eldiario.es

9

La Ley Mordaza sacude también al fútbol humilde

Un jugador del Racing de Santander, sancionado por la Ley de Seguridad Ciudadana cuando la Policía le impidió saludar a seguidores de su equipo

Una aficionada cántabra se enfrenta a una posible multa de hasta 3.000 euros después de ser identificada en el mismo incidente tras un partido en Cádiz

Los aficionados cántabros en la grada del estadio Ramón de Carranza. | RACING

Los aficionados cántabros en la grada del estadio Ramón de Carranza. | REAL RACING CLUB

El Racing de Santander está abonado a las desgracias. Los aficionados cántabros están acostumbrados a que su equipo les provoque disgustos casi cada fin de semana y en el ADN verdiblanco está grabado a fuego la sensación de derrota. Pese a todo, la afición racinguista resiste y presume de ser pionera en muchas facetas dentro del mundo del fútbol. Ahora, también 'estrenan' una nueva condición: un jugador del equipo puede ser el primer futbolista profesional en España sancionado en aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida popularmente como la Ley Mordaza.

El suceso tuvo lugar el pasado domingo, después del partido del play-off de ascenso a Segunda División que disputaron el Racing y el Cádiz en el estadio Ramón de Carranza. El centrocampista vasco Álvaro Peña, que milita en el equipo verdiblanco desde el pasado verano, fue expulsado antes de finalizar el encuentro por doble tarjeta amarilla. Después de pasar por la ducha y tras consumarse la derrota de su equipo por 1-0, acudió al encuentro de varios aficionados que lo esperaban a la salida para hacerse unas fotos. Para hacerlo, tuvo que saltarse el cordón policial, lo que provocó el enfrentamiento con las fuerzas del orden.

Según confirman desde el propio club, el futbolista quiso agradecer el apoyo de la veintena de seguidores cántabros que realizaron más de 1.000 kilómetros para apoyar al equipo, algo que no fue bien visto por los agentes encargados del dispositivo de seguridad. "No vengáis a tocarles los cojones", espetó el jugador a los miembros de la Policía Nacional que intentaban separarlo de los hinchas. Este comentario provocó la inmediata identificación de Álvaro Peña y de una aficionada racinguista que también mostró su desacuerdo con la actuación policial -¡Puta Policía!, dijo-, lo que puede acarrearles a ambos una sanción de hasta 3.000 euros en aplicación de la Ley Mordaza.

Ahora deberá pronunciarse la Comisión Antiviolencia, al tratarse de un altercado producido en las inmediaciones del campo, aunque el Racing ya ha manifestado su disposición de recurrir cualquier tipo de sanción que se produzca contra su futbolista o contra la aficionada verdiblanca. De todas formas, se trata de una multa a título particular, con lo que desde el club dudan de su capacidad de maniobra.

Además, el Racing ha mostrado su malestar por la actitud de la Policía Nacional en Cádiz, que impidió a los pocos seguidores cántabros que se desplazaron hasta la ciudad andaluza que se hicieran fotos con los jugadores fuera del estadio y que mantuvo un férreo control de las peñas que acompañaron al equipo, a pesar de que el ambiente entre ambas aficiones durante toda la jornada fue de respeto mutuo y el encuentro transcurrió sin ningún incidente. 

Trato abusivo

Miembros de la Peña San José 1913 de Astillero, que acudieron al encuentro de ida del play-off y presenciaron los hechos, han denunciado públicamente a través de un comunicado el "trato abusivo" de la Policía Nacional de Cádiz y han calificado de "atropello" la actuación de las fuerzas de seguridad tanto dentro del estadio como en los aledaños del Ramón de Carranza, donde sufrieron "varios episodios de abuso policial".

En concreto, los peñistas desplazados relatan que en el interior del campo cadista se encontraron rodeados por un cordón policial que superaba incluso al número de aficionados racinguistas, produciéndose además algún problema al cuestionar la excesiva presencia de efectivos, recibiendo como contestación que "se iba a proceder a su identificación y posterior sanción".

"De muy malas maneras, los policías se dirigieron después a los que estábamos en la zona de vestuarios para animar a nuestros jugadores propinando empujones para que nos fuéramos. Es cuando Álvaro Peña medió a favor de la afición, por lo que fue multado inmediatamente. Como él, podíamos haber sido algunos más los que hubiéramos sido sancionados, simplemente por saludar a los jugadores, ya que el comportamiento en todo momento fue ejemplar por parte de la afición del Racing que viajó a Cádiz y también de la afición local", concluyen en su comunicado.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha