eldiario.es

9

Viajar Ahora Viajar Ahora

Las Palmas de Gran Canaria: claves para disfrutar de la metrópolis del Atlántico español

Desenfadada, atractiva, trepidante, moderna y, a la vez, clásica, la capital grancanaria aúna los atractivos de las grandes ciudades y las ventajas de las zonas turísticas

La Isleta desde el Paseo de Las Canteras, pulmón de Las Palmas de Gran Canaria. VA

La Isleta desde el Paseo de Las Canteras, pulmón de Las Palmas de Gran Canaria. VA

Las Palmas de Gran Canaria pugna para recobrar su protagonismo como destino turístico dentro de una verdadera potencia turística en sí como es la isla de Gran Canaria. Para el grueso de los más de dos millones de personas que visitan la isla cada año, la capital es una excursión más desde las zonas de playa del sur, pero cada vez más son los que deciden darle una nueva oportunidad a una ciudad atractiva que, además de una de las mejores playas urbanas del mundo, cuenta con atractivos más que suficientes para recuperar posiciones de liderazgo entre las ciudades turísticas españolas. Un interesante casco histórico que alterna lo medieval y lo colonial, una oferta cultural de primer orden, una cada vez más cuidada gastronomía, impresionantes playas, una vida nocturna en la que se va imponiendo la música en directo y el mejor clima del mundo (según varios estudios internacionales) son los atractivos de la ciudad más poblada del Archipiélago canario. Ideal para una escapada de fin de semana. Viajar Ahora te da las claves para no perderte lo mejor de la ciudad.

Callejuela de Vegueta, centro colonial e histórico de Las Palmas de Gran Canaria. VA

Callejuela de Vegueta, centro colonial e histórico de Las Palmas de Gran Canaria. VA

1.- Explorar los orígenes.- La fundación de Las Palmas, en 1478, se hizo bajo criterios estrictamente militares. Los castellanos y andaluces que llegaron a la isla para iniciar la guerra de conquista buscaron un lugar cercano a la costa y fácilmente defendible mediante caballería. Por ello construyeron su ‘fuerte’ en una explanada cuajada de palmeras (que fueron taladas) junto a la desembocadura de una de las escasas corrientes de agua continua de la isla. Fue el germen de la ciudad que, tras el fin de la guerra y espoleada por el descubrimiento de América, creció ocupando las dos márgenes del Barranco del Guiniguada. La margen sur del barranco la ocupa el señorial Barrio de Vegueta , cuajado de conventos, iglesias, viejas casonas y palacetes coloniales que pertenecieron a las más ilustres familias. La Catedral de Santa Ana (Dirección: C/ Espíritu Santo, 20; Tel: (+34) 928 314 989; Horario: L-V 10.00-16.30 S 10.00-13.30; E-mail: info@diocesisdecanarias.org) alterna el gótico de su interior con el Neoclásico de su fachada y ocupa el centro simbólico del barrio. A un lado y a otro de la Plaza de Santa Ana se suceden las casonas con increíbles patios. Una buena manera de ver una de estas casas por dentro es la Casa de Colón (Dirección: C/Colón, 1; Tel: (+34) 928 312 373; Horario: LV 9.00 - 19.00; SyD 9.00 - 15.00; E-mail: casacolon@grancanaria.com) un curioso museo en el que se cuenta el papel de Canarias en el descubrimiento y posterior colonización de América. Otro imprescindible es el Museo Canario (Dirección: C/ Verneau, 2; Tel: (+34) 928 336 800; Horario: L-V 10.00 - 20.00; SyD 10.00 - 14.00; E-mail: info@elmuseocanario.com), un curioso y completísimo museo arqueológico que gira en torno a la cultura de los hombres y mujeres que vivían en la isla antes de la conquista europea. Callejear sin rumbo por la zona depara enormes sorpresas como las Plazas del Espíritu santo o Santo Domingo o la Calle de Los Balcones.

Manzana Modernista en la Calle Triana, máximo exponente de este estilo artístico en Gran Canaria. VA

Manzana Modernista en la Calle Triana, máximo exponente de este estilo artístico en Gran Canaria. VA

2.- La expansión modernista.- Al norte del Guiniguada se instaló la ciudad comercial. Los restos de la primitiva Las Palmas aún pueden verse en algunas fachadas que nos recuerdan a la vecina Vegueta, pero el paso de los siglos fue transformando el antiguo barrio de los andaluces, sobre todo en la Calle Triana. La expansión económica que vivió la isla durante el siglo XIX y principios del XX fomentó una verdadera revolución urbana que queda de manifiesto en la importación de estilos arquitectónicos como el modernismo. El Gabinete Literario (Dirección: Plaza de cairasco, 1) es un buen ejemplo del espíritu de aquellos tiempos y la mejor de las puertas de entrada para pasear por Triana. Los ejemplos de arquitectura modernista abundan en el barrio aunque éstos se apelotonan en la llamada Manzana Modernista (Dirección: C/ Triana 78-84) y en el Parque de San Telmo, lugar en el que una preciosa ermita del siglo XVII (con uno de los mejores artesonados mudéjares de toda la isla) comparte espacio con los llamados Kioskos Modernistas. Los amantes de la literatura pueden darse una vuelta por la Casa Museo Pérez Galdós (Dirección: C/ Cano, 2 y 6; Tel: (+34) 928 366 976; Horario: MD 10.00 – 18.00; E-mail: perezgaldos@grancanaria.com), lugar dónde vio la luz el insigne novelista y en el que pueden verse objetos, muebles, obras de arte y manuscritos del propio literato. Más allá de los límites de las antiguas murallas se encuentra la Calle Perojo, caleidoscopio arquitectónico de edificios de finales del XIX pintados de vistosos colores. Una de las calles más bonitas de la ciudad.

Vista exterior del Castillo de la Luz, en Las Palmas de Gran Canaria. LPA Visit

Vista exterior del Castillo de la Luz, en Las Palmas de Gran Canaria. LPA Visit

3.- Una ciudad fortificada.- El carácter marítimo de Las Palmas de Gran Canaria y su posición estratégica en las rutas de navegación hacia América la convirtieron en trofeo codiciado por las principales potencias europeas de la época. Para persuadir a los atacantes, la ciudad contó con un completo sistema de fortificaciones, castillos, torres y hasta una muralla (hoy prácticamente desaparecida). Una buena manera de entender el papel que la ciudad jugó en la expansión imperial española es visitar el Castillo de Mata (C/ Domingo Guerra del Río, s/n; Tel: (+34) 828 904 511; Horario: MV 10.00 – 13.00; E-mail: info@castillodemata.es) que alberga una curiosa exposición sobre el carácter marítimo portuario de la ciudad. La otra gran fortificación de la ciudad es el Castillo de la Luz (Dirección: C/ Juan Rejón, sn; Tel:(+34) 928 461 372; Horario: LS 11.00 – 19.00 D 11.00 – 14.00; E-mail: visitas@castillodelaluz.es) situado en la zona portuaria. Construido en el siglo XV, es la fortificación más antigua de la isla y una de las mejor conservadas de todo el Archipiélago. En la actualidad acoge una colección de esculturas del genial artista grancanario Martín Chirino.

Casas de colores en San Cristóbal. Al fondo, el Torreón de San Pedro Mártir. VA

Casas de colores en San Cristóbal. Al fondo, el Torreón de San Pedro Mártir. VA

4.- Esencia marinera en San Cristóbal.- Situado en el extremo sur de la ciudad (Acceso Línea 12 Guaguas Municipales) este pequeño barrio mantiene la esencia de enclave de pescadores humildes que tuvo desde sus orígenes. Los colores brillantes son la seña de identidad de un barrio que creció en torno a la pequeña playa de San Cristóbal, hoy arranque de un pequeño muelle de pescadores tradicionales. Lugar ideal para comer buen pescado fresco y para culminar un paseo kilométrico por la Avenida Marítima de la ciudad. Como hito patrimonial de la zona, más allá del propio barrio, hay que señalar el Torreón de San Pedro Mártir –Castillo de San Cristóbal-, un pequeño baluarte artillero del siglo XVII que formaba parte de las defensas de la ciudad y servía para batir las playas que quedaban al sur de Vegueta. Justo en la zona del muelle hay una pequeña playa de arena oscura ideal para darse un chapuzón.

Fuente en el Parque Doramas, corazón de Ciudad Jardín, en Las Palmas de Gran Canaria. VA

Fuente en el Parque Doramas, corazón de Ciudad Jardín, en Las Palmas de Gran Canaria. VA

5.- Ingleses y burgueses en la ‘Ciudad Jardín’.- Si en San Cristóbal se establecieron parte de los habitantes más humildes de la ciudad, en el trozo que media entre la Avenida Juan XXIII y la calle Doctor José Ponce Arias se establecieron los dueños de las grandes fortunas amasadas al albor del comercio internacional y los comerciantes ingleses que llegaron a la ciudad a finales del XIX. Ciudad Jardín es un paréntesis de casonas señoriales, grandes jardines y hoteles de categoría en la trama urbana de la ciudad. Aquí, por ejemplo, se encuentra el Parque Doramas (Accesos desde Paseo de Madrid y C/ Emilio Ley), que durante décadas fue el espacio verde más grande de la ciudad. Aquí también se encuentran el señorial Hotel Santa Catalina y El Pueblo Canario, instalación turística construida en los años 40 que simula la plaza de un pueblo típicamente isleño. En su interior hay un bodegón, tiendas de artesanía, un punto de información turística y el interesantísimo Museo Néstor (Dirección: Pueblo Canario sn; Tel: (+34) 928 245 135; Horario: MS 10.00 – 19.00 DyF 10.30 – 14.30) dedicado a la figura del pintor local Néstor Martín-Fernández de la Torre, uno de los máximos exponentes del modernismo en España. Conviene mucho ver este museo. Otro lugar interesante del barrio, más allá de pasear por sus calles y admirar sus palacetes, es dejarse caer por la Holy Trinity Church (Dirección: C/ Rafael Ramírez, 13; Tel: (+34) 655 344 889) iglesia de culto anglicano que atendió las necesidades espirituales de la enorme comunidad inglesa de la ciudad. Para los futboleros queda el Estadio Insular (Dirección: C/ Antonio Zerolo, sn) antigua casa de la UD Las Palmas hoy reconvertido en parque público.

Parque Santa Catalina, núcleo turístico primigeneo de Las Palmas de Gran Canaria. VA

Parque Santa Catalina, núcleo turístico primigeneo de Las Palmas de Gran Canaria. VA

6.- ‘Catalina Park’.- El Istmo de Guanarteme une la Isleta, barrio portuario por antonomasia, al resto de la ciudad. Zona comercial y residencial fue, también, el origen de la actividad turística en la ciudad. El Parque Santa Catalina es el epicentro de esa ciudad que se abrió al mundo a través del Puerto de la Luz y de Las Palmas. Hoy, este importantísimo parque sigue siendo una zona de encuentro entre los locales y los viajeros y puerta de entrada de los miles de cruceristas que llegan a la ciudad prácticamente todos los días. Si se viaja con niños no es mala opción hacer una visita al Museo Élder de la Ciencia y la Tecnología (Dirección: Parque Santa Catalina, sn; Tel: (+34) 828 011 828; Horario: MD 10.00 – 20.00; E-mail: museoelder@museoelder.es) dónde se pueden aprender muchas cosas de manera divertida. También en las inmediaciones del museo se encuentra la Carabela La Niña construida por el ilustre marino español Carlos Etayo, de la que dicen es la mejor réplica de las naves de Cristóbal Colón. De aquí se accede al Muelle de Santa Catalina, terminal de cruceros de la ciudad y excelente mirador sobre el gigantesco Puerto de la Luz y de Las Palmas. En torno al parque Santa Catalina se abren calles como Ripoche, 29 de abril y Luis Morote dónde se localizan las mejores tiendas de electrónica y perfumes de la ciudad.

Vista parcial de la Playa de Las Canteras desde La Puntilla. VA

Vista parcial de la Playa de Las Canteras desde La Puntilla. VA

7.- Ir a la playa.- Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad rodeada de agua por todas partes menos por una que se llama isla… Ir a la playa es una actividad cotidiana para los capitalinos: algo natural gracias a lo que les regaló la geografía y un clima que permite disfrutar del sol y el mar la mayor parte del año. La joya de la corona es la Playa de Las Canteras, un arenal de más de tres kilómetros de longitud que es, a la vez, solárium, paseo, parque de juegos e instalación deportiva. Esta playa cuenta con la distinción de Bandera Azul lo que garantiza servicios de primera y calidad medioambiental asegurada. El paseo de Las Canteras, que recorre la playa de punta a punta, es también una sucesión de restaurantes, bares, cafeterías e instalaciones turísticas que convierten al lugar en una zona de esparcimiento ciudadano de primer orden. Este lugar también presume de monumentos. Cerca de la Isleta (extremo norte) se encuentra el Mercado del Puerto (Dirección: C/ Albareda, 76; Tel: (+34) 928 470 208), antigua recova de hierro fundido de finales del siglo XIX (la tradición local lo atribuye al taller de Eiffel) reconvertido hoy en punto de encuentro gastronómico ideal para tapear. Y al otro lado, donde la ciudad se acaba y da paso a la carretera que conduce al norte de la isla, se encuentra el impresionante Auditorio Alfredo Kraus, hito arquitectónico contemporáneo dedicado a la memoria del genial tenor grancanario. Al norte de Las Canteras (Acceso por Paseo de Las Canteras pasando La Puntilla) se encuentra la Bahía del Confital, meca del surf local con varias zonas de baño. A espaldas de Las Canteras se encuentra la Playa de las Alcaravaneras, justo frente al puerto, y camino al Sur, la ciudad muere junto a la Playa de La Laja.

Palmerales del Jardín Canario, parque botánico de Las Palmas de Gran Canaria. VA

Palmerales del Jardín Canario, parque botánico de Las Palmas de Gran Canaria. VA

8.- De paseo hacia el interior.- También hay una Las Palmas rural que da paso al interior de la isla. Siguiendo el cauce del Barranco del Guniguada se encuentra el Jardín Canario Viera y Clavijo (Dirección: Carretera del Centro, Km 7 (GC-110); Tel (+34) 928 219 580; Ver Horarios; E-mail: jardincanario@grancanaria.com) uno de los jardines botánicos más grandes y antiguos de España y que permite conocer en un paseo de un par de horas, los secretos de la flora insular. Muy cerca de aquí se encuentra el pueblo de Tafira, lugar de retiro tradicional de las grandes familias de la ciudad. Ayer lugar ocupado por grandes quintas y casonas tradicionales, hoy este ‘barrio’ de la capital se ha llenado de chalets y urbanizaciones de lujo. Pero aún pueden verse antiguos caserones centenarios en la zona del Monte Lentiscal, antiguos campos de lavas volcánicas cubiertas de vides de dónde sale gran parte del vino de la Denominación de Origen Gran Canaria. A pocos kilómetros se encuentra la Caldera de Bandama (Acceso por GC-802) antiguo cráter volcánico y excelente mirador desde el que se domina gran parte de las medianías de la isla.

9.- Ir de compras.- Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad eminentemente comercial. No hay más que echar un vistazo a su imponente puerto para darse cuenta del papel que el intercambio de mercancías de todo el mundo tiene en la identidad de la ciudad. Eso, sumado a su importante población, convierten a la ciudad en un verdadero paraíso de las compras. Ya decíamos con anterioridad que en torno al Parque Santa Catalina se concentran los comercios dedicados al ramo de la electrónica y los perfumes que, gracias al régimen fiscal local ofrecen interesantes descuentos. Las otras zonas comerciales al aire libre son las calles aledañas a la Avenida Mesa y López y la histórica Triana (donde se concentran las marcas más exclusivas y tiendas de alta costura, decoración, etc). En estos dos enormes enclaves se pueden encontrar las franquicias más importantes del mundo en textil. También en plena capital se localizan varios centros comerciales (Las Arenas; Siete Palmas;El Muelle; La Ballena o Las Ramblas) donde se alternan tiendas de las principales marcas con negocios locales. Ya en el vecino municipio de Telde se encuentra el Centro Comercial Las Terrazas, donde las grandes marcas que operan en la isla tienen sus tiendas Outlets con descuentos que alcanzan el 70%.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha