eldiario.es

9
Menú

Jacinto Siverio, el anciano de Arafo: "Si hay justicia en España, y creo que la hay, no entraré en la cárcel"

El hombre de 83 años condenado a dos años y medio de cárcel por matar de un disparo a un hombre que asaltó su casa en Arafo y torturó a su esposa acude a los juzgados para conocer los detalles de la sentencia

- PUBLICIDAD -
Jacinto Siverio, a la derecha, en la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial

Jacinto Siverio, a la derecha, en la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial CRISTÓBAL GARCÍA (EFE)

Jacinto Siverio, el hombre de 83 años que ha sido condenado a dos dos años y medio de cárcel por matar de un disparo a un hombre que asaltó su casa en Arafo (Tenerife) y torturó a su esposa, ha mostrado este viernes su convencimiento de que no entrará en la cárcel "si hay justicia en España, que creo que la hay".

"Que lo arreglen de alguna forma. No creo que con 83 años años que tengo yo, que casi no puedo ni caminar, piensen que me van a meter en la cárcel", ha señalado a los periodistas en el Palacio de Justicia de Santa Cruz de Tenerife tras reunirse con el juez y conocer los términos de la sentencia.

Jacinto ha confesado que no esperaba que fuera a ser declarado culpable, aunque sí alguna pena "por tener un arma que no tenía permiso", con la que disparó a sus asaltantes. "Entran a tu casa a matarte y le dan el favor y el derecho a él y yo no puedo hacer nada. Vamos a ver que es lo que va a pasar", ha lamentado.

Además, ha agradecido el apoyo de toda la sociedad tinerfeña, que se ha solidarizado con su caso, y ha justificado su actuación en el amor a su esposa: "Como la quiero tanto, allí teníamos que morir los dos".

La defensa y la Fiscalía de la Audiencia Provincial ya han anunciado su intención de recurrir la sentencia de la sección segunda, y el abogado, Avelino Míguez, confía en que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) "ponga las cosas en su sitio".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha