eldiario.es

9

Habrá campaña dentro del Gobierno de Canarias

Casimiro Curbelo, Román Rodríguez, Ángel Víctor Torres y Noemí Santana tras ratificarse el acuerdo de gobierno.

Como era de prever dado el tacticismo en el que se ha sumergido la política española estos últimos meses, Pedro Sánchez ha forzado una repetición electoral en la búsqueda de una composición parlamentaria que le convenga más que la de abril. No quería bajo ningún concepto gobernar con Unidas Podemos, y las derechas le han negado la “abstención técnica” con la que pretendía una legislatura de diseño, como corresponde a un líder como él.

La repetición electoral tendrá muchas consecuencias, desde la económica (unos 160 millones de euros de coste), hasta la social, con unos presupuestos bloqueados que impiden a las autonomías ejercer en plenitud las competencias que atañen a la ciudadanía, sin olvidar la desafección del electorado y el desgaste que eso debe trasladarse inmediatamente a la solvencia de las instituciones.

Pero, ¿cómo van a acometerse estas nuevas elecciones del 10 de noviembre desde Canarias? 

Seguir leyendo »

Los que faltan en la sentencia del juez Alba

José Manuel Soria, acompañado de su abogado Nicolás González-Cuéllar a la salida de la Ciudad de la Justicia

La judicatura española tiene un nuevo delincuente en sus filas: Salvador Alba Mesa, condenado a seis años y medio de prisión y 18 de inhabilitación pero aún dentro de la carrera judicial a la espera de que la sentencia dictada este 10 de septiembre por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) adquiera firmeza en el Supremo. Alba nunca estuvo solo en el compló que ejecutó contra su compañera de carrera y de promoción Victoria Rosell, diputada de Podemos antes y ahora, por eso siempre sostuvo en público y en privado que no se iban a atrever a condenarlo, que la víctima de la conspiración en todo caso era él y que todo se aclararía en el juicio. Le fallaron los cálculos, seguramente porque se produjo una confluencia de fenómenos que llevaron a sus compañeros de viaje a dejarlo solo.

Para los denunciantes y las acusaciones resultaba muy arriesgado, tanto desde el punto de vista procesal como político y mediático, meter en la misma causa a todas las personas sin cuyo concurso hubiera sido imposible que Alba se atreviera a actuar como actuó. Si bien es cierto que en su comportamiento habitual constan episodios muy propios de quien se cree impune o, en su defecto, tocado por un don divino que impide a los demás condenarle siquiera moralmente.

Estos son algunos nombres sobre los que muchos se preguntan qué papel habrían tenido en esta conspiración:

Seguir leyendo »

El PP se recompone; Ciudadanos se descompone

Asier Antona y María Australia Navarro.

Australia Navarro no hacía otra cosa que pasear de lado a lado de su cuello uno de sus dedos augurando la decapitación que le esperaba ese mismo día en el que se constituía el Parlamento de Canarias. Lo hizo con descaro desde su escaño sentada junto a Asier Antona, al que los días previos a ese pleno había traicionado prestándose a la operación Palacete para que prosperara el pacto que la dirección nacional de su partido, el PP, ansiaba cerrar con Coalición Canaria. Y lo volvió a hacer a primera hora de la tarde mientras se subía a la jardinera de Binter rumbo al avión que la devolvía a Gran Canaria. Antona acababa de reaccionar apartándola de la potavocía del grupo parlamentario, pero dejándola luego de presidenta para que no hubiera más efectos colaterales.

Nadie parecía dar un duro por el futuro de Australia Navarro en el PP, es decir, por su carrera política. O, por resumir, por su carrera. Pero quizás a aquellas alturas de la crisis, ella misma ya sabía que todo se iba a resolver de la manera tan extravagante que se ha resuelto: con Asier Antona, su inminente verdugo, sufriendo una defenestración por elevación y ella sustituyéndolo con plenos poderes al frente del partido con la instrucción concreta, eso sí, de no dejar cadáveres en el armario.

Asier Antona, es verdad, ha sufrido el correctivo orgánico que cualquier dirigente defenestrado quisiera tener: un salario de 4.000 euros netos en el Senado, con tres  plenos al mes, con un papel relevante dentro del grupo parlamentario en la Cámara Alta, y con despacho en la sede central del PP de la calle Génova como secretario de Política Autonómica del partido.

Seguir leyendo »

La rebelión de los mediocres del PSOE grancanario

Ejecutiva Insular del PSOE en Gran Canaria, presidida por Sebastián Franquis.

La manera que eligen los mediocres latentes en los partidos políticos para cobrarse sus agravios es la de boicotear cualquier acceso a los cargos públicos de aquellas personas que, a lo largo de vaya usted a saber qué periodo de tiempo, qué número de asambleas, comités y cafelitos, decepcionaron las expectativas de los padrinos de esas mismas personas que dedican su vida a la vida orgánica, a ejercer de correveidiles, aduladores, abrazafarolas y pagafantas, y al elevado afán de colocarse dentro de la estructura en el lugar concreto -que creen privilegiado- desde el que levantar el brazo de palo con el que el líder se limpiará su trasero para hacer siempre lo que le salga de sus santos cachivaches. Pero son felices y hay que dejarlos para que, entre otras cosas, no estorben en lugares más delicados.

Lo malo viene cuando el partido en el que habitan tales mediocres alcanza el poder y consideran esos mediocres llegado el momento de cobrarse las deudas pendientes. Es lo que ha ocurrido esta semana con la número dos del PSOE en el Cabildo de Gran Canaria, Isabel Mena, discriminada de forma descarada por el simple hecho de no pertenecer al entorno del secretario general insular, Sebastián Franquis, por no formar parte del nutrido grupo de brazos de palo que han perpetuado el encefalograma plano en un partido político incapaz de levantar expectativas propias distintas a las que provoca la ola nacional cíclica.

Ampliamente rebasada su fecha de caducidad al frente de la Agrupación Local Juan Rodríguez Doreste de Las Palmas de Gran Canaria, su histórico secretario general, Sebastián Franquis, logró dar el salto a la secretaría general de Gran Canaria aprovechando el pasillo que le abría el inesperado estrellato de Ángel Víctor Torres, aupado por una buena estrategia de apoyos orgánicos a la candidatura para la presidencia del Gobierno regional en el momento justo en el que Podemos metía en La Moncloa a Pedro el Bonito, quizás el presidente del Gobierno más insulso de la democracia española, que ni es joven ni es inexperta como para considerar esto un error de inmadurez.

Seguir leyendo »

El incendio y otros incendios

Antonio Morales, Federico Grillo y Ángel Víctor Torres. (EFE)

Los que no creyeron nunca que Ángel Víctor Torres tuviera capacidad para hacerse con las riendas de un Gobierno lastrado por la inercia de 30 años de Coalición Canaria, han terminado por descubrir con la gestión de los graves incendios de Gran Canaria que el hombre tiene madera de líder. Ha ofrecido abundante información, incluida la más ingrata; ha dado la cara en todo momento y, si no fuera porque resultaría imposible, en cada comparecencia parecía como si acabara de soltar la manguera para sentarse ante los micrófonos a informar.

Puede que esas capacidades se la haya dado a Torres la vocación de alcalde que dice que no se le ha quitado, la que le ha permitido dirigirse con naturalidad a las vecinas y a los vecinos de los pueblos y pagos que se han visto obligados a abandonar sus casas por el peligro que representaba el fuego, la misma capacidad que le permite tratar con igual cortesía a los ministros de su partido que al líder de la oposición, por más oportunistas que pudiera haber sido sus visitas.

A su lado, un sorprendente Federico Grillo, alto funcionario del Cabildo de Gran Canaria, complementaba al presidente Torres a la perfección con la descripción más técnica de lo que iba ocurriendo, sin saltarse las expresiones más difíciles de digerir por la ciudadanía, como las zonas de “hombre muerto” o la manera de explicar que en determinados momentos durante la extinción de un fuego lo mejor es dejarlo que camine y atacarlo por detrás. Dentro de la tragedia -especialmente ambiental- puede considerarse lo mejor que ha ocurrido, si exceptuamos, claro, el parque temático en que se convirtió la Avenida Marítima de Las Palmas de Gran Canaria con las maniobras de recarga de agua de los hidroaviones que envió el Estado a sofocar el terrible incendio, una presencia que volvió a desatar el debate sobre la conveniencia de que se instale en las Islas una base de estos apagafuegos para ahorrarnos el tiempo que tardan en llegar desde la Península la próxima vez que la cosa se ponga chunga.

Seguir leyendo »

Canarias Suma: estorbaba Antona

José Manuel Soria (i) y Fernando Clavijo (d). (Efe/Paco Campos).

Asier Antona debe estar a estas horas entendiendo qué fue lo que le pasó. Que su partido, el PP, lo desplazara de la presidencia en Canarias para darle poder nacional al frente de la secretaría de Política Autonómica no casaba mucho (o más bien nada) con el castigo que pretendía infligírsele por la política de pactos que llevó a cabo tras las elecciones de mayo. El palmero era incapaz de dar una explicación coherente cada vez que se le preguntaba por su defenestración, por la dimisión que se vio obligado a presentar, sobre todo teniendo en cuenta que había conseguido en las circunscripciones en las que se presentaba mejores resultados que sus otros compañeros, incluida la presidenta que ahora le sustituye interinamente, Australia Navarro. Y que, con su estrategia de pactos, la que le llevó a la perdición, había logrado reducir el poder de Coalición Canaria a la mínima expresión, al peor escenario de su historia.

Las respuestas había que buscarlas por otro lado: el resurgir de un viejo sueño de su principal enemigo, José Manuel Soria, de agrupar al centroderecha canario en torno a una sola marca que diera lugar a una potencia electoral y, lo que es más importante, a un reparto territorial del poder que dejaría en pañales a cualquier reino de Taifas.

Todo se desveló esta misma semana tras conocerse que el Partido Popular había registrado en varias comunidades autónomas la marca Suma, un remedo de lo que le funcionó en Navarra a Ciudadanos y a la Unión del Pueblo Navarro, tradicional aliado de los populares en esa comunidad.

Seguir leyendo »

La descomposición de Coalición Canaria

Carlos Alonso, expresidente del Cabildo de Tenerife, y Juana María Reyes, presidenta de la mesa de edad del pleno extraordinario.

No son 26 ni son 30. Son 41 años, todos los que hemos vivido tras el advenimiento de la democracia, los que llevan mandando o influyendo en los alrededores del poder en el Archipiélago los dirigentes que confluyeron después en Coalición Canaria. Manuel Hermoso, Luis Mardones, José Miguel Galván Bello… todos aquellos que crearon, junto con un grupo de alcaldes de la isla, la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI) provenían del franquismo y se subieron a la ola de la Unión de Centro Democrático (UCD) en su primer gesto de transformismo político con el principal objetivo de preservar su poder. La segunda transformación vino poco después, cuando mutaron en Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC), un club de partidos insularistas que, tras pasar por la factoría de inventos de José Carlos Mauricio (exsecretario general del Partido Comunista de Canarias) se reconvirtió en el partido que hoy conocemos y que estos días vive sus más aciagos momentos.

Coalición Canaria nació oficialmente con una trampa el día que prosperó en el Parlamento una moción de censura que formuló contra el presidente del Gobierno, Jerónimo Saavedra, el que era su vicepresidente, Manuel Hermoso. Los once partidos del más variado pelaje que sumaban justo 31 diputados en la Cámara regional habían decidido unir sus siglas, sus más dispares ideologías y su pasado en un solo propósito, el poder. Y comoquiera que estuvieron a punto de faltarles dos diputados para sacar adelante la censura (los conejeros Honorio García Bravo y Antonio Cabrera), los mandaron a buscar a Madrid con dos matones para que el comienzo fuera así de violento y mafioso.

Atendiendo a esos orígenes es fácil entender lo que ocurrió este miércoles en el pleno del Cabildo de Tenerife, donde los herederos de los franquistas fundadores de ATI se desempeñaron como mejor saben hacer: llevando la legalidad al límite -incluso rebasándolo- con tal de mantenerse en el poder aunque tan solo fuera por unos días más. El que debía presidir la mesa de edad y prestarse a tal despropósito, el periodista José Manuel Pitti, decidió ponerse malo y no comparecer, pero la que le sustituyó, Juana María Reyes, no tuvo el menor inconveniente en desplegar todo el catálogo de indecencias de la casa, incluido el de poner en entredicho los dictámenes jurídicos del secretario de la Corporación.

Seguir leyendo »

Teodoro Elefante en Cacharrería Egea

Teodoro García Egea, secretario general del Partido Popular

Teodoro García Egea lo ha vuelto a hacer. Ha prendido fuego a una de las organizaciones territoriales del Partido Popular sin tener ni los argumentos suficientes, ni garantizados los resultados pretendidos con el incendio. El secretario general del PP ha cumplido con las peticiones de José Manuel Soria y ha lanzado a través de los periódicos de Editorial Prensa Ibérica (La Provincia y El Día) una especie de advertencia muy cazurra consistente en decirle al presidente de su formación en Canarias, Asier Antona, que no está muy contento de cómo gestionó los pactos para el Gobierno regional ni con los resultados electorales obtenidos en las autonómicas del 26 de mayo.

El cabrero en la dirección regional del PP era bastante poco disimulable este domingo, el día en el que apareció la entrevista. Más que nada porque García Egea entra como elefante en cacharrería reprochando a esa organización territorial no haber pactado al modo y manera que él quería el Gobierno regional con Coalición Canaria. Un trágala ampliamente comentado que habría supuesto para el PP su anulación como partido de gobierno y de oposición y un futuro electoral bastante poco halagüeño al competir ambos en el mismo espacio ideológico. Quería Egea que Antona se entregara sin condiciones a las garras de los nacionalistas, bien en persona o bien cediendo la presidencia a su secretaria general, Australia Navarro, en una posición tan humillante que le habrían obligado de inmediato a abandonar la política a la espera de tiempos más propicios. 

Era eso, seguramente, lo que pretendía Teodorito con las negociaciones que él mismo cerró con CC ejecutando de la manera torpe que acostumbra los deseos de su admirado exministro panameño, hacia quien se deshace en elogios en la entrevista pero con el que asegura no haber tenido contacto desde hace tiempo. Medio día, más o menos. 

Seguir leyendo »

Clavijo, sin cobijo en el caso Grúas

Fernando Clavijo.

Los dos últimos autos de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife sobre el caso Grúas son tan elocuentes como los anteriores. Por un lado, llaman de nuevo la atención a la jueza instructora, Celia Blanco, sobre la conveniencia de instruir como mandan los cánones, es decir, investigando en profundidad los hechos denunciados y argumentando con fundamentos jurídicos sus resoluciones.

Por tercera vez, la Audiencia Provincial le enmienda la plana a la instructora y le insta a llamar a declarar a testigos capitales, como el primer propietario de Grúas Poli, José Padilla, que ante la Guardia Civil y ante distintos medios de comunicación ha venido relatando cómo era presionado por el Ayuntamiento de La Laguna para contratar a los presuntos amigos de Fernando Clavijo a los que luego fue obligado a venderles la empresa. O a varios de los trabajadores que en su día denunciaron hechos verdaderamente llamativos que pueden tener relación con lo que se investiga. O al oportuno empresario vinculado a CC que acabó comprando una empresa teóricamente ruinosa cuando la hundieron los empleados favorecidos en toda esta operación.

Además, la Audiencia Provincial le recuerda a su señoría su obligación de fundamentar en Derecho sus resoluciones, entre otros motivos recogidos en el auto porque “el tribunal de apelación no puede sustituir la competencia de la jueza de Instrucción, lo que impediría un ulterior recurso, siendo su función la del examen de la legalidad, constitucional y ordinaria, de la resolución recurrida. La falta de motivación de las resoluciones nos impediría conocer la valoración judicial de los hechos y por lo tanto conocer si se han cumplido los parámetros mínimos de legalidad”.

Seguir leyendo »

Trampas después de la derrota

Los líderes de los principales partidos en el Parlamento canario, durante el receso provocado por la presencia de cuatro mujeres y un solo hombre en la Mesa de la Cámara.

El árbitro ya había pitado el final del encuentro y en el marcador aparecía reflejado un clamoroso 3-0 que mostraba en toda su crudeza las tres derrotas que había sufrido el equipo de casa las últimas semanas. Efectivamente, Coalición Canaria jugaba en casa porque de ella se apropió un día de hace 26 años cuando venció con trampas una moción de censura que su primer dirigente interpuso a su socio de gobierno trayéndose a empellones desde Madrid a dos diputados lanzaroteños que se habían negado a participar en la mascarada.

El 26 de mayo pasado el mismo partido fue derrotado ampliamente en las urnas, y por primera vez había una posible alternativa que no tuviera que pasar necesariamente por sus condiciones. Ésa fue la primera derrota.

La segunda se produjo en la cumbre del Palacete, la reunión entre Coalición Canaria, el Partido Popular, Nueva Canarias, la Agrupación Socialista Gomera y Ciudadanos del pasado viernes 14 de junio. Allí, en la residencia presidencial de Ciudad Jardín, un enaltecido Fernando Clavijo dijo que estaba dispuesto a cederle la presidencia a Asier Antona, el líder y candidato del PP, si aceptaba ser un presidente florero, vestido todo el día de frac, para no perderse ni una sola procesión, o de romero para estar en todas las romerías. El medianero, término con el que Clavijo se refiere despectivamente a Asier Antona porque así seguramente se lo permiten en la sede central del PP, se levantó indignado y los dejó a todos con tres palmos de narices.

Seguir leyendo »