eldiario.es

9

El polémico tranvía a La Gallega ya tiene autorización ambiental con alegaciones en contra de vecinos y empresas

El BOP publica la declaración favorable de la Comisión Insular Ambiental, que considera que las obras y el funcionamiento del metro ligero por la avenida de Los Majuelos no tendrán impactos negativos

El informe deja claro que el trazado alternativo, por Las Hespérides, también es viable desde el punto de vista ambiental, y que la única variable diferente para elegir el controvertido trayecto es socioeconómica

El Ayuntamiento no alega, y sí lo hacen, en contra, los vecinos de Guacimara, El Humilladero y La Unión; dos plataformas y una comisión ciudadana; el Frente Cívico del Sureste, Alagapyme y hasta 43 páginas con firmas

Trazado del tranvía de Tíncer a La Gallega, el que cuenta con aprobación ambiental

Trazado del tranvía de Tíncer a La Gallega, el que cuenta con aprobación ambiental

El polémico proyecto de ampliación de la línea 2 del tranvía entre Tíncer y La Gallega, promovido por el Cabildo tinerfeño y que ha suscitado división ciudadana y política, tiene ya un nuevo visto bueno, imprescindible para su construcción: la declaración de impacto ambiental.

El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) publica este viernes un informe con dictamen favorable de la Comisión Insular Ambiental de Tenerife al trazado elegido, por la avenida de Los Majuelos, al considerar que ni en fase de obras ni cuando esté operativo el metro ligero tendrá efectos significativos sobre el medio ambiente o la salud, por lo que no deberá someterse a procedimiento  de evaluación de impacto ordinaria.

El Ayuntamiento no ha presentado alegaciones, a pesar de que el PP forma parte del Gobierno municipal y se opone al trazado elegido, aunque el alcalde José Manuel Bermúdez (CC) ya adelantó a través de Tenerife Ahora este verano que el Cabildo (que preside Carlos Alonso, de CC, máximo impulsor del proyecto) le había convencido de que el paso por Los Majuelos, en lugar de por la avenida Las Hespérides, es viable económicamente.

El PSOE ha pedido más consenso social sobre el proyecto, y partidos como Sí Se Puede proponen potenciar la guagua con prioridad semafórica y tramos de carriles exclusivos con la comarca del Suroeste.

Bermúdez y Alonso han reconocido que la obra no se adjudicará hasta después de las elecciones de 2019, si las mayorías políticas lo permiten, pero conviene recordar que esta declaración de impacto ambiental favorable caducará dentro de cuatro años.

Escritos de oposición al trazado elegido

Sí han presentado alegaciones en contra del proyecto en esta fase de evaluación ambiental una decena de colectivos patronales y vecinales, coincidentes al señalar los daños que causaría al tejido comercial de la zona por la supresión de los aparcamientos en la avenida de Los Majuelos -así como ruidos y otros efectos-, aunque el Cabildo prevé la posibilidad de compensarla si se habilitan solares anexos a la vía no urbanizados.

Los escritos fueron presentados por las asociaciones de vecinos Guacimara, El Humilladero y la Unión de La Gallega; la plataformas No al Tranvía por Los Majuelos y Vecinal 29E; la Comisión No al Tranvía, el Frente Cívico del Suroeste y la Asociación La Gallega de Pequeños y Medianas Empresas (Alagapyme), así como un escrito encabeza por Alberto Sánchez con 43 páginas de firmas.

En el informe de la Comisión Ambiental de Tenerife se deja constancia de que tanto el trazado elegido como la alternativa descartada, la de Las Hespérides -que es la preferida por gran parte de quienes se oponen al proyecto- son "ambientalmente viables" si se aplican las medidas correctoras precisas de "potenciales efectos negativos sobre los usos residenciales, comerciales y docentes presentes, así como medidas de conservación (trasplante) sobre ejemplares vegetales de porte arbóreo y palmeras".

Por lo tanto, esta comisión apunta que "la única variable ambiental de peso que supone que una alternativa sea ambientalmente más viable que otra es la socioeconómica [por alcanzar a una mayor población], ya que las demás (calidad del aire, geología, vegetación, fauna...), al tratarse de una zona urbana, no son variables valoradas como críticas o limitantes".

En esta resolución del órgano ambiental se considera que los efectos de las obras y del posterior funcionamiento del metro ligero son poco significativos en cuanto a las distintas variables estudiadas, como los ruidos y vibraciones, los residuos o los campos electromagnéticos, entre otros.

Hasta diez medidas correctoras de impactos

En todo caso, se propone una decena de medidas para minimizar los posibles impactos negativos: delimitación del área de obras con cintas y vallas; actuaciones sobre la vegetación, con un especialista que coordine las labores de trasplante de árboles y plantas; traslado a vertedero autorizado de los residuos; riego de las superficies en obras para evitar polvo; instalaciones de contenedores de recogida selectiva; contratación de un gestor para peligrosos; limpieza y adecuada señalización de las zonas de acceso; formación al personal sobre los valores existentes en la zona; un plan de comunicación y desvíos y el acondicionamiento del ámbito una vez finalizados los trabajos.

De los organismos públicos consultados para esta fase de evaluación ambiental, respondieron tres. El Servicio Administrativo de Política Territorial del Cabildo contestó que el Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT) vigente no contiene determinaciones aplicables en esta fase del proyecto.

El área de Carreteras comunicó que esta afectará a la zona ajardinada anexa a la TF-2, en la calle de El Terrero, "la cual deberá ajustarse al mínimo necesario, debiendo trasplantarse los ejemplares que pudiesen verse afectados y garantizar la funcionalidad de los sistemas de riego existentes". 

Además, advierte de que, desde el punto de vista de la explotación de carreteras, se debe analizar cómo afectará esta obra al cruce con la TF-272 y al enlace de la TF-2 a la altura del cruce del trazado propuesto con la calle de El Cedro.

Por último, el Consejo Insular de Aguas de Tenerife concluye que el proyecto es viable condicionado al cumplimiento de una serie de requisitos relativos a los cauces de barrancos y la prevención del riesgo hidráulico.

Una ampliación de 2,5 kilómetros y dos años con obras

La prolongación de la línea 2 pasará desde la actual parada final en Tíncer por la calle de Las Loas y, a la altura de la rotonda conocida como del Muñeco de Nieve, discurrirá luego por la avenida de Los Majuelos. Tendrá una longitud de 2,5 kilómetros, por vías separadas por cada margen de esta rambla, con cuatro paradas.

Las obras durarán dos años, y se ejecutarán por fases de cinco meses, en grupos de manzanas consecutivas, para "minimizar el tiempo de posible afección a vecinos y comercios".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha