eldiario.es

9

Tabaquismo y clubes de fumadores

La acepción del tabaquismo como adicción al consumo de tabaco, implantado en el mundo durante siglos como costumbre social consentida y promocionada, en años recientes ha encontrado la rotunda oposición y rechazo oficial tras demostrarse científicamente sus perniciosos efectos para la salud pública.

La movilización abanderada por la OMS tuvo firme respaldo en los estados de la Unión Europea, con el objetivo inicial de prevenir y controlar el uso del tabaco. El convenio marco fue ratificado por España (2004), y modificado por la Ley 28/2005, donde se comenzaron a regular medidas sanitarias frente al tabaquismo, su consumo y publicidad. Lo que significó un importante hito en nuestro país en la lucha contra el tabaco, tanto por la prohibición de fumar en lugares públicos cerrados (o privados de uso público) como en las medidas encaminadas a erradicar a medio y largo plazo el hábito de fumar. Proceso que requiere sucesivos pasos de avance paulatino, como la nueva ley en vigor 42/2010, del 30 de diciembre, que amplía y consolida la anterior.

El esfuerzo de divulgación institucional ha surtido efectos muy favorables a la prevención de lo que se considera una lacra social, como enfermedad adictiva que supone, según la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), la principal causa de muerte prevenible en el mundo: anualmente un tercio de los consumidores habituales, 50.000 en España, y 3.000 consumidores pasivos. El tabaco está relacionado con el 30% de tumores y el ¡90%! de cáncer de pulmón. Aparte, afecciones coronarias, cardiovasculares, EPOC y asma, cuyo coste sanitario supone 6.500 millones de euros anuales. Son datos espeluznantes para inspirar suficiente alarma social.

Seguir leyendo »

En busca de la inmortalidad

Cuando una persona deja de aprender, se muere. Eso no es lo que se debe pensar cuando se decide salir de las aulas antes del tiempo prudentemente programado porque no se tiene la importancia relevante si hace frío o calor en la realidad que nos rodeará, debido a que solo se apuesta por la ganancia miope. Con ella aparecen los primeros bienes más allá de la mera subsistencia y la aparente felicidad. Y es que la edad distorsiona porque no te ofrece la reflexión adecuada y sosegada merecedora del futuro.

La vida comienza a estar resuelta habiendo encontrado un lugar para su desarrollo. Los aprietos se evaporan y el consumo comienza a ser desenfrenado, mostrándose como cultura típica de comportamiento, limitándose el ahorro e incrementándose las deudas. A partir de ahora, todo se centra en no parar, lo que termina por convertirse en un nuevo problema, debido a que, si surge la posibilidad de que la rueda comience a detenerse, ya sea porque la idea matriz no tenía bien diversificado su negocio, concentrando el riesgo y, por lo tanto, su vulnerabilidad, o porque la cartera de pedidos cayó de forma abrupta, de forma que ya no eran necesarias tantas horas para desarrollar la misma actividad…

Entre la exiguo del finiquito, la entidad financiera tocando a la puerta y lo oscuro que se pone el futuro inmediato, recibes una insostenible carga sobre los hombros. La sonrisa desaparece porque el futuro se acorta. De ahí que haya que volver a apostar por estudiar nuevos campos. Es entonces cuando se intenta arrancar desde donde se había dejado, pero sin las ganas ni los procedimientos iniciales. Haces de la necesidad virtud y tiras para adelante como puedes, volviendo a redescubrir la vida, aprendiendo a disfrutar de aquellas pequeñas cosas que no necesitan ser compradas.

Seguir leyendo »

Canarios en la mani 'fake'

El domingo hubo una manifestación por "la unidad de España", falso. El domingo hubo una manifestación porque Pedro Sánchez es un "presidente ilegítimo", falso. El domingo hubo una manifestación contra la figura del "relator" en Cataluña, falso. Lo que ocurrió el domingo fue que el Partido Popular y Ciudadanos apoyaron a la extrema derecha española. Y, entre las personas que apoyaron la manifestación, hubo políticos canarios como Asier Antona o representantes de Ciudadanos en Canarias.

El nivel de crispación en España es tan alto como el nivel de irresponsabilidad. Y si bien es cierto que 45.000 personas no son tantas si las comparamos con otras manifestaciones, que PP y Cs sean capaces de acudir a una manifestación en la que saben que se van a sumar partidos de extrema derecha solo con el fin de deslegitimar a Sánchez es de una irresponsabilidad extrema.

El reporte político que ha obtenido Ciudadanos al acudir a la manifestación del domingo es el que llevan buscando desde su nacimiento: ocupar el puesto del Partido Popular. No pasa nada si para conseguir desbancar al PP se tienen que posicionar a la derecha de la derecha española. Más allá del conflicto catalán, ese es el verdadero motivo de la presencia de Cs en la manifestación del pasado domingo.

Seguir leyendo »

Vivienda: compromiso y sensibilidad

Hace ya algunos meses anuncié la intención del Ayuntamiento de Santa Cruz de comprar una veintena de viviendas para ponerlas al servicio de aquellas familias del municipio más vulnerables que se pudieran quedar, por diferentes motivos, sin casa.

Esta misma semana la Junta del Gobierno local adoptó el acuerdo de adquisición de 18 viviendas por un importe de 1,2 millones de euros.

Cumplimos, por tanto, lo prometido. Pero no solo en este aspecto concreto, sino en todo lo relacionado con la polí­tica de vivienda, en la que nos hemos aplicado con enorme intensidad en los últimos ocho años.

Seguir leyendo »

Los adultos del mañana

El asombro ya casi nos ha dejado de funcionar. Cada día asistimos a nuevas situaciones que, en lugar de asombrarnos, apenas nos dejan perplejos unos segundos y continuamos nuestra vida como si nada. Nuestra piel se ha hecho cada vez más dura, como un caparazón de tortuga, y nuestra sensibilidad de espectadores es menos sensible a medida que nos bombardean con nuevas noticias. ¿Será que las aberraciones del ser humano son cada vez más grandes que hemos aprendido a no escandalizarnos ya por nada? ¿Será que siempre estuvieron ahí y lo único que  ocurre es que ahora hay más maneras de que salgan a la luz?

Mi generación a mi modesto parecer estaba formada de niños temerosos y miedosos. Todavía recuerdo con cierto terror aquella vez que, teniendo nada más que cinco años, me llevaron al entierro de un niño de mi edad que se había ahogado en un estanque en mi barrio. Me impactó duramente aquel pequeño ataúd blanquito cargado por unos señores llorosos. Unos días después alguien me mostró la foto de una señora ahogada que algún periodista desaprensivo había publicado en un periódico local. Dos hechos que fueron suficientes para que me pasara algunas noches con pesadillas. Después vendrían La cabina de Antonio Mercero y más tarde El asfalto de Ibáñez Menta y el pijama verde que vestía Eufemiano Fuentes cuando encontraron sus restos en un pozo de Gran Canaria.

También nos aterrorizamos de lo lindo con el mito de "la mano negra" que andaba por el colegio y se escondía en el baño de las niñas o en el ramaje de la higuera que yo tenía que sortear caminando hacia la escuela. No sé si fueron reales o no todas aquellas noticias sangrientas, el caso es que yo la veía en todos los rincones, por lo que en mis años de infancia no hice sino coleccionar noches en blanco.

Seguir leyendo »

Tiempo de aciertos

Que no nos asusten los nombres con los que se describen algunos puestos de trabajo, como son los denominados sales manager, area manager, online marketing, key account managment, trade marketing manager, compliance officer o el de corporate gorvernance. Realmente se tratan de departamentos que intentan personalizar la actuación concreta de unas necesidades detectadas a la vista de mejorar la eficiencia y rentabilidad de organizaciones de diferente naturaleza.

Por esa razón, para la obtención de un empleo (ya sea de esa naturaleza o para algún otro puesto que consideremos "más tradicional") no solo será necesaria la dotación de conocimientos especializados de acuerdo a cada una de las ocupaciones que pretendamos cubrir, sino que hay una serie de requerimientos comunes, como una buena formación, el dominio de otros idiomas que logre eliminar las barreras lingüísticas, la experiencia social, la capacidad de liderazgo bien entendida más allá de las dotes autoritarias, las habilidades en comunicación (no solo hay que saber, sino también mejorar la transmisión del mensaje), así como la predisposición a la movilidad incluida en una modulación flexible de las capacidades que nos permite adaptarnos en tiempo real a las diferentes demandas de nuestro rendimiento que se nos hacen.

En la actualidad, más allá de los marcos institucionales, las macromagnitudes alimentan que las cifras del desempleo vayan mejorando a través de un crecimiento de la población ocupada, asistiendo a una vitalidad demográfica activada a través de una mejora de las expectativas a la hora de conseguir un nuevo empleo. Y a mayor valor añadido que pudiera ofrecer dicho empleo, más velozmente se comporta.

Seguir leyendo »

El cuerpo pide salsa

Debe ser por la llegada de los carnavales, pero en Coalición Canaria tienen el cuerpo ritmoso y, como decía la canción de Gloria Estefan, les "pide salsa". Y es que, mientras a Carlos Alonso el cuerpo le pide "romper el pacto" con el PSOE en el Cabildo Insular de Tenerife, a la diputada Ana Oramas el cuerpo le pide halagar a políticos investigados en casos de corrupción, como es el caso del alcalde de La Laguna.

"La Laguna necesita a un hombre como José Alberto Díaz, constante, valiente, luchador, firme en sus ideas", decía Oramas en la presentación del nacionalista como candidato de Coalición Canaria por La Laguna. Seguro que fue un despiste, pero a Oramas le faltó añadir que el alcalde de La Laguna está investigado por el caso Grúas.

Diez años después del caso Las Teresitas, los nacionalistas no han aprendido nada. La diputada nacionalista no aprendió nada de lo que ocurrió con Miguel Zerolo o con José Alberto González Reverón (exalcalde de Arona), no aprendió que no se debe poner la mano en el fuego por personas que están bajo sospecha porque puedes quemarte.

Seguir leyendo »

Santa Cruz, capital de Canarias

Hace justamente una semana, el pasado 27 de enero, se cumplió el 197 aniversario de la declaración de Santa Cruz de Tenerife como capital de Canarias.

Aquella decisión, sustanciada en un decreto del rey Fernando VII, fue posible gracias a la tenacidad y capacidad del síndico del Ayuntamiento, José Murphy, que tejió en Madrid los apoyos precisos entre los diputados de las Cortes.

La declaración supuso un nuevo e importante hito para la ciudad, que quedaría grabado en letras de oro para la posteridad, junto a otras páginas gloriosas de nuestra historia. Es más, la capitalidad fue la culminación y el resultado de esos episodios, entre ellos la victoria sobre las tropas de Nelson y los reconocimientos de Santa Cruz como Muy Leal, Noble e Invicta ciudad.

Seguir leyendo »

Pescando con dinamita

"Los empresarios creen que están defendiendo la libre empresa cuando declaran que a la empresa no le preocupan 'simplemente' los beneficios, sino también promover unos fines 'sociales' deseables; que la empresa tiene una 'conciencia social' y se toma en serio sus responsabilidades para crear empleo, eliminar la discriminación, evitar la polución y cualquier otra cosa que sea el eslogan de la cosecha contemporánea de reformistas. De hecho, están -o estarían si ellos o cualquier otro se los tomara en serio- predicando el más puro y genuino socialismo. Los empresarios que hablan en estos términos son marionetas involuntarias de las fuerzas intelectuales que han estado socavando las bases de una sociedad libre durante las últimas décadas".

Así comienza el artículo La responsabilidad social de la empresa es incrementar sus beneficios, publicado el 13 de septiembre de 1970 en el periódico The New York Times. Su autor, Milton Friedman, es uno los máximos exponentes de la corriente de pensamiento económico profesada durante las últimas décadas y Premio Nobel de Economía en 1976. Los planteamientos recogidos en dicho artículo no eran, en absoluto, nuevos en el ideario de Friedman. Ya en 1962, en su libro Capitalismo y libertad, se refirió a la responsabilidad social de la empresa como "doctrina fundamentalmente subversiva", sugiriendo, además, que en una sociedad libre "existe una y solo una responsabilidad social de la empresa: utilizar sus recursos y comprometerse en actividades diseñadas para incrementar sus beneficios en la medida en que permanezca dentro de las reglas del juego".

Esta postura dogmática fue el germen de una intensa discusión conceptual. Un debate en el que terminó por imponerse el ideario miltoniano, modificando las placas tectónicas de la economía de libre mercado, especialmente en Estados Unidos. La hipótesis de la supremacía del accionista y la maximización del beneficio como objetivo supremo y único pasa a ocupar una posición dominante en los manuales de referencia en Administración y Dirección de Empresas y en las principales universidades e institutos de empresa de todo el mundo y, con el tiempo, en el ámbito de los negocios y el diseño de las políticas responsables de modelar los marcos institucionales en las que las corporaciones y el resto de agentes nos desenvolvemos.

Seguir leyendo »

Queridos "quebraderos de cabeza"

Ayer por la tarde decidí ir a comprar con mi hija a una tienda, no porque fuese necesario nada de lo que finalmente compramos, sino sobre todo para despejarme de una terrible semana y como excusa para pasar un rato con ella. Decidió comprarse unas cuantas cosillas y, cuando íbamos a pagar, de pronto me fijé en la dependienta, la miré con la cabeza inclinada, ella me miró y sonrió como aceptando con simpatía estoica que la observara con los ojos desorbitados.

Aunque yo no llevaba puestas las gafas porque en la calle lloviznaba, busqué su nombre en el cartelito que exhibía a la altura del pecho para confirmar que efectivamente era ella. Una milésima de segundo bastó para que de mi boca salieran una tras otra las palabras: "Yo a ti te conozco".  "¿Ah, sí? ¿De qué?". Asombrada, me dijo que le sonaba mi cara, pero no esperaba que yo le dijese su nombre completo, su lugar de procedencia, a qué se dedicaba su padre y en qué clase y colegio había estudiado hacía catorce años. 

Efectivamente, era una antigua alumna sorprendida del prodigio de mi memoria. Ojalá mi memoria fuera prodigiosa como ella decía para otro tipo de recuerdos, como por ejemplo para aprobar un examen de oposición, aunque ¿de qué me voy a acordar si cada vez que hay oposiciones voy con la lengua afuera sin haber podido estudiar? Porque, a ver quién es el guapo que compagina estar dando clase a jornada completa con estudiar oposiciones, a lo que sumaremos ser madre y ama de casa, y otros menesteres y pruebas que nos pone la vida.

Seguir leyendo »