eldiario.es

9

Copiar y pegar

a

Había días en que nada o poco se podía hacer que no fuera esperar. Otros en cambio eran una auténtica locura. Estas maniobras anodinas coincidían con los azares del tiempo: nubes y claros, lluvia aquí y sol al otro lado. Se parecían mucho a la predicción meteorológica, siempre irrepetible por estar colmada de aristas que la hacen diferente cada veinticuatro horas. Nunca se sabe, pero a menudo se acierta. También es verdad. 

Todo era un calco de la vida asfáltica: llena de baches, llanos, pendientes, días calurosos y limpios, luminosos, azules y verdes, y luego oscuros y feos, como para tener que salir de la cueva y cruzar el lecho del barranco ruidoso por el aullido del agua turbia. Ganas de que luego te recojan en la desembocadura con puerto. Mejor no.

- Por cierto, ¿qué haces hoy?, preguntó sumido en el aburrimiento. ¿Mañana...? Quise decir mañana.

- Hoy, nada que me divierta: mentiras en una primera rueda de prensa, más mentiras en la siguiente y otra dosis al inicio de la tarde, por si fuera poco con la sesión matutina.

- La verdad es que no entusiasma una mierda...

"Berto, amigo... Mañana primer día de descanso, pasado segundo, el otro tercero... Me sigues... No volveré a la redacción. Lo dejo..."

- Nada de nada. Es un horror. Me dedico, y me avergüenzo de tener que reconocerlo, aunque tú bien me conoces desde hace cientos de años... ¡Sí, exageración! Digo que me dedico a la reproducción de mentiras. Este es mi trabajo: copiar y pegar, y debo admitir, a decir de mis jefes, que no siempre me sale bien. También que de poco o nada me sirve y mucho menos a los que me dirijo.

- Pero qué te pasa, ¡coño! Te noto hundido, con una vía de agua en el coco. Así, con ese humor que tienes, me parece que lo mejor es no salir de tus cuatro paredes. Joder, joder... Coño, que estamos a ver qué hacemos en nuestro día de descanso. Ánimo, colega. Venga. Qué hacemos, qué nos toca esta vez. 

- Berto, amigo... Mañana primer día de descanso, pasado segundo, el otro tercero... Me sigues... No volveré a la redacción. Lo dejo. Decisión tomada, personal e intransferible, y espero que no se convierta en la destrucción definitiva de mi cuerpo y alma. Así que mañana primer día de liberación... ¿Cómo lo celebramos?

- Charly, me acabas de dejar de basalto... [Amplio silencio]. Pero te entiendo. Sí, te entiendo. De verdad que te entiendo, Charly, que no te lo había dicho pero a mí me pasa lo mismo. Tanto copiar y pegar, tanto reproducir mentiras, tanto no dejarme ser útil para el periodismo. Yo también me apeo y así mañana festejamos lo mismo. Por cierto, me han dicho un par de sitios con tintos del carajo.

- Yo también guardo una ristra. Nos vemos donde el Quemado... ¿Vale?

- Perfecto, donde el Quemado a las doce, como en otros tiempos. 

- Tanto copiar y pegar, tanto reunir mentiras, tanto no dejarme hacer periodismo...

- Copia y pegar, mentiras, sin poder hacer periodismo...

- ¡Hasta las doce de mañana, pues...!

- Eso... Nos vemos mañana. Charly, mañana será un gran día.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha