eldiario.es

9

No nos metamos en eso

Jorge Marichal, presidente de Ashotel.

Jorge Marichal, presidente de Ashotel

“No nos metamos en eso” es la frase estrella de la semana. Mariano Rajoy respondía con esa frase a Carlos Alsina en Onda Cero cuando el periodista le preguntaba por la brecha salarial entre hombres y mujeres. Y claro, nuestro presidente, incapaz de elaborar una respuesta que no fuera machista, se lanzó al ruedo a decir lo que pensaba. Lo traicionó el subconsciente. Algo similar le ha pasado al presidente de los hoteleros tinerfeños, Jorge Marichal, a quien esta semana lo han pillado en una entrevista con la siguiente frase: “Quien se deja explotar hoy en día es porque quiere”.

El presidente de la patronal hotelera en la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel), al ver el revuelo que ha provocado su entrevista, ha reconocido en un comunicado que “la afirmación no ha sido afortunada”. Punto positivo para Marichal. Sin embargo, se ha equivocado al intentar excusarse con el contexto de la frase, que, según Marichal, “se circunscribe a la conversación con el periodista”.

No existe duda alguna en el contexto de la entrevista, y tampoco existe un contexto razonable en el que se pueda argumentar a un periodista o a una persona con un poco de sentido común que quien está explotado en Canarias es “porque quiere”. Igual desconoce Marichal que en Canarias el 44,6% de las personas está en riesgo de exclusión social, muchas de ellas empleadas. De hecho, la frase literal es la siguiente: “Mire... vamos a ver, en este país, hoy, quizás seré muy duro y no quiero ni decirlo, pero es porque quiere, pues estamos supercontrolados”.

No es la única perla que suelta el presidente de Ashotel al periodista del El Día Álvaro Morales. Cuando el periodista le pregunta si los empresarios pagan debidamente a sus empleados o empleadas, Marichal pone como ejemplo el sector de las camareras de piso, y es aquí donde se mete en un camino de no retorno.

Marichal acaba comparando Canarias con Turquía: “A todos nos gustaría ganar más; a ti, a mí, pero no creo que este sea el problema. Comparando con otras regiones, estamos en un buen rango de salarios. Respecto a otros competidores, échate ya a reír, pues, si aquí una camarera de piso cobra 1.400 euros, en Turquía son 200 dólares”.

Más que para echarse a reír es para echarse a llorar. Lo que ha querido decir el presidente de la patronal hotelera es que las camareras de piso no se pueden quejar porque en Turquía cobran mucho menos.

Tras comparar el sueldo de las camareras de piso de Canarias con las de Turquía se hizo un lío con el número de habitaciones que deben limpiar las camareras de piso, y puso como ejemplo las microalgas. “Es muy fácil hablar, como con las cianobacterias, pues ya somos todos biólogos, bioquímicos; ya entendemos de todo... Pero ¿qué tiene que ver este hotel con el de al lado?”.

Jorge Marichal debería plantearse cuáles son las condiciones reales en las que las propias camareras de piso realizan esas 20 habitaciones de las que él habla. Si lo hiciera, no podría decir eso de “quien se deja explotar es porque que quiere”.  Pero mejor, “no nos metamos en eso”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha