eldiario.es

9

La Orotava celebra este jueves el Corpus Christi y el día de las alfombras

El casco antiguo se llena de flores y color, con la elaboración de un total de 36 alfombras, con 20 tapices, 15 corridos y el magno tapiz de la plaza del Ayuntamiento

El magno tapiz de la plaza del Ayuntamiento, en su versión de este año

El magno tapiz de la plaza del Ayuntamiento, en su versión de este año

La Orotava celebra su día grande de las fiestas este jueves, 22 de junio, con la celebración de la Infraoctava de Corpus Christi y del día de las alfombras, pues desde primeras horas de la mañana, tras el tradicional repique de campanas y la celebración de la eucaristía a las siete de la mañana con los alfombristas, comienza la confección de los tapices y de los corridos florales en las calles del centro histórico -Colegio, Carrera Escultor Estévez, Tomás Pérez e Inocencio García-, por las que se hará en la tarde el recorrido del Santísimo.

Habrá un total de 36 alfombras, confeccionadas por colectivos y familias de la Villa como ya es tradición (en concreto unos 20 tapices, 15 corridos, más el magno tapiz de la plaza del Ayuntamiento). En este sentido, hay que recordar que la historia de las alfombras de La Orotava se remonta a 1847, cuando algunos miembros de la familia Monteverde, bajo la inspiración de Leonor del Castillo, hicieron una alfombra de flores para festejar el paso de las Andas del Corpus frente a su casa particular. Por ello, este año cumplen 170 de historia.

El único material empleado en estos tapices de la calle, auténticas obras del arte efímero, son las flores, sus pétalos, material vegetal y mucho brezo picado que se aprovecha para tapizar los márgenes de la vía. Los metros cuadrados de calle que se cubren son unos 5.500 metros cuadrados y se calcula que participan más de 1.000 personas, adultos y niños en la confección de estas alfombras, de los que 500 son socios de la Asociación de Alfombristas Villa de La Orotava y el resto amigos colaboradores. 

Los alfombristas villeros trabajan desde meses antes en el diseño y la elaboración de los bocetos. Unos días antes de las fiestas se traen grandes cantidades de flores de todas clases, y se inicia el proceso del deshoje de las flores, trabajo que realizan especialmente las mujeres de la Villa. Cada año se cuenta con cerca de un millar de cajas. Entre las flores multicolores utilizadas hay rosas, crisantemos, claveles, clavelones, flores de mundo, flores de plata, geranios, margaritas, retamas, retamón, siemprevivas, vinagreras, veroles, miltones, violetas...

La aresta es el nombre que se utiliza para llamar a las diminutas hojas del brezo. Se utilizan en tres tonalidades: verde, marrón y negro. Para sacar la tonalidad del negro es necesario tostarlo a una elevada temperatura y sacarlo antes que se queme para que no se convierta en ceniza. Es un trabajo ingrato y poco reconocido, pero necesario. Este proceso se realiza, generalmente, tres semanas antes de las fiestas. El olor que desprende se impregna por toda La Orotava, lo que anuncia que se avecinan las fiestas.

Por todo el proceso que lleva la confección de alfombras, se puede afirmar que el arte floral de las alfombras de La Orotava es la más sublime expresión de la religiosidad y del espíritu creativo de los villeros. Así, el Corpus Christi se ha convertido en una señal de identidad de la Villa de La Orotava y tiene proyección internacional.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha