la Policía.

La investigación abierta incluye los testimonios de todos los actores implicados en la atención a los migrantes desde su llegada al muelle grancanario. Es decir, que refleja también la atención sanitaria que se prestó a los mismos.

Esta actuación ha despertado un cruce de acusaciones entre la Delegación del Gobierno y la Administración canaria, con l a primera poniendo en duda la actuación de la segunda y reclamando una actualización de los protocolos, y el presidente regional, Fernando Clavijo, defendiendo el “trabajo ejemplar” del Servicio Canario de Salud (SCS).

De la cochera a la ‘tournée’

Después de pasar la noche del domingo en un garaje de la comisaría de Maspalomas “deshidratados, con cólicos fortísimos, fiebre y quemaduras”, 12 afectados de un grupo de 26 fueron trasladados en ambulancia al Hospital Doctor Negrín y al Insular, mientras que el resto se subió a duras penas a una guagua sin personal sanitario rumbo al CIE.

Según asegura un portavoz de Cruz Roja, este tipo de decisiones las toma siempre un médico que se mantiene en contacto con el Servicio de Urgencias Canario (SUC) y no tuvo que ver con que el número de ambulancias fuera insuficiente.

La debilidad de los pasajeros no pasó desapercibida a los responsables de trasladarlos e hicieron una parada en el Hospital Insular, donde dejaron a un par de personas y recogieron a otras a las que se les había dado de alta, para llevarlas a modo de ‘tournée’ al CIE, señalan fuentes cercanas al centro a Canarias Ahora.

Una vez en el CIE - que no cuenta con atención sanitaria las 24 horas, sino que mantiene un contrato con un centro privado que envía a facultativos cuando son requeridos – los afectados tuvieron que ser puestos en un banco a la espera de que, uno a uno, se les subiera a la primera planta, donde se encuentran las celdas.

Aunque lo normal es que los recién llegados permanezcan tumbados, aseguran las mismas fuentes que en esta ocasión ni se podían levantar para ir al baño, por lo que tachan esta situación de excepcional. En ese sentido, el delegado del Gobierno ya advirtió que La Policía “tenía miedo de perder a alguno de los inmigrantes”.

Actualización de protocolos “si es necesario”

A pesar de la estampa que dejó el garaje de la Comisaría, la Consejería de Sanidad asegura haber pedido un informe al responsable de Salud de la zona de Maspalomas, que mantiene que no existió ningún caso de desatención por sobresaturación. Como así estimó Hernández Bento que había pasado.

El director general de Salud Pública del Ejecutivo canario, Ricardo Redondas, mantiene que la Delegación del Gobierno no solicitó asistencia para los inmigrantes que pernoctaron en las cocheras.

"Es inaudito que la Delegación del Gobierno no garantice la atención médica de los inmigrantes", asevera el director general en declaraciones recogidas por EFE. Asimismo, añade que estas personas pudieron haber sido remitidas a distintos centros de salud. Redondas remarca que si los inmigrantes pasaron la noche en la cochera no fue por decisión del Servicio Canario de Salud sino porque así lo permitió la Delegación. 

Por otro lado, asegura que la Administración está dispuesta a mejorar los protocolos en caso de sea necesario.

Para muchas de las fuentes consultadas, el problema se centra en que “se ha hecho lo de siempre”, cuando el crítico estado de una gran cantidad de inmigrantes requería una actuación especial.

Sus familias siguen demandando información

La activista de Caminando Fronteras, Helena Maleno, lamenta que las imágenes del grupo pernoctando en la comisaría están haciendo “un daño a las familias que no os podéis imaginar” y responsabiliza a la Delegación del Gobierno y la Administración canaria de vulnerar los derechos fundamentales de los migrantes y de haber puesto en riesgo su derecho a la vida. “Estas personas tienen madres, padres y hermanos que están viendo a través de los medios de comunicación cuál es el maltrato que se le está dando a esta gente”, apostilla.

Maleno denuncia los protocolos de identificación de víctimas, cuyos nombres todavía no se conocen. De hecho, sostiene que “nos están llamando familias desesperadas, porque aún no han recibido una llamada”.

Caminando Fronteras pide que los inmigrantes llegados en patera sean tratados como víctimas de tragedia, para que se les pueda dar la asistencia sanitaria y psicológica necesaria antes de que se apliquen las medidas de extranjería.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha