eldiario.es

Menú

Prender la mecha y llamar a los bomberos

GRECIA ESTALLA EN INDIGNACIÓN SIN QUE SE DESCARTE EL CONTAGIO

Empezó a arder Grecia este domingo, y nadie a estas alturas puede ser capaz de pronosticar si la batalla campal vivida en las calles de Atenas puede contagiarse pronto a los países de su entorno, mayormente Portugal y España.

- PUBLICIDAD -
Fátima Báñez, que no lloró como hizo su homóloga italiana cuando presentó los recortes.

Fátima Báñez, que no lloró como hizo su homóloga italiana cuando presentó los recortes.

Empezó a arder Grecia este domingo, y nadie a estas alturas puede ser capaz de pronosticar si la batalla campal vivida en las calles de Atenas puede contagiarse pronto a los países de su entorno, mayormente Portugal y España. Con ciertas diferencias en la escalada de recortes, Portugal ya ha puesto en marcha medidas salvajes que han indignado a la población, que de momento limita sus protestas a manifestaciones más o menos pacíficas. En España, justo después de que se conocieran las primeras medidas aprobadas por el Consejo de Ministros del viernes, unos centenares de personas, convocadas informalmente por las redes sociales, se lanzaron a las calles de Madrid a mostrar su rechazo. La Policía se empleó con especial dureza, según testigos presenciales, quizás prevenida de que los primeros conatos de protesta pueden derivar en otros de mayor calado a poco se vaya conociendo en profundidad el verdadero calado de las medidas del Gobierno de Mariano Rajoy. Y poco a poco los medios informativos y otras fuentes menos contaminadas por el poder, empiezan a profundizar en los detalles de la llamada reforma laboral, porque la primera noticia es que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría y la ministra Fátima Báñez ocultaron información premeditadamente para que el fin de semana no empezara con agitaciones sociales. Los sindicatos salieron a cabrearse sin haber estudiado en profundidad el articulado del Real Decreto y, sobre todo, sin poner en relación una cosa con la siguiente, y la siguiente con el artículo de cuatro páginas más atrás. Cuando lo han hecho han llegado a la terrible conclusión de que ya se puede despedir libremente en España, sean cuales sean las condiciones del trabajador y de la empresa, con 20 días de indemnización.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha