eldiario.es

9
Menú

La Fiscalía solicita 18 años de cárcel para el acusado de decapitar a su madre a hachazos

La acusación pública considera que Domingo Martín S.J., que este lunes se ha negado a declarar ante el Jurado que va a juzgar su caso, sabía lo que hacía, algo de lo que discrepa la abogada Isabel Martínez, la quinta letrada que asume su defensa

- PUBLICIDAD -

La Fiscalía ha solicitado a la Audiencia de Las Palmas 18 años de cárcel por asesinato para el hombre acusado de haber decapitado a hachazos a su madre en junio de 2014 en la capital grancanaria, tras suministrarle tranquilizantes, en la primera jornada del juicio por estos hechos.

La acusación pública considera que Domingo Martín S.J., que este lunes se ha negado a declarar ante el Jurado que va a juzgar su caso, sabía lo que hacía, algo de lo que discrepa la abogada Isabel Martínez, la quinta letrada que asume su defensa en este proceso.

La letrada ha considerado que el acusado, que padece disforia de género, lo que implica que su mente tiene un sexo y su cuerpo otro, así como un trastorno de la personalidad que le produce psicopatía, tenía mermadas sus facultades mentales cuando ocurrieron los hechos que relata el fiscal, cuya realidad acepta.

La abogada defensora ha señalado al tribunal que los informes en los que se basa el fiscal para determinar que el acusado era consciente de lo que hacía se efectuaron tras ser sometido a una exploración por las psicólogas forenses al menos 20 días después de que ocurrieran los hechos.

Así mismo, la letrada ha descrito al acusado como una persona normal, que cuidaba de su madre enferma de Alzheimer, pero con problemas, tanto de convivencia con el resto de su familia debido a su disforia de género, como de tipo económico a causa de un desahucio, y ha apuntado que ese día le debió de ocurrir algo que justifique su acción.

El fiscal, sin embargo, ha sostenido ante el tribunal popular que el acusado la mañana del 26 de junio de 2014 acabó con la vida de su madre tras sumunistrale "Aneurol", para anular su conciencia y asegurar su muerte.

Ha explicado que su acusación se sustenta en la confesión del propio acusado, que el mismo día de los hechos se entregó a la Policía y reconoció su autoría; en la inspección ocular llevada a cabo en el lugar del crimen, la casa de la fallecida, ubicada en el barrio del Secadero de Las Palmas de Gran Canaria; en los restos de sangre hallados en las prendas del procesado; y en los resultados de la autopsia.

Además, ha señalado que no se trata de un "enajenado mental", como así consta en el resultado de los informes psíquicos de las forenses que lo evaluaron, por lo que ha concluido que merece la pena de prisión.

En su escrito de acusación, el fiscal expone que el acusado decidió a principios de 2014 acabar con la vida de su madre, María Rosario J.G., y que en febrero de ese año adquirió un hacha de leñador, iniciándose en el manejo de la misma con el corte de melones y sandías.

El Ministerio Público señala también que tras la separación de los padres, que ocurrió en torno al 2012, la fallecida y el procesado permanecieron en la vivienda familiar del Secadero y que a partir de entonces se produjeron diversas desavenencias en la familia relativas al patrimonio de sus progenitores.

El juicio continuará mañana con la declaración de los testigos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha