eldiario.es

9

Viajar Ahora Viajar Ahora

Guía útil de Estambul III: Un crucero por el estrecho del Bósforo

Recorrer las dos orillas de la ciudad de Estambul entre los mares de Mármara y Negro es uno de los puntos culminantes de cualquier visita a la metrópolis turca.

Palacios, castillos, mezquitas y pueblecitos de pescadores se suceden en esta arteria fundamental que une las riberas del Mar Negro con las aguas del Mediterráneo.

En los pueblecitos de pescadores se puede disfrutar del mejor pescado fresco de la ciudad.

Yalis (residencias de verano) en las inmediaciones de Kalinka, uno de los pueblos más visitados del Estrecho del Bósforo.

Yalis (residencias de verano) en las inmediaciones de Kalinka, uno de los pueblos más visitados del Estrecho del Bósforo.

Según la mitología griega, el nombre del Estrecho del Bósforo tiene que ver con una de las constantes infidelidades de Zeus. El siempre infiel dios tuvo una aventura con una de sus sacerdotisas y Hera, su esposa, descubrió el asunto y montó en cólera. El esposo infiel intentó proteger a su amante convirtiéndola en vaca, pero la diosa desairada lo descubrió y envió a un tábano de gran tamaño para que atormentara eternamente la existencia de la sacerdotisa. La vaca, azuzada por el insecto gigante, huyó por toda Grecia hasta llegar a un lugar donde las costas del continente y Asia se acercaban hasta casi tocarse. La vaca dio un enorme salto y se internó en Asia dejando al tábano atrás. Desde ese momento, el lugar tomó el nombre de Bósforo o Paso de la Vaca. Este estrecho, para los turcos, recibe el simple y aburrido nombre de Bogaziçi (garganta).

http://www.eldiario.es/viajarahora/Que-ver-en-Estambul-guia-de-viajes-turismo-mapa-como-llegar-aeropuerto-mejores-restaurantes_0_745775432.html

El Bósforo es una estrecha vía de agua que une el Mar de Mármara y el Mar Negro (30 kilómetros). La garganta, tal como lo denominan los turcos, tiene un ancho mínimo de 700 metros, lugar que hoy es fácilmente identificable por el enorme puente colgante Faith Sultan Mehmet (con más de 1.500 metros de longitud y una altura máxima de 64 metros sobre el nivel del mar) y la imponente figura del Castillo de Rumeli, una fortaleza que data del asedio que puso Constantinopla en manos turcas en 1453 (VER GUÍA COMPLETA DE ESTAMBUL).

El Bósforo, hoy, es una avenida más de la ciudad. Una arteria de comunicación que a diario cruzan más de dos millones de personas a través del propio puente o por los coquetos transbordadores que unen los distintos barrios de la metrópolis turca. Pero también es un atractivo más para los que planean hacer un viaje a Estambul. Según avanzamos hacia el Mar Negro, los 30 kilómetros del estrecho se convierten en un verdadero espectáculo en el que se combinan fastuosos palacios (Yalis) construidos por la elite otomana durante los siglos XVIII y XIX, jardines exuberantes y pueblecitos encantadores donde se puede comer el mejor pescado a precios mucho más baratos que en la ciudad.

Hacer un ‘crucero’ por el Bósforo

Junto al Puente de Gálata (Eminonu) se encuentran los barcos que ofrecen cruceros por el Bósforo. Viajar Ahora recomienda los cruceros que oferta IDO (la compañía oficial de autobuses marítimos de Estambul). Los barcos de esta empresa pública recorren el estrecho en su totalidad y permiten bajar y subir del barco para visitar los pueblecitos que jalonan el recorrido hasta el Mar Negro; y para colmo ofrecen los mejores precios del mercado. IDO ofrece tres horarios de ida (10.35, 12.00 y 13.35) y cuatro de vuelta (15.00, 16.15, 17.00 y 18.00). La travesía suele durar unas dos horas (ida y vuelta) y va uniendo las diferentes localidades de ambas orillas del estrecho con paradas en Besiktas, Kalinka, Yenikoy, Sariyer, R.Kavagi y, finalmente, Anadolu Kavagi, a las puertas del Mar Negro.

Durante la travesía, se puede disfrutar de interesantes vistas de hitos de la importancia del Palacio de Dolmabahçe, el barrio de Ortakoy, el Castillo de Rumeli Hisari, los espectaculares Yalis (palacios de verano situados en ambas orillas) o los dos enormes puentes que cruzan el estrecho.

Kalinka.- Es uno de los pueblos más famosos del Bósforo. Cuenta con una bonita mezquita construida por el famoso arquitecto Sinán a mediados del siglo XVI y un coqueto puerto rodeado de pequeñas casas de madera. Muy cerca del pequeño núcleo se encuentran alguno de los palacetes de verano (Yalis) más famosos del estrecho tales como los de Koprullu y Ethem Pertev (se encuentran poco antes del Puente del Bósforo) o el de Jedive, en el cercano pueblo de Çubuklu. (Salidas hacia Mar Negro: 11.15, 12.40, 14.15. Salidas hacia Eminonu 15.50, 16.40, 17.50 y 18.50).

Yenikoy.- Situada en la orilla europea, la localidad, en la antigüedad fue uno de los primeros asentamientos griegos en la zona (Neapolis) y en época otomana se convirtió en una de las zonas de recreo frecuentadas por la elite del imperio. En la actualidad, las casas se alternan con los viñedos que escalan las escarpadas laderas que casi caen a plomo sobre el mar. Otro de los atractivos de este barrio ribereño es la Sinagoga de Yenikoy (Calle Köybaşı), una de los pocos templos judíos que muestran toda su simbología religiosa sin complejos y centro importante de la cultura sefardí en la ciudad (Salidas hacia el Mar Negro11.30, 12.55 y 14.30. Salidas hacia Eminonu 15.35, 16.40, 17.35 y 18.35).

Rumeli Kavagi.- Junto a Anadolu Kavagi, esta estación defensiva era una de las llaves de acceso al Bósforo tal como atestigua el Imros kalesi (Castillo de Imros), una antigua fortaleza bizantina que junto a su homóloga de Anadolu controlaba el paso del estrecho y el cobro de las tasas que permitían pasar desde el Mar Negro al Mar Mediterráneo. El pueblo cuenta con una buena nómina de restaurantes de pescado y camino hacia el inicio del estrecho se encuentran algunas playas de arena en las que es posible tomar el sol y darse un buen baño (Salidas hacia Mar Negro 11.55, 13.35 y 14.55. Salidas hacia Eminonu 15.00, 15.50, 17.10 y 18.10).

Anadolu Kavagi.- Es la última parada antes del mar Negro. Esta pequeña localidad es, en la actualidad, un importante acuartelamiento de la marina turca que guarda celosamente el estratégico paso del Bósforo. De la importancia militar de la zona da fe el antiguo Castillo de Anatolia, una construcción de origen bizantino que, desde lo alto de un promontorio, domina la entrada del Mar Negro; las vistas desde aquí son espectaculares. El otro gran atractivo de este pueblecito es su coqueto puerto pesquero, con embarcaderos que comunican directamente las casas otomanas de madera con el mar. Abundan los restaurantes de pescado, pero merece la pena comer en alguna de las terrazas que se encuentran a los pies de la fortaleza (Salidas hacia Eminonu 15.00, 16.15, 17.00 y 18.00).

Fuente: nuestro blog Camino a Ítaca.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha