eldiario.es

9

Liberados 230 animales al caer la red que organizaba peleas de perros en toda España

Las peleas ilegales eran convocadas por un grupo criminal que suministraba anabolizantes a los canes y que se financiaba con el tráfico de estupefacientes

Parte de esta operación de la Policía Nacional se ha realizado en Tenerife, donde seis personas permanecen en prisión tras la redada de este fin de semana en Güímar

La red robaba perros en fincas y los usaban como 'sparring' de los perros adiestrados para luchar

Durante las investigaciones han sido detenidas 34 personas en cuatro provincias y se han desmantelado tres plantaciones de marihuana, con 800 plantas incautadas

31 Comentarios

Dos perros, tras ser rescatados por los agentes

Dos de los perros rescatados por los agentes POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado un circuito nacional clandestino de peleas de perros potencialmente peligrosos y han evitado la muerte de 230 animales en una macrooperación desarrollada en Madrid, Alicante, Murcia y Tenerife.

Según ha informado este cuerpo policial, las peleas ilegales eran organizadas por un grupo criminal que suministraba anabolizantes a los canes y que se financiaba en parte con el tráfico de estupefacientes.

A los detenidos se les acusa de haber cometido, presuntamente, delitos de maltrato de animales cometidos en el seno de una organización criminal, tráfico con drogas y tenencia ilícita de armas, y también se ha tomado la medida cautelar de prohibición de desempeñar oficios relacionados con los animales.

Agentes de la Policía Nacional, en una macroperación contra el maltrato animal desarrollada en Madrid, Alicante, Murcia y Tenerife, han rescatado a 230 perros potencialmente peligrosos entrenados y destinados a participar en peleas a muerte.

Los policías irrumpieron este fin de semana en una cita de este tipo que se celebraba en Güímar, Tenerife, y en el que tenían previsto desarrollar cuatro combates. 

Durante las investigaciones han sido detenidas 34 personas en cuatro provincias y se han desmantelado tres plantaciones de marihuana, con un total de 800 plantas incautadas. Todos los canes han sido acogidos a través de asociaciones protectoras y entes oficiales.

En septiembre de 2016, los investigadores recibieron información de una asociación de protección canina sobre una persona que presuntamente participaría en peleas de perros en la localidad madrileña de Fuente el Saz. Tras realizar numerosas pesquisas sobre la actividad del sospechoso, los agentes determinaron exactamente qué personas formaban parte de su entorno y los lugares de reunión habituales que utilizaban para planificar y desarrollar sus actuaciones ilícitas.

Con tráfico con drogas y blanqueo

También desde el primer momento se pudo apreciar la existencia de indicios de su pertenencia a una organización que actuaba a escala nacional dedicada a la celebración ilegal de peleas de perros. Este grupo estaría a cargo de un circuito nacional de peleas de perros con sedes en diferentes provincias españolas, como Murcia, Alicante o Santa Cruz de Tenerife. Además se hallaron conexiones de los investigados con el tráfico de drogas y el blanqueo de capitales.

Los agentes descubrieron también que uno de los investigados, conocido dentro de la organización como “el maestro" y asentado en Madrid, se dedicaba a "jugar" perros en países como Emiratos Árabes, Tailandia o México. A estas peleas en el extranjero acudían canes que hubieran sobrevivido en el circuito nacional a tres o más combates como vencedores y con un mayor grado de agresividad. Los perros utilizados en las peleas -o “fiestas”, como las denominaban los integrantes de la organización- eran sometidos a entrenamientos extremos y cruces forzados, además de potenciar sus características físicas con anabolizantes.

Los robados, usados como 'sparring'

Las pesquisas continuaron y permitieron la identificación de todos los responsables de las convocatorias y de aquellos otros miembros de la organización que realizaban diferentes funciones o tareas dentro de ella, como la obtención de recetas para dopar los animales, la localización de ubicaciones para celebración de las peleas, los lugares de producción de sustancias estupefacientes (marihuana), la obtención de armas y la gestión de los sitios donde ocultaban los cadáveres de animales no aptos para las peleas.

También se averiguó que uno de los investigados, residente en la población de Adeje (Tenerife), tenía en deplorables condiciones de vida a más de 40 perros preparados para pelear, la mayoría de ellos sin código de identificación.

Otra de las actividades que llevaban a cabo era el robo de perros en fincas con la fialidad de usarlos como sparring. Se apoderaban de animales de similar tamaño y peso a los exigidos en las competiciones para todas las categorías establecidas y los usaban para entrenar a los perros potencialmente peligrosos adiestrados para la lucha.

Pelea frustrada en Tenerife

Tras más de seis meses de trabajo, se averiguó que, después de un intento frustrado de hacer un campeonato en Murcia, trasladaron la celebración a Tenerife, lugar en el que se iban a disputar al menos cuatro peleas clandestinas de perros potencialmente peligrosos.

En ese momento los agentes prepararon un dispositivo para evitar que se produjera, logrando finalmente localizar el lugar de desarrollo e irrumpiendo en él cuando se celebraba la segunda de las peleas.

Del mismo modo, se desarrollaron actuaciones paralelas en Madrid, Murcia y Alicante, para desmantelar el resto de la organización criminal dedicada al maltrato animal. En total han sido detenidas 34 personas por delitos de organización criminal, delito continuado de maltrato animal y contra la salud pública, junto a tráfico de estupefacientes e ilegal de medicamentos, blanqueo de capitales y omisión del deber de perseguir delitos. De los diez detenidos en Tenerife, seis permanecen en prisión después de que cuatro de ellos abonaran fianzas de entre 3.000 y 5.000 euros.

Además los agentes han practicado 17 registros domiciliarios en los que han rescatado a 230 perros y se han incautado de una pistola y un revólver, tres plantaciones de marihuana (800 plantas adultas), cuatro kgs de marihuana seca, 40 gramos de cocaína y 200 gramos de hachís, 30.000 euros, sistemas de entrenamiento específico canino extremo y diferentes sustancias como anabolizantes, testosterona, hormonas, diuréticos o material eutanásico.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Comisaría General de Policía Judicial, de la Jefatura Superior de Policía de Canarias y de las comisarías de Tenerife, Alicante y Murcia.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha