eldiario.es

9

+ (y/o) –

Seguir leyendo »

Feria

Se sentó a mirarla por penúltima vez. Llevaba allí unos cuantos años, desde aquel domingo que la trajo junto con el periódico y el pan caliente de la mañana, con un nombre y una preciosa historia contada por otros. Una gatita tricolor que la esperaba siempre en la cocina, en el mismo sitio, en la misma postura. A veces, en el tiempo muerto que le negociaba al día, se relajaba frente a ella, disfrutando de la sonrisa y la paz que le provocaba. Pero ahora que había decidido guardar todos los retales del pasado, sabía que Feria también tenía el pasaporte preparado.

Sintió que había llegado ese momento, el día que al coger un libro cayó al suelo un recuerdo inesperado, un trozo de papel, unas pocas letras. Era solo el envoltorio de un instante, pero lo suficientemente llamativo como para que ella recreara a mano alzada la antigua sensación vivida. Y le dio miedo. Había sembrado muchas madrugadas de sillón practicando apnea entre recuerdos, de las que solo cosechó latigazos de memoria flotando en un disimulado borrón. Y se extravió haciendo papiroflexia con esperanzas que convertía en tangibles, hasta que descubrió que era el peor truco para la verdad.

Así que comenzó a ver las cosas desde otro fondo de ojo: quemó altares, masticó los recuerdos con más cabeza y no con tanto corazón, y dejó de edulcorar lo que amargo floreció. Ordenó todos los fragmentos que fue encontrando por la casa, la prehistoria de un presente que ya no latía, insignificantes restos materiales repletos de ese valor personal que no se puede compartir; piezas de puzle que se fueron bordando en su interior y que salpican su presente de sonrisas.

Seguir leyendo »

Qué, quién, cómo y cuándo

La renta intertemporal nos permite posicionarnos en un futuro de acuerdo a la generación de ganancia presente en un contexto de planificación prospectiva. Menudo rollo. Realmente lo que se pretende decir es que, lo que ahorres hoy, lo podrás consumir/invertir mañana. Aunque parezca baladí y tengamos la costumbre de tropezarnos con esta reflexión día sí y día también, es en ese círculo donde hay que detenerse: el papel del ahorro en el consumo y en la inversión.

El ciclo funciona de forma lógica, de forma que, si tengo excedente, lo hago circular, bien consumiendo más, con la consiguiente sensación de bienestar adscrita a las endorfinas del momento, o prestándolo para que algo o alguien incremente su capacidad productiva, a cambio de un rédito que se puede considerar como justo. Pero el problema no está en la generación. El problema, y es que estamos en deuda para su resolución, es la redistribución del crecimiento. Todas las partes tienen claro que el éxito radica en sumar uno más uno y que no dé más de dos.

Se puede planificar desde la esfera de lo público o se puede dejar las riendas a la denominada "mano invisible" proveniente de los diferentes mercados. En todos estos casos, nos habremos encontrado en la historia con casos de éxito y otros de fracaso. Ahora bien, estando en un sistema mundial donde las concentraciones de renta son cada vez más acusadas, donde cada vez menos tienen más o donde cada vez más tienen menos, donde la velocidad de corrección no solo no ha sido la misma, sino que en algunos territorios han ido en sentido contrario… de ahí que, en todos los casos de fracaso, hemos fallado.

Seguir leyendo »

El harakiri

"No hacemos valoraciones", esa es la respuesta que da Coalición Canaria a la entrada en prisión de Miguel Zerolo. En 2009 las valoraciones del pelotazo eran muy distintas. Hace 10 años se hablaba de casos de corrupción con una posible vinculación, de casos que no eran aislados, de entramados, de senadores aforados.

Hace 10 años se hablaba del caso Las Teresitas, pero, también, del caso Fórum Filatélico o del puerto de Granadilla. Y sí, es cierto que Fernando Clavijo, Ana Oramas o Barragán no son responsables de los delitos cometidos por Plasencia y Zerolo. Pero tenemos que dejar de hablar de los partidos políticos como si fueran entes con conciencia propia, los partidos están formados por personas que se hacen responsables de las decisiones que se toman.

Ha dicho Barragán en el periódico El Día que la oposición quiere que los nacionalistas se hagan el "harakiri" por el caso Las Teresitas y que ellos ya se disculparon en 2017, cuando salió la primera sentencia. Le faltó decir algo así como: "Oye, esa manía que le ha entrado a todo el mundo con pedir disculpas". No olvidemos que algunas de las personas que decían que era una persona honesta y que lo abrazaban en público ahora son representantes de la ciudadanía. La complacencia con la corrupción no es cosa de un pasado lejano. El expresidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife y expresidente del Cabildo Insular de Tenerife, Ricardo Melchior, llegó a señalar en 2017 que Zerolo llevaba recibiendo "palos" los últimos quince años. "Palos" que no pelotazos, ojo.

Seguir leyendo »

Hola

O mejor dicho: ¡hola!, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Espero que no me haya equivocado y que todo esté yendo bien. Si te ha sucedido algo malo en el camino, no pasa nada: nos sacudimos el polvo, nos curamos a nuestro ritmo y que le den al mundo por mucho tiempo que haga falta. De verdad. Y por favor, no me incluyas entre ellos: no podemos dejar que los malos ganen. Mientras resistamos, estaremos venciendo.

Mi intención más importante siempre es contarte que echo de menos el centro de la ciudad: mi casa. Y cuando hablo de ella, me refiero a ese punto del universo al que regalé lo más importante de mí.

Seguir leyendo »

Al alcance de un clic

Estamos en la era de la comunicación y da la impresión de que cada día nos comunicamos menos. Y lo que más pena me produce es que esta incomunicación es mayor a edades cada vez más tempranas. Cuando yo era pequeña obviamente no había teléfonos móviles. Ni siquiera había luz eléctrica en casa y, por lo tanto, tampoco televisión. Apenas teníamos una radio de pilas donde escuchábamos a aquellos locutores de tan excelente verbo y que transmitían tanto.

Más tarde, cuando entramos en la era de la tecnología, nuestro contacto interesado con la televisión se basaba en las dos o tres horitas diarias de la programación infantil, en un único canal y en blanco y negro. Y era tan sana, tan educativa... La televisión de entonces cuidaba de los niños, de que no viésemos ningún contenido inadecuado. ¿Se acuerdan de los dos rombos? Yo a veces los odiaba pero me sentía segura después de todo. Podíamos debatir luego en la calle sobre aquella serie que ni yo ni ninguno de mis amiguitos se perdía e incluso recrear sus personajes como si nosotros fuéramos los actores. Me encantaba la expresión "yo era...": "Yo era Mike y me iba al salón montado en mi caballo". Eso era suficiente para que los demás compañeritos del callejón no tuvieran duda del aspecto que tenía el tal Mike, o sea, un hombre apuesto con un gran bigote, de largas patillas negras, con sombrero de vaquero y botas con espuelas sobre un hermoso corcel blanco.

Pero la tele solo nos ataba esas pocas horas y como para coger recortes nada más. Lo divertido era seguir jugando con otros menesteres. Yo era de las que, además de leer, cosa que a muchos niños de mi edad les entusiasmaba, jugaba en la calle o en los volcanes alrededor de mi casa a todo lo jugable en esos momentos: muñecas, casitas, trompos, boliches, cochitos, pelota, cometas, elástico, soga... Nuestros juguetes raramente se compraban en las tiendas porque éramos capaces de imaginar todo lo que nos faltaba. Si no había un coche, nos sentábamos en un pedrusco y aquel era el último modelo de descapotable para llevar a pasear a nuestro acompañante. Si no había platos para comer en un restaurante, no faltaría entre los desperdicios encontrados en los majanos un trozo de lata, cristal o loza que hiciera las veces de una vajilla de la mejor porcelana de La Cartuja. Y si no había pelota, hasta un cacharro de jugo se oía chocallar en el terraplén o en el camino. Nuestra imaginación no tenía límites.

Seguir leyendo »

En el capítulo anterior...

"... o bien configurarte como una persona que recibe pasivamente las influencias del entorno sin más motivación que la supervivencia, o bien como otra que afecta a los demás (a ser posible, de forma positiva) con el objeto de ser dinamizadora para que sucedan cosas. Cosas buenas, claro está. En definitiva, o eres vagón o eres locomotora..."

¿Y si queriendo ser locomotora me paso la vida siendo vagón? ¿De quién es la culpa? Para empezar, debemos diagnosticarnos a la hora de establecer nuestro rango de responsabilidad y respondernos a una sencilla pregunta: "¿He hecho todo lo posible por conseguirlo? Si la repuesta es "no", pues ya sabes qué hacer. Sigue en el empeño.

Por el contrario, si consideras que la respuesta es "sí", tal vez hayas puesto tus aspiraciones por encima de unos límites irreales. Así y todo, no pienses que debes tener la responsabilidad de ser una variable motriz todo el tiempo. Hay mutaciones en el tiempo y en el espacio que te permiten la posibilidad de arrastrar o de sentirse como una persona que necesita de ciertos eslabones a los que se pueda asir. Es ahí donde dichos eslabones toman una caracterización interesante, debido a que es necesario afianzar una cadena de calidad. Es decir, si no sé dónde está la respuesta, al menos he de conocer a quién la sabe. Ese es un buen comienzo.

Seguir leyendo »

El capítulo de Farnés

En tiempos de campaña electoral es vital distinguir entre lo anecdótico y lo importante. Nadie es capaz de negar que la imagen de Nardy Barrios midiendo el carril bici con un abrigo rojo y en tacones ha dado esta semana para muchas bromas; sin embargo, no debemos perder el horizonte y prestar toda nuestra atención a las noticias que son, realmente, importantes. Las unidades de medida de Barrios y los escarabajos de Ana Oramas no pueden hacer opacas las últimas noticias sobre Ricardo Melchior o las apreciaciones de la fiscal María Farnés sobre el caso Grúas.

El caso Grúas está dando giros de guión más interesantes que la séptima temporada de Juego de Tronos. Justo cuando parecía que el caso se iba a quedar en pausa hasta después de las elecciones, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) emitió un auto en el que decía a Clavijo que sus argumentos para presentar "anuncio" de recurso de casación estaban fundamentados desde el inicio en "premisas incorrectas".

Después de este primer viaje, ese alto tribunal le ha dicho a Clavijo que los autos anteriores no muestran un conflicto de competencias entre juzgados porque "no son dos juzgados los que discrepan", sino que son órganos de diferente rango. El TSJC añadía en un segundo argumento que la sala no ha abierto diligencias previas y que "nunca" ha admitido su competencia, por lo que el "anuncio" de recurso de casación no es viable. La decisión del TSJC deja de nueva la pelota en el tejado de Celia Blanco para que llame a declarar a Fernando Clavijo.

Seguir leyendo »

Santa Cruz, en un círculo virtuoso

Metidos de lleno en el año 2019, la coyuntura económica de Santa Cruz se mantiene en los mismos términos que en años anteriores: al alza. Las cifras de contrataciones y la creación de empresas, fundamentalmente, siguen en curva ascendente, tendencia que esperamos mantener.

Para ello es imprescindible que la situación económica a nivel general -mundial, europea y española- no dé muestras de debilidad y que, sobre todo, las decisiones políticas que se tomen en el ámbito del Estado generen más confianza que la trasmitida en estos últimos meses.

Sea como fuere, desde el Ayuntamiento seguiremos nuestro propio camino. Un camino que iniciamos ya hace ocho años y cuyo objetivo ha sido siempre estimular la actividad económica de la ciudad, a través fundamentalmente de la rebaja de la presión fiscal a las empresas y a las familias. Con una idea clara: que hubiera más dinero disponible, bien para la inversión, bien para el ahorro.

Seguir leyendo »

Banda sonora de una vida

Seguir leyendo »