eldiario.es

9

Clavijo, sin cobijo en el caso Grúas

Fernando Clavijo.

Los dos últimos autos de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife sobre el caso Grúas son tan elocuentes como los anteriores. Por un lado, llaman de nuevo la atención a la jueza instructora, Celia Blanco, sobre la conveniencia de instruir como mandan los cánones, es decir, investigando en profundidad los hechos denunciados y argumentando con fundamentos jurídicos sus resoluciones.

Por tercera vez, la Audiencia Provincial le enmienda la plana a la instructora y le insta a llamar a declarar a testigos capitales, como el primer propietario de Grúas Poli, José Padilla, que ante la Guardia Civil y ante distintos medios de comunicación ha venido relatando cómo era presionado por el Ayuntamiento de La Laguna para contratar a los presuntos amigos de Fernando Clavijo a los que luego fue obligado a venderles la empresa. O a varios de los trabajadores que en su día denunciaron hechos verdaderamente llamativos que pueden tener relación con lo que se investiga. O al oportuno empresario vinculado a CC que acabó comprando una empresa teóricamente ruinosa cuando la hundieron los empleados favorecidos en toda esta operación.

Además, la Audiencia Provincial le recuerda a su señoría su obligación de fundamentar en Derecho sus resoluciones, entre otros motivos recogidos en el auto porque “el tribunal de apelación no puede sustituir la competencia de la jueza de Instrucción, lo que impediría un ulterior recurso, siendo su función la del examen de la legalidad, constitucional y ordinaria, de la resolución recurrida. La falta de motivación de las resoluciones nos impediría conocer la valoración judicial de los hechos y por lo tanto conocer si se han cumplido los parámetros mínimos de legalidad”.

Seguir leyendo »

Trampas después de la derrota

Los líderes de los principales partidos en el Parlamento canario, durante el receso provocado por la presencia de cuatro mujeres y un solo hombre en la Mesa de la Cámara.

El árbitro ya había pitado el final del encuentro y en el marcador aparecía reflejado un clamoroso 3-0 que mostraba en toda su crudeza las tres derrotas que había sufrido el equipo de casa las últimas semanas. Efectivamente, Coalición Canaria jugaba en casa porque de ella se apropió un día de hace 26 años cuando venció con trampas una moción de censura que su primer dirigente interpuso a su socio de gobierno trayéndose a empellones desde Madrid a dos diputados lanzaroteños que se habían negado a participar en la mascarada.

El 26 de mayo pasado el mismo partido fue derrotado ampliamente en las urnas, y por primera vez había una posible alternativa que no tuviera que pasar necesariamente por sus condiciones. Ésa fue la primera derrota.

La segunda se produjo en la cumbre del Palacete, la reunión entre Coalición Canaria, el Partido Popular, Nueva Canarias, la Agrupación Socialista Gomera y Ciudadanos del pasado viernes 14 de junio. Allí, en la residencia presidencial de Ciudad Jardín, un enaltecido Fernando Clavijo dijo que estaba dispuesto a cederle la presidencia a Asier Antona, el líder y candidato del PP, si aceptaba ser un presidente florero, vestido todo el día de frac, para no perderse ni una sola procesión, o de romero para estar en todas las romerías. El medianero, término con el que Clavijo se refiere despectivamente a Asier Antona porque así seguramente se lo permiten en la sede central del PP, se levantó indignado y los dejó a todos con tres palmos de narices.

Seguir leyendo »

El pacto de los godos

Teodoro García Egea y Javier Maroto. (INSTAGRAM PP)

Godo no es una procedencia, es un proceder. Vaya por delante como cuestión previa para que quede claro que no todos los peninsulares actúan como godos ni todos los que actúen como godos han de ser necesariamente peninsulares. Lo ocurrido esta semana en Canarias con la negociación de un pacto por la derecha que permitiera a Coalición Canaria (CC) mantener el poder, ha sido cuestión de godos. Los dos exclusivos negociadores de CC, Fernando Clavijo y José Miguel Barragán, presidente en funciones de la autonomía y secretario general del partido, respectivamente, estaban seguros de que el acuerdo que cerraron en Madrid con la dirección nacional del Partido Popular era irrechazable porque permitía a los de Pablo Casado clavar una chincheta azul sobre el mapa de Canarias y ayudar así a disimular los dos batacazos electorales consecutivos del nuevo líder. Era también una oferta marciana, muy propia de la factoría de fechorías políticas de Coalición Canaria, porque suponía que la segunda fuerza política (20 diputados) entregaba a la tercera (11) la presidencia del Gobierno con la única condición de que el presidente (o la presidenta) asumiera ejercer de florero y dejara todo el poder al vicepresidente y a los consejeros y consejeras de CC.

Con ella, los muchachos de Ana Oramas sorteaban el doble veto de Ciudadanos a hacer presidente a un imputado (Clavijo lo está por el caso Grúas) ni a nadie que lo fuera de un partido nacionalista, entendiendo como nacionalista la ideología que se atribuye desde su fundación Coalición Canaria, que en realidad es una amalgama de partidos insulares unidos tan solo por el ejercicio vicioso del poder.

Desde su confortable despacho de la madrileña calle de Génova, blindado por la distancia y protegido por el ombligo que dibuja la M-30, a Teodoro García Egea, secretario general del PP, la oferta de “los canarios” le pareció “fenomenal, oye, ¿cuándo firmamos?”, sin detenerse ni un solo momento a pensar que antes de aceptarla debió haber hecho un mínimo cálculo de pérdidas y ganancias y, por supuesto, consultado con el presidente del PP en la colonia, un palmero tranquilo llamado Asier Antona.

Seguir leyendo »

¿Qué quiere decir Ciudadanos cuando habla de ‘tamayazo’ sin saber de lo que habla?

Juan Amigó y Vidina Espino

Vidina Espino, la secretaria de Comunicación de Ciudadanos en Canarias, partido por el que es diputada regional electa y candidata a la presidencia del Gobierno, asegura tener las pruebas de que Juan Amigó, secretario de Organización (en remojo) de su partido, maquinó con sus dos concejales en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para hacer “un tamayazo”. Es decir, que Amigó compró a los dos concejales de Ciudadanos en el consistorio chicharrero para que votaran a favor de la candidata a la alcaldía por el PSOE, Patricia Hernández, a cambio de cargos -verbigracia la concejalía de Urbanismo- desde los que poder enriquecerse a través de negocios inmobiliarios de los que es titular.

Es decir: cohecho.

Es evidente que la dirigente de Ciudadanos en Canarias no tiene ni idea de lo que fue el famoso tamayazo ni mucho menos que en sí mismo encierra el tipo penal del cohecho. Del mismo modo que tampoco es consciente de que ha utilizado un término asociado a la corrupción que no es en absoluto de aplicación a lo ocurrido este sábado en la constitución del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Seguir leyendo »

Cataclismo tras el fracaso de la cumbre del palacete

Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife en funciones, consuela al alcalde saliente de Santa Cruz, Jose Manuel Bermudez.

Coalición Canaria ha encajado como ha podido el primer revés importante de su corta (depende de cómo se mire) historia como partido. El golpe asestado en el corazón mismo de la organización, en los bastiones aparentemente inexpugnables de Tenerife, donde el régimen tiene sus cuarteles generales, ha sentado a cuerno quemado. Sobre todo después de haber tenido al alcance de la mano tan solo unas pocas horas antes la posibilidad de que tanto el Partido Popular como Ciudadanos se convirtieran en sus leales socios para salvar al menos lo que aritméticamente era salvable, particularmente el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Si Fernando Clavijo se hubiera guardado para sí su soberbia y su supervivencia política y hubiera renunciado a formar parte de un Gobierno de Canarias con la participación del PP, de su partido, de Ciudadanos y de la Agrupación Socialista Gomera, posiblemente hoy los diarios no estarían hablando del cataclismo político que se ha producido en la isla de Tenerife en la conformación de las nuevas corporaciones locales. Si la cumbre del palacete hubiera acabado de manera distinta a como acabó, con unos líderes del PP absolutamente ofendidos por la altanería de sus interlocutores de CC, es más que probable que en estos momentos José Manuel Bermúdez estuviera celebrando su nuevo mandato en el salón de ensayos de alguna murga carnavalera o en cualquiera de los comedores donde su partido se gastó en esta campaña electoral indecentes cantidades de dinero para hacer lo mejor que ha hecho hasta ahora: comprar voluntades.

Seguir leyendo »

La soberbia de Clavijo acaba con las opciones de Coalición Canaria

Residencia oficial del presidente del Gobierno de Canarias en Las Palmas de Gran Canaria.

Las dos representantes de Ciudadanos, Teresa Berástegui y Vidina Espino, se mantuvieron firmes desde el principio hasta el final: es imposible un pacto con Coalición Canaria en el que permanezca dentro del Gobierno Fernando Clavijo, investigado en el caso Grúas. Ese fue uno de los escollos, pero no el único, para que el intento a la desesperada del partido que lleva 26 años ininterrumpidos gobernando en Canarias viera fructificar su extravagante pacto por el que la segunda fuerza política (20 escaños sobre 70) haría presidente al de la tercera (11), con el respaldo de la sexta (3) y de la séptima (2).

La oferta de Coalición Canaria no conviene despejarla al terreno de lo despreciable porque en estos 26 años ha tenido ocurrencias más atrevidas y hasta ahora las ha aprovechado para mantenerse en el poder de modo ininterrumpido. Solo que esta vez pesa sobre las decisiones una tradición de 26 años de corrupción y un hartazgo de ciertos sectores de la sociedad canaria frente a quien ha ejercido el poder como si le perteneciera, quizás porque todo se montó desde el poder y para el poder, lo que excluía automáticamente cualquier variable en la que se planteara la tentación de abandonarlo.

La comida del viernes en la que se rompió la derecha la pagamos entre todos. Fue en el palacete de Ciudad Jardín, comprado por la Comunidad Autónoma para ser utilizada como residencia oficial del presidente (o presidenta) del Gobierno. Es decir, para servir de sede de nuestra máxima representación institucional. Pero ya a estas alturas todo da igual, supongo. Allí fue donde Fernando Clavijo convocó a los que quería que fueran sus braceros, los llamados a permitirle permanecer otros cuatro años más al frente de la Comunidad Autónoma de Canarias bajo la figura disimulada del vicepresidente plenipotenciario, lo que relegaría al presidente oficial, al que él considera el medianero del PP en Canarias, a ejercer de figura decorativa para asistir con chaqué a las romerías y leer el discurso de navidad ante las cámaras de le tele autonómica, junto a la chimenea del mismo palacete con el que lo quiso impresionar y tocando la zambomba con las escobillas de 700 euros la unidad con las que un inquilino anterior dotó a los numerosos cuartos de baño que acompañan a cada estancia.

Seguir leyendo »

La corrupción regresa a Telde, a Santa Brígida, a Madrid…

Héctor Suárez y Alejandro Ramos

En la Comunidad de Madrid se viene encima un pacto que perpetuará al frente del Gobierno al Partido Popular del tamayazo, del saqueo de Ignacio González, de la financiación irregular tapada por Esperanza Aguirre, del máster de Cristina Cifuentes… La dinámica de pactos en contra del partido ganador, en este caso el PSOE, ha dado la espalda una vez más al clamor de la calle, a la que repugnan los mismos comportamientos de siempre. Agravados en esta ocasión por la confluencia de las tres derechas de la manifestación de Colón y el blanqueo que tanto el PP como Ciudadanos, ya sin complejos, están haciéndole a Vox.

En Canarias la cosa no pinta muy diferente. Municipios fuertemente lastrados por la corrupción del pasado, como Telde o como Santa Brígida, en Gran Canaria, se disponen a vivir una funesta vuelta al pasado con unos pactos contra el partido ganador en los que se vuelven a agrupar los que llevaron esos ayuntamientos a la ruina en la década anterior.

El PSOE de Telde ha hecho un pacto repugnante con Coalición Canaria (camuflada bajo el nombre de Juntos por Telde, un potaje de insularistas, nacionalistas de siete estrellas verdes y nacionalistas españoles de cuño rojigualda) al que ha sumado nada más y nada menos que al muñidor y testigo necesario de primera fila de la corrupción en la ciudad, Ciudadanos para el Cambio, la Ciuca de Guillermo Reyes que ha tenido la desagradable traslación de los mismos modales políticos al municipio de Mogán, donde la intrépida alcaldesa, Onalia Bueno, hace buenos a todos sus predecesores con métodos que rebasan los límites de la grosería.

Seguir leyendo »

Soria, que se las sabe todas

José Manuel Soria. (ELVIRA URQUIJO / EFE)

José Manuel Soria lo ha vuelto a hacer: ha vuelto a asomar el hocico cuando nadie le había dado vela en el entierro. No quiere perder comba, quiere que su partido (o la facción de su partido que él cree que todavía le cree) sepa que sigue activo y con ganas de volver cuando la cosa se enderece y la fanfarria vuelva a tocar marchas de triunfo electoral. No soporta que su sucesor, Asier Antona, que rompió cualquier tipo de atadura con el pasado en cuanto él se vio obligado a dimitir por su aparición en los papeles de Panamá, se siga gobernando sin sus consejos y consignas y que, para colmo, contradiga los pronósticos y no haya conducido al PP canario al abismo, como algunos vaticinaban. Entre ellos, el propio Soria.

Pero, sobre todo, José Manuel Soria ha vuelto al candelero para resguardar sus negocios particulares de las posibles amenazas de un gobierno que no sea liderado por Coalición Canaria. Le da igual que tal gobierno sea con el PSOE o con el PP, con Casimiro Curbelo o con el lucerito del alba. Lo que quiere es que en él estén los de Coalición Canaria controlando la manija del poder político y económico en Canarias, la designación de presidentes de las dos autoridades portuarias, el control de la Consejería de Hacienda y de las herramientas de internacionalización, básicamente Proexca, y las relaciones archipielágicas y ultraperiféricas con el Gobierno de Madrid, básicamente los ministerios de Exteriores y de Industria. El negocio es el negocio, y si no se puede combinar con el poder vergonzosamente perdido, que al menos haya negocio.

En un artículo publicado este domingo en La Provincia, el ministro Panameño se muestra en todo su esplendor tal y como ha sido siempre: solemnizando lo obvio, sostiene que los pactos en Canarias son “una cuestión aritmética” (mira tú qué cosas) y que Casimiro Curbelo vuelve a ser un factor determinante, como sabe ya todo el mundo desde el pasado día 26 de mayo; mintiendo con descaro cuando relata sus intentos por pactar en dos ocasiones distintas (2007 y 2011) con el PSOE de Canarias la conformación de un Gobierno regional que desbancara a CC, y ocultando falazmente el hecho nada despreciable de que nada tienen que ver sus tiempos al frente del PP de Canarias con los que ahora lidera Asier Antona, un tipo que no desprecia a los adversarios políticos, que no los insulta, que no los engaña… como hacía él en sus gloriosos e inolvidables tiempos.

Seguir leyendo »

Clavijo y el factor Evaristo

El empresario Evaristo González Reyes (c), uno de los principales inculpados del caso Corredor

Toda La Laguna era un clamor. Toda La Laguna susurraba el nombre de Evaristo González a partir del mismo momento en el que se descubrió el cadáver cosido a balazos del que fuera su socio, Carlos Machín, en el aparcamiento de la Escuela de Idiomas. Machín era un testigo incómodo que prometía ser decisivo a poco que alguien le interrogara correctamente en alguno de los juicios aún pendientes del caso Corredor, en el que quedaba al descubierto el funcionamiento de la mafia de la noche en la ciudad, con ramificaciones hacia funcionarios policiales y municipales, con la necesaria complicidad por acción o por omisión del poder político. La mafia opera así: a los amigos los protege, a los enemigos, los elimina. Y por eso desde el principio la Policía sospechó de Evaristo González aplicando las preguntas básicas: ¿quién puede ganar con la desaparición del asesinado? y ¿a quién había que mandar una tarjeta de visita así para que supiera lo que le puede pasar si hace lo que está pensando?

El trabajo de la Policía ha sido lento y seguramente desesperante, pero esta vez ha dado sus frutos. Hay varias personas detenidas, y al empresario de la noche lagunera, también abogado, se le atribuye ser el autor intelectual del crimen, lo que habrá de ser investigado en la instrucción y demostrado, en su caso, en un juicio con todas las garantías. Pero lo que parece ahora mismo evidente es que el clamor lagunero ha terminado coincidiendo con las pesquisas y las conclusiones policiales.

Falta que, a partir de estos momentos y teniendo a Evaristo González en una nueva posición procesal, la de investigado por un delito de inducción al asesinato, la justicia pueda indagar todas las actividades presuntamente delictivas, sospechosas de ser delictivas, gamberras, guarras o molestas e insalubres que se hayan podido cometer por él o por sus presuntos secuaces, no vaya a ser que cogiéndosela con papel de fumar el capo se vuelva a ir de rositas y pueda (es un suponer) decretar el asesinato de un periodista.

Seguir leyendo »

Fin de ciclo en Coalición Canaria (o casi)

Rosa Dávila, Fernando Clavijo y José Miguel Barragán, tras conocerse los resultados del 26M

Coalición Canaria lo ha intentado esta vez con las tretas políticas más extravagantes, y con una campaña que pronto debería merecer un profundo estudio jurídico y fiscal. Pero no lo ha conseguido, o al menos no lo ha conseguido del todo. El nuevo sistema electoral, que necesita algunos ajustes, ha permitido un reparto de escaños mucho más acorde con el número de votos de la ciudadanía, lo que se ha traducido en que CC haya perdido la hegemonía de la que venía gozando estas tres últimas décadas. Su convicción de que el cortijo le pertenece, llevó a su secretario general, José Miguel Barragán, a anunciar la noche del domingo que este mismo lunes iniciaría conversaciones para seguir gobernando, un intento que por primera vez se encuentra con más obstáculos que posibilidades reales.

Algunos de esos obstáculos los ha levantado la propia formación, y otros han nacido fruto del cansancio de 26 años de hegemonía. Puede que por primera vez estemos ante un escenario cierto de fin de ciclo de CC, aunque todavía le queda alguna escapatoria.

Estos son los posibles gobiernos que se pueden formar a partir de ahora en Canarias: 1.- Gobierno PSOE-CC. Solo una imposición de Pedro Sánchez a Ángel Víctor Torres podría obligar a este último a formar un gobierno del PSOE con Coalición Canaria. Vendría derivado de la aritmética en el Congreso de los Diputados, donde las dos parlamentarias canarias, Ana Oramas y Guadalupe González Taño, fueran decisivas para una investidura pactada con Podemos. Ese acuerdo requeriría, por consiguiente, que Coalición Canaria levantara la línea roja que impuso desde hace meses, aquella que dice que no apoyará jamás ninguna alianza, ni mucho menos un gobierno, en el que esté Podemos, al que califica de populista y bolivariano, entre otras exquisiteces. Pero el terror a abandonar el poder en Canarias podría acabar de un plumazo con este veto. Cosas peores hemos visto.

Seguir leyendo »