eldiario.es

9

Fotografías que hubiera sido mejor no hacerse

La cercanía de la campaña electoral lleva desbocados a algunos políticos locales en busca de alguna repercusión en redes sociales. Y el afán se les vuelve en contra con relativa frecuencia

Rafael Yánes, a la izquierda, contempla el cuadro: Rosa Dávila y Carlos Alonso, tras los chicos y chicas con síndrome de Down, y a la derecha, el alcalde de La Laguna, la consejera de Asuntos Sociales y el presidente del Gobierno, que pala en mano espera para entrar en acción.

Rafael Yánes, a la izquierda, contempla el cuadro: Rosa Dávila y Carlos Alonso, tras los chicos y chicas con síndrome de Down, y a la derecha, el alcalde de La Laguna, la consejera de Asuntos Sociales y el presidente del Gobierno, que pala en mano espera para entrar en acción.

No hay acto en el municipio de La Laguna o alrededores que no congregue irremediablemente al presidente del Gobierno de Canarias, al presidente del Cabildo de Tenerife y al alcalde de la ciudad, todos ellos de Coalición Canaria. En ocasiones se suma a la comitiva algún que otro cargo público con necesidad de mejora de imagen, y todo acaba en un reportaje fotográfico que de inmediato es enviado a los medios de comunicación y subido a las redes.

El formato de fotografía más repetido en esos actos viene siendo el de todos los señores políticos (suelen ser mayoritariamente hombres), mirando sonrientes a la cámara, extendiendo sus brazos señalando algo al frente, como queriendo componer un lazo de unión indisoluble. O, si no hay nada que señalar, uniendo cada unos sus propias manos de manera leve en señal de recogimiento político y en evitación de metérselas en los bolsillos, que ya se sabe las connotaciones que eso tiene.

Hay veces, sin embargo, que tratan de ser originales y buscan una composición fotográfica que rompa moldes y consiga llamar la atención del respetable. Es el caso de la primera fotografía que hoy queremos comentar para todos ustedes.

Se trata del acto de colocación de la primera piedra para la construcción de un centro de atención a personas con síndrome de Down en el municipio de La Laguna. No es que se vaya a costear con fondos públicos, ni siquiera del famoso FdCan, sino que se trata de una iniciativa privada a la que acudieron llamativamente seis políticos, seis.

El cuadro es verdaderamente aterrador: en el centro de la imagen, siete chicas y chicos con síndrome de Down posan dentro de una fosa cavada en la tierra en la que alguien ha depositado previamente lo que parece ser la primera piedra del edificio. Tras ellos, el presidente del Cabildo de Tenerife parece estar dirigiendo la operación animando a los chicos a penetrar más en la fosa. Le acompaña en la tarea la consejera de Hacienda del Gobierno, Rosa Dávila, que ya se podrán imaginar ustedes qué pintaba allí. A la izquierda, contempla divertido la escena el Diputado del Común, Rafael Yánes, el único cargo presente de un partido distinto a Coalición Canaria aunque, por mor precisamente de su nuevo destino, obligado a abandonar temporalmente su militancia socialista, la que le condujo hasta ese puesto.

Completan la escena, a la derecha, el alcalde de La Laguna; la consejera de Empleo, Asuntos Sociales y Vivienda, Cristina Valido, la responsable política más reprobada a este lado del río Pecos, y el presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, que pala en mano parece estar esperando a que Carlos Alonso acabe con su tarea para echar tierra encima y mandarse pronto a mudar al siguiente acto electoralista.

Gladis de León León, regalando caramelos en la cabalgata de Reyes sin hacer distingos.

Gladis de León León, regalando caramelos en la cabalgata de Reyes sin hacer distingos.

La concejala de los caramelos

No nos movemos de la isla de Tenerife ni abandonamos tampoco la querencia de Coalición Canaria por las fotos comprometedoras. En esta que les presentamos en segundo lugar aparece la concejala de Fiestas y del Distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife, Gladis de León León, repartiendo caramelos de modo muy divertido durante la cabalgata de Reyes de la ciudad.

Cualquiera que quiera rebatir la inoportunidad de la fotografía podrá alegar siempre que entre las funciones de una concejala de Fiestas está la de repartir caramelos entre los niños y niñas que acuden a una cabalgata, y que de ese modo se aprecia su vocación de servicio público. Puede ser que así sea, pero lo que aquí traemos a colación es la conveniencia o no de hacerse una fotografía en tales ocupaciones para subirla a las redes sociales y presumir de denodada y feliz entrega al pueblo de Santa Cruz.

No queda muy claro en la instantánea si el agente de seguridad privada que aparece a la izquierda pasaba por allí en el momento más inoportuno o, como nos tememos, en realidad estaba escoltando a la autoridad para prevenir cualquier incidente que pudiera provocar un vecino o una vecina con poco sentido del humor y con ganas de reprocharle alguna de las carencias de la ciudad en materia festiva o de cualquier otra naturaleza.

Asier Antona demuestra su habilidad en el arte de mojar el churro y mirar a cámara sin que se desparrame el chocolate. En la parte superior izquierda, el cartel del partido favorito del churrero.

Asier Antona demuestra su habilidad en el arte de mojar el churro y mirar a cámara sin que se desparrame el chocolate. En la parte superior izquierda, el cartel del partido favorito del churrero.

Mojando el churro en Telde

Saltamos ahora a la isla de Gran Canaria y analizamos esta fotografía que subió a las redes sociales el presidente del Partido Popular de Canarias, Asier Antona, flamante candidato a la presidencia del Gobierno en el abigarrado domingo 26-M. Fue obtenida en la churrería Celina, de Telde, y en ella aparecen varios cargos del PP local junto al personal del popular establecimiento, que parecen festejar con júbilo el modo con el que Antona moja el churro en solitario.

El autor de la fotografía no se percató del cartel que los propietarios de la churrería tienen permanente colgado de la pared, junto a la barra, posiblemente hartos de que algunos de sus clientes más adictos a la política traten de convencerles de que su opción es la más conveniente para la ciudad que la que le vendrá a proponer el siguiente cliente que le pida una rueda de churros.

“Mi partido es el TPC, Trabajo Pa Comé”, viene a decir el cartelito de marras. Es más que probable que, con la habilidad que le caracteriza, Asier Antona haya aprovechado el descubrimiento de tal renuncia política para decirle que gracias al PP los parroquianos podrán gastarse este año de 2019 unos doce euros más en chocolate con churros gracias a la rebaja de medio punto en el IGIC que ese partido logró imponer en los presupuestos de la Comunidad Autónoma. En CC todavía se están descojonando de la risa.

[Una vez publicado este artículo, el Diputado del Común contactó con este periódico para asegurar que él no es “el calvo con gafas” que aparece a la izquierda de la primera fotografía, lo cual dejamos aclarado y confirma que este tipo de actos los capitaliza en exclusiva Coalición Canaria].

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha