eldiario.es

9

ENTREVISTA | Pablo Zuloaga (PSOE)

"Tengo el reto de cambiar una tendencia atroz, que nos viene llevando a los peores resultados elección tras elección"

El secretario general de los socialistas cántabros y candidato del PSOE se desmarca del Ejecutivo bipartito con el PRC: "Yo no me siento en el Consejo de Gobierno"

Sobre los pactos postelectorales tras los comicios de mayo: "Es un aviso a navegantes: quien anteponga obras a personas, con nosotros va a tener un problema"

Pablo Zuloaga durante la entrevista de El Faradio y eldiario.es en Arco FM. | CARLOS ATIENZA

Pablo Zuloaga durante la entrevista de El Faradio y eldiario.es en Arco FM. | CARLOS ATIENZA

El secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga (Santander, 1981), afrontará este próximo mes de mayo su primera convocatoria electoral como candidato autonómico con el objetivo de revertir una sangría de votos que no ha dejado de agravarse en las últimas dos décadas. En este periodo, los socialistas han perdido nueve diputados y cerca de 60.000 votantes, pasando de ser primera a tercera fuerza política y reduciendo su presencia hasta los cinco representantes en el Parlamento, con un exiguo 14% de apoyo en las urnas en los últimos comicios de 2015.

Tras ganar las primarias contra el aparato del partido y acceder al poder orgánico del PSOE cántabro hace menos de dos años, la moción de censura de Pedro Sánchez lo convirtió en delegado del Gobierno de España en Cantabria, un cargo temporal que deberá abandonar cuando se convoquen las elecciones el próximo 1 de abril. Por delante tiene el reto de poner fin a esa tendencia "atroz" de los socialistas, que registran actualmente su suelo electoral en la comunidad autónoma. Sin embargo, sus tensas relaciones con el PRC de Miguel Ángel Revilla lo enfrentan a una paradoja: puede mejorar sus resultados pero perder el Gobierno si la aritmética facilita cualquier otro tipo de acuerdo en el que el PSOE no sea la llave. De momento, en la entrevista realizada conjuntamente entre El Faradio y eldiario.es y emitida en directo en Arco FM, marca distancias con su socio en el Ejecutivo bipartito y recuerda que "quien anteponga obras a personas, va a tener un problema".

Olga Agüero: El ministro José Luis Ábalos repite muchas visitas a Cantabria, siguiendo la estela del exministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que anunciaba inversiones que nunca se acabaron de concretar. Ahora, el presupuesto del Estado ha decepcionado mucho, aunque usted ha defendido que es bueno para Cantabria. ¿Cómo se sostiene ese argumento?

El Partido Socialista en el Gobierno de España está cambiando el modelo. Y yo, como presidente del Gobierno de Cantabria, si me presentaran unos presupuestos como estos, estaría muy satisfecho. Y digo por qué: las transferencias a la comunidad autónoma aumentan, y ese es un dinero que va a llegar sí o sí a Cantabria. El dinero que aparece en el capítulo de inversiones está sujeto a licitaciones, a periodos de exposición pública, a que se adjudique a las empresas, a que no haya una paralización de obra… Por lo tanto, es un dinero que está en una previsión y que puede llegar o no a Cantabria. Los presupuestos multimillonarios de Íñigo de la Serna así lo demostraron. Él nunca fue capaz de gastar más de un 38% de lo presupuestado en el capítulo de Fomento.

Por tanto, si hablamos de cómo son los presupuestos del presidente Pedro Sánchez para Cantabria, considero que son buenos, porque aumentan 80 millones en el capítulo de transferencias a la comunidad autónoma para gestionar la Educación, la Sanidad, la Dependencia… El Gobierno de Cantabria tendrá esos recursos para este tipo de políticas, para mejorarlas o suplementarlas. Por eso, creo que se cumple con Cantabria. Y también se cumplen las inversiones. El ministro Ábalos estaba aquí este fin de semana para anunciar que las obras que están en marcha en el Desfiladero de la Hermida, en Liébana, se van a acabar. Yo creo que se está trabajando con serenidad, con sensatez y con mucho respeto a Cantabria. El Partido Popular se enarbola en banderas, pero respeta muy poco a Cantabria.

Hay otra cosa que ha pasado muy desapercibida: la decisión de que Ensa, Equipos Nucleares, una empresa pública que está en Camargo, tenga su sede fiscal en  Cantabria, la ha tomado el Gobierno de Pedro Sánchez. Eso supone cuatro millones de euros más para la comunidad autónoma. Es una decisión que podrían haber tomado todos estos patriotas de bandera que dicen que quieren tanto a Cantabria, con apellidos muy de aquí, pero que no han tomado decisiones buenas para esta tierra. Por eso saco músculo, por eso digo que lo que está haciendo el Gobierno de Pedro Sánchez me gusta, que el presupuesto escucha las reivindicaciones de la calle, que se ha escuchado las reivindicaciones de nuestros pensionistas y que se han subido sus pensiones, que se han escuchado las reivindicaciones de las asociaciones de mujeres y se sube la financiación del Pacto contra la Violencia de Género, y como estas… tantas. Más becas, más ayudas para las familias que lo necesitan, mayores cotizaciones, ayudas para los parados de más de 55 años… Reivindicaciones que el Partido Socialista ha estado defendiendo en las calles junto a Comisiones Obreras y UGT, junto a los sindicatos. No es que tire de argumentario, es que lo digo porque lo creo.

Evidentemente, el escenario político es muy complicado, con todo el problema catalán, pero si algo ha demostrado el Gobierno de Pedro Sánchez en estos meses es que ese problema, que existe, y parece que va a seguir existiendo, no ha parado la acción del Gobierno. Veníamos de un Gobierno que estaba absolutamente paralizado por Cataluña. Se están buscando soluciones, y mientras tanto se sigue trabajando por dar respuesta a la sociedad. Disfruto de mi acción como delegado de Gobierno explicando que el PSOE cumple con sus compromisos. Sí tengo la sensación de que a mí se me critica por todo y a otros no se les critica por nada. Pero bueno, esto lo llevo, después de cuatro años en política en los que me han pasado tantas cosas. De querer ser alcalde de Santa Cruz de Bezana a ser secretario general del PSOE de Cantabria, a ganar unas segundas primarias para ser candidato, que prospere una moción de censura y ser delegado del Gobierno… Todo esto te va haciendo fuerte.

Laro García: En cualquier caso, más allá de la guerra de cifras, en las que cada uno pone el foco donde considera que están sus prioridades, ¿considera que este presupuesto es la primera promesa electoral de Pedro Sánchez ante una inminente convocatoria electoral si no salen adelante las cuentas o cree realmente que hay posibilidades de llegar a un acuerdo en el Congreso y que estos presupuestos se ejecuten?

Si algo hay que reconocer a Pedro Sánchez es su capacidad de salirse con la suya. Lo hemos visto después de que dimitiera, después de que fuera reelegido secretario general, después de que prosperara una moción de censura que pocos horas antes dábamos por cierta… Creo que todos en el Gobierno y en el Grupo Socialista en el Congreso están haciendo una labor muy responsable por llegar a acuerdos con unas cuentas que son buenas para la mayoría de los españoles.

Yo creo que también hay que preguntar al bloque de derechas por qué están en contra de estas cuentas, por qué están en contra de la subida de las pensiones, en contra de la equiparación salarial dentro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por qué están en contra de unas cuentas que permiten sacar adelante la mayor oferta de empleo público… Ellos también van a tener que explicar por qué quieren que a las comunidades autónomas lleguen menos recursos para Sanidad, Educación o Dependencia, igual que deberían haber explicado por qué votaron en contra del aumento del techo de gasto, que en Cantabria hubieran sido 30 millones de euros más para inversiones. Y ojo, todos se están volviendo locos porque han bajado 25 en el capítulo de inversiones. Si PP y Ciudadanos no hubieran votado en contra del techo de gasto, hubiéramos tenido 30 millones de euros más en las cuentas para Cantabria. Creo que todo el mundo tiene que ser responsable de sus acciones en política. El Gobierno lo es e intenta desarrollar, con un proyecto de presupuestos serio, una respuesta a los problemas. 

Laro García: Y si salen adelante estas cuentas… ¿a qué precio? ¿No teme el desgaste electoral que puede tener para el Gobierno y para el PSOE las negociaciones que se están llevando a cabo y que pueden ser vistas por una parte de la población como cesiones por parte del Estado?

Cataluña, claro… En este relato que debo hacer como delegado del Gobierno, dio una rueda de prensa sobre los presupuestos en la que tenía un mapa de España detrás desde el principio. La ofensiva era por Cataluña y el supuesto baño de millones para Cataluña. Cantabria recibe 425 euros por cada mil habitantes para inversiones del Grupo Fomento. Cataluña, 270 euros. Cantabria es la segunda comunidad que más recibe en modo ferroviario, en modo portuario y la tercera en carreteras por parte del Grupo Fomento. Cuando me dicen que a Cataluña se la riega de millones, igual hay que ver cómo se está trabajando en el resto de comunidades autónomas y ver cómo Cantabria no tiene un mal resultado en ese ránking. Ojo, estos rankings son muy injustos en muchas ocasiones.

¿Y si temo o no temo la acción del Gobierno? Estamos aquí para tomar decisiones. Espero que la acción el Gobierno sirva para que la situación en Cataluña se desbloquee. Hemos llegado al Gobierno en un momento en el que la situación era insostenible y se está trabajando en una línea de diálogo inusitada. Claro que hay desgaste, pero ojalá haya un resultado. Yo trabajo ilusionado. El PSOE está respondiendo a las necesidades de las personas.

¡Y claro que habrá inversiones! Cada vez que el ministro Ábalos viene a Cantabria, nos levantamos con una buena noticia en el BOE. Este mismo lunes nos encontrábamos con la licitación de las obras en las naves de Gamazo para instalar la sede de la Fundación Enaire en Santander. Ojo, sin un euro del Ayuntamiento y sin el apoyo de la alcaldesa, que decidió apartarse. El Gobierno de España y el Gobierno de Cantabria lo hacen. Otras ciudades ofrecían dinero y espacios para que Enaire estuviera. El ministro Ábalos decidió mantener aquí la sede y lo hemos visto licitado este lunes. Yo entiendo el espacio de crispación política que hay, pero también veo el espacio de gestión que está desarrollando este Gobierno.

Guillem Ruisánchez: Sobre las ausencias en los presupuestos del Estado, en relación a las prioridades a las que se comprometió en su día el ministro de Fomento, José Luis Ábalos: El tren a Bilbao. Los que tenemos memoria recordamos que unas élites dijeron hace años que a Madrid había que ir por donde siempre. Todas las instituciones, en un clamor unánime en el sector empresarial. Fue algún sindicato el que puso la conexión con Vizcaya encima de la mesa y el PSOE estuvo ahí. Ahora, parece que es quien menos empuja por esa infraestructura. ¿Es simplemente una cuestión de oportunidad política?

Yo creo que es simplemente un escenario político y mediático que se ha formado. Y digo por qué: el anuncio del presidente reclamando el tren a Bilbao se hizo en un desayuno informativo de un medio de comunicación. Yo entiendo que si la prioridad del presidente es esa, el anuncio no se hace en un desayuno informativo, cuando tienes la oportunidad de reunirte periódicamente con el presidente del Gobierno de España, cuando tienes acceso a los ministros para plantear las prioridades para Cantabria... Pedro Sánchez y Miguel Ángel Revilla tuvieron una reunión el pasado verano y en esa reunión el tren a Bilbao no apareció. Sí es cierto, y yo estaba en la sede del Gobierno de Cantabria cuando el ministro Ábalos hizo su primera visita, que se pidió que hiciera un estudio informativo de una variante sobre el proyecto original, que planteaba conectar Santander y Bilbao en 20 minutos. Un proyecto que ya en otras épocas se descartó por su coste y por su impacto ecológico.

Por lo tanto, lo que ha hecho el ministro ha sido cumplir su palabra: en el presupuesto del Estado no hace falta que aparezca un renglón con 25 millones de euros para hacer un estudio informativo, porque no cuesta eso. Estamos desinformando a la gente con una intencionalidad política. El ministro de Fomento ha estado aquí este fin de semana y ha explicado que el proyecto de tren a Bilbao requiere un estudio informativo que no se aparta de hacer, y que lo hará, pero un estudio informativo es previo a un proyecto, previo a una exposición pública, previo a una evaluación de impacto ambiental… Todo eso es el recorrido administrativo que le queda a este proyecto para salir adelante.

Hay que saber también de qué estamos hablando. Yo escucho al consejero de Industria hablando de un tren a Bilbao en 40 minutos y luego escucho al presidente diciendo que tiene que parar en Colindres, en Laredo, que están juntas, y en Castro. Y, además, me imagino que en otras tantas localidades según dónde hagamos el anuncio. Hay que definir qué queremos. Para eso hay que sentarse a hablar en una mesa, con un plano, decidir cuál es la prioridad del Gobierno de Cantabria, pero insisto, no en un desayuno informativo.

Esto también sirve para demostrar cómo haríamos las cosas si estuviéramos liderando el Gobierno de Cantabria. Yo pido mucho respeto. El Gobierno de España no se aparta. Yo digo que la prioridad es la Meseta porque llevamos mucho avanzado, aunque también llevamos mucho retraso. Yo he crecido escuchando que el tren iba a llegar por la Meseta y que íbamos a tener AVE desde que acabé la carrera. La realidad es que no ha llegado a Reinosa y que estamos haciendo ahí todas las fases de exposición pública para que las obras comiencen. Hay 8 millones de euros presupuestados, no en Cantabria, sino en Castilla y León, que son donde están los tramos. Yo siempre tuve muy claro que la alternativa era Bilbao, que nos conecta a Europa y al Mediterráneo. Esto era evidente, pero sí que hubo un momento en Cantabria en el que por Bilbao… nada.

Guillem Ruisánchez: ¿Y por qué ese discurso a la defensiva diciendo que el PSOE prefiere a las personas y el PRC las obras?

No es a la defensiva. Es simplemente una declaración de intenciones. Yo pongo en valor que las pensiones se revaloricen. No he escuchado a ningún partido hablar de ello. Para mí es muy buena noticia que los mayores de 52 años recuperen las prestaciones por desempleo y no he escuchado a ningún partido hablar de ello. O que se impulsen políticas de igualdad, o que se financie mejor la Dependencia y la Educación en las comunidades autónomas. No he escuchado absolutamente a ningún partido, ni siquiera a los que supuestamente están a mi izquierda, hablar de esto.

Yo no confronto, no estoy a la defensiva, solo estoy en mi papel y explico lo que para mí es una prioridad. Las obras también, ojo. Soy ingeniero y soy consciente del trabajo que movilizan, pero es que este presupuesto no paraliza ninguna obra. Todo lo contrario. Si las obras no van a más ritmo, y podemos poner ejemplos en Cantabria, es porque se licitaron en época del Partido Popular, se adjudicaron en época del PSOE, y no se habían hecho las expropiaciones. El ejemplo lo tenemos en Torrelavega, donde hemos tenido que tramitar de urgencia las expropiaciones y, a partir de ahora, la empresa constructora que es adjudicataria podrá ocupar unos terrenos para ejecutar una obra. Pero hemos estado tres meses con una obra adjudicada en la que podíamos hacer muy poco…

Olga Agüero: Da la sensación de que quien conduce el tren es Revilla, que dice que hay mirar a Madrid, esperando un AVE que nunca llega, y ahora dice que hay que mirar a Bilbao, quizás porque cree que el proyecto a Madrid no va a verlo acabado. ¿A ustedes, como socios de Gobierno, no les comunica esos cambios de rumbo? ¿El PSOE y el PRC no hablan de lo que necesita Cantabria en relación a las infraestructuras?

Bueno, esa es una estrategia política, está claro. Nosotros nos dedicamos también a gestionar la parte económica y a mejorar los datos de empleo, que no son los que nos gustarían, pero creo que las cifras avalan una gestión. Yo voy a poner ejemplos: he sido alcalde en un gobierno con cuatro partidos políticos. Cuando trasladaba fuera una decisión, la había tratado antes dentro. Ya, a partir de ahí, lo que hace el presidente del Gobierno de Cantabria… Tenéis que entender que yo no formo parte del Gobierno de Cantabria. Soy el delegado del Gobierno de España en Cantabria, soy el secretario general del Partido Socialista, pero yo no estoy sentado en el Consejo de Gobierno. Ahí se deliberan las decisiones que el presidente o los consejeros llevan. A mí se me critica mucho, o se pone de manifiesto si en algún momento actúo como delegado, como candidato o como secretario general, pero al presidente del Gobierno de Cantabria no. Esa declaración sobre un tren, ¿en calidad de qué la está haciendo? Claro, él no deja de ser presidente, igual que yo delegado, pero a él nunca se le ha criticado nada. Esta es una cuestión que no deja de llamarme la atención, pero que asumo con total deportividad y con todo el respeto.

Laro García: Cuando tomó posesión como delegado del Gobierno se le acusó de hacer un uso partidista de las instituciones, algo que insinúa que hace Miguel Ángel Revilla. ¿Cree que esa confrontación que ha surgido con su socio de Gobierno tiene que ver con la doble condición de candidato que tienen ambos ante la evidente cercanía de las elecciones?

Yo creo que todos estamos en una fase de demostrar que nuestro proyecto es independiente. Es algo lógico. Yo me presento con toda la ilusión de sacar el mejor resultado y que el PSOE lidere el próximo Gobierno de Cantabria. Nos hace falta mejorar muchísimo el respaldo que tenemos de la ciudadanía, y por eso llevo una larga temporada, desde que gané las primarias, recorriendo Cantabria, hablando con todo tipo de colectivos, con todo tipo de personas, que me trasladan sus necesidades en distintos ámbitos: ganadería, pesca… Lo habéis visto y también sabéis que se han generado algunos pequeños conflictos, pero es que creo que el Partido Socialista debe ser una herramienta para mejorar la vida de los ciudadanos. Así gané unas primarias. Yo no soy una persona que dinamite ni queme puentes, todo lo contrario. Creo que soy una persona que ha demostrado que es capaz de llegar a acuerdos. Nunca hemos cruzado ninguna línea roja. Trabajamos con lealtad al pacto de Gobierno en Cantabria. Y ahora estamos en un periodo preelectoral en la que todos intentamos mostrar cuáles son nuestras prioridades.

Guillem Ruisánchez: Cuando Pablo Zuloaga asume ser delegado del Gobierno en Cantabria asume que se casa con lo que le pase al Gobierno de Pedro Sánchez. ¿Ha merecido la pena?

Sí, por supuesto. Si hacemos esa retrospectiva hasta hace cuatro años, cuando yo me presentaba desde la oposición para ser alcalde en una ciudad de mayoría absoluta del Partido Popular… Luego, vas gestionando, vas tomando decisiones, y las circunstancias te llevan a otro sitio. Yo nunca imaginé que me pasara lo que me ha pasado. Yo tenía, y tengo, un compromiso con Santa Cruz de Bezana, y disfruto viendo cómo el equipo de Gobierno que ha quedado después de mi marcha saca adelante los compromisos electorales que teníamos en el municipio.

Cuando Pedro Sánchez me plantea de buscar un delegado del Gobierno para Cantabria y surge la posibilidad de que sea yo, evidentemente, puede llegar a dar vértigo. En tres años ha pasado demasiado. La responsabilidad está ahí y se trabaja con ella. Yo también tengo responsabilidad, igual que el 70% de la militancia del PSOE de Cantabria, de que Pedro Sánchez esté ahí. Y esa es la ilusión que nos mueve.

Guillem Ruisánchez: Otros dos aspectos: ¿Qué va a pasar con las escolleras de La Magdalena? ¿Va a producirse algún movimiento antes de que tenga que dimitir en abril? Y por otro lado, hay una petición desde la sociedad civil en relación a la venta de armas y su traslado desde el Puerto de Santander…

Sobre las escolleras, yo celebré la decisión del Gobierno de España de, nada más llegar, paralizar una obra que no gozaba de ninguna simpatía social y que, además, había enemistado a las instituciones en Cantabria. Hay un planteamiento del Parlamento de que la obra se revierta y una intención política del Ayuntamiento de Santander, muy en altavoz, de que esa obra se finalice. El Ministerio para la Transición Ecológica tomó esta decisión, se pidieron informes técnicos entonces, y ahora es el momento de analizar esa situación.

El secretario de Estado, Hugo Morán, visitará Cantabria próximamente, -tenemos que cerrar la agenda, pero puede que sea incluso esta semana-, para afrontar con las administraciones que discrepan sobre la obra cuál es la mejor solución ante un hecho claro: hay una playa artificial, una playa que pierde arena, y hay que tomar una decisión. Si se mantiene de forma insostenible, porque rellenar la playa no es una solución definitiva, y que además eso va a acabar siendo imposible, o hacer algo que la estabilice, y sabemos que eso supone un impacto visual y probablemente medioambiental alto o medio, según indican los informes. Hay que tomar una decisión política. El Gobierno de España lo que quiere es que sea una decisión consensuada por las administraciones y, a partir de ahí, se seguirá trabajando.

Laro García: ¿Y cuál es su opinión como el líder del PSOE en Cantabria?

 No quiero que me critiquéis por utilizar mi cargo para hacer política… [ríe]

Guillem Ruisánchez: ¿Playa natural o escolleras?

No es una playa natural. La solución es una playa artificial. Nadie se puede olvidar de que la playa de La Magdalena es una playa artificial, que se viene rellenando, incluso en dos etapas algunos años. Eso supone un coste, no solo económico...

Guillem Ruisánchez: ¿Qué va a defender el PSOE?

La solución de mantener la playa sin escolleras lleva a que, en un momento dado, no se pueda seguir rellenando, ¿eh? Porque la arena se acaba perdiendo… No todos los años hay la misma cantidad de arena ni de donde se quita deja de afectar a otros ecosistemas. En el momento en el que el hombre mete la mano, y la metemos con mucha asiduidad, la naturaleza responde. Y claro que hay alternativas. El primer estudio del Instituto de Hidráulica daba diez. La cero era no hacer nada y mantenernos en este equilibrio inestable en el que estamos. A mí, personalmente, es la que más me gusta. Ahora ya habrá que hacer el análisis técnico. Yo intento ser muy respetuoso.

Guillem Ruisánchez: ¿Y las armas a Arabia Saudí desde el Puerto de Santander?

La Autoridad Portuaria de Santander es un ente que depende de Puertos del Estado, pero como sabéis, el nombramiento del presidente no corresponde al Estado, sino a la comunidad autónoma. Por tanto, fue una decisión del Partido Regionalista de Cantabria. Tienen que decidir si el Puerto de Santander sostiene ciertos tipos de tráficos o no. Ahí es donde tienen que actuar.

Guillem Ruisánchez: Como hizo el Puerto de Bilbao…

Son decisiones que se toman. Decidieron que no se trasladaran armas desde su puerto, pero también decidieron construir una muralla. Claro que las autoridades portuarias son entidades independientes, porque tienen presupuesto propio, y además lo gestionan. Yo no gestiono un euro ahí, le corresponde al presidente.

Guillem Ruisánchez: Cambiando radicalmente de tema, en relación a cuestiones internas del Partido Socialista después de las primarias, quiero hacer una pregunta muy concreta. Los adversarios internos de Pablo Zuloaga sostuvieron el discurso de que con Pablo Zuloaga se perdía el Gobierno. No pasaba nada si se tenían cinco diputados y el 14% de los votos. Si después de mayo, con Pablo Zuloaga, se mejoran los resultados pero se pierde el Gobierno, ¿se verá en la obligación de una moción de confianza interna dentro del PSOE? ¿Se verá presionado?

Pero vamos a ver… Mis adversarios, con todo el respeto, en aquel momento obtuvieron el 40% del voto. Yo, de verdad, soy el secretario general de todos los militantes del Partido Socialista de Cantabria y espero tomar las decisiones que entienda que son las mejores para el Partido Socialista de Cantabria y no para mí. La gestión de lo público conlleva mucha complicación, hay que conocer cómo funciona la administración, y la gestión de un partido político también te quita muchas horas de sueño y te hace madurar a una velocidad extrema.

Yo me niego a hablar de fractura, me niego a hablar de ruptura, me niego a hablar en muchos términos periodísticos que he venido leyendo. Al fin y al cabo, si algo ha demostrado el PSOE es que está a la altura de las circunstancias. Se celebraron unas primarias y, evidentemente, el resultado no le gusta a todo el mundo. Esto es algo que no nos sorprende. Los socialistas tenemos en común una ideología. La gente que sigue en el PSOE, más allá de quién sea el líder, tiene claro por qué está en el partido y cómo trabaja su labor de militancia y la labor de gobierno si tiene el honor de representar estas siglas en las instituciones. A mí no me preocupa. Trabajo con toda la ilusión para mejorar los resultados y mi compromiso es ese. También defiendo que cuando el PSOE está en el Gobierno es bueno para Cantabria, y mi objetivo es gobernar, no puede ser otro. Ahora mismo, en la fecha en la que estamos, no solamente es gobernar, sino liderar el Gobierno de Cantabria en la próxima legislatura. Claro que es difícil, porque parto del 14% del electorado.

Laro García: A lo concreto, para retomar la pregunta, que no ha contestado del todo: ¿es mejor obtener un buen resultado electoral o tener capacidad de gobernar?

El Partido Socialista, en veinte años, ha perdido nueve diputados…

Laro García: Tengo aquí los datos. Han sido nueve diputados, casi el 60% de su electorado. En total, 60.000 votos desde 1991.

Si yo estoy aquí, si yo soy el secretario general, creo que es porque la mayoría del Partido Socialista entendió que había que cambiar la manera de actuar. Tenemos que trabajar para que la mayoría progresista de Cantabria, que la hay, que está ahí, entienda que votar al Partido Socialista es algo bueno para Cantabria, que les va a ayudar a transformar la sociedad en el sentido ellos quieren para que se apuntale la Educación, la Sanidad, la Dependencia… Incluso, que nos relacionemos mejor en otros términos, en otras áreas que no ha gestionado el PSOE hasta ahora y en las que se pueden hacer las cosas de otra manera. Por lo tanto, creo que el reto que tengo es cambiar una tendencia atroz, que nos viene llevando a los peores resultados elección tras elección.

Laro García: ¿Ve relación directa entre esa sangría de votos y diputados y el pacto con el Partido Regionalista, que sí ha podido capitalizar el éxito de esas políticas de las que presume como socialista?

Yo lo he dicho en muchas ocasiones: creo que el pacto PSOE-PRC ha sido muy bueno para Cantabria, excelente para los cántabros y las cántabras. Y las cifras están ahí: no ha sido tan bueno para el Partido Socialista. Eso no significa que tiene que haber una confrontación abierta con nadie. Yo no soy una persona beligerante. Soy una persona que ahora mismo intenta explicar la importancia del PSOE, las ideas del PSOE, cómo se trabaja o cómo se trabajaría desde el PSOE si estuviéramos al frente del Gobierno de Cantabria, y creo que nadie se tiene que poner nervioso por esto. Creo que estoy haciendo lo que tengo que hacer como líder de un partido que se presenta a las elecciones a mejorar su resultado electoral.

Olga Agüero: Da la sensación de que su estrategia pasa por recuperar un papel protagonista del PSOE en la escena política confrontando directamente con el PRC y con Miguel Ángel Revilla. Teniendo en cuenta esas circunstancias, ¿el nuevo PSOE va de farol o se plantea sinceramente otros escenarios e incluso tejer otras alianzas, con pactos con otras fuerzas a su izquierda o al centro? ¿O asumen que pasar a la oposición puede ser una alternativa para rearmar al partido y manejan la posibilidad de alejarse de Revilla definitivamente?

Yo creo que jugar a las intenciones antes de las elecciones es algo muy complicado. La ciudadanía tiene que responder. Siempre que se han hecho todas estas cábalas en la previa, alguien se ha equivocado y alguien ha acabado muy trasquilado. En el tiempo que queda de aquí al 26 de mayo habrá mucho trabajo responsable por parte del PSOE. La gestión que estamos haciendo en las instituciones no se va a ver paralizada. Lo hemos visto esta semana aprobando la reactivación del Consejo de la Juventud. Seguimos trabajando y nuestra campaña electoral es clara: queremos mejorar nuestro resultado electoral, queremos ser un referente de la izquierda en Cantabria.

El escenario político nos lleva a donde estamos: un Partido Popular en descomposición, un grupo de Ciudadanos que está buscando más una carcajada que una acción política, y, lamentablemente, tengo que decir que Podemos se ha roto, se ha roto y esto ha generado una sensación entre el votante de izquierdas en la que también yo tengo que trabajar para que entiendan que un PSOE fuerte, que trabaja de otra manera, da respuesta a ese electorado que fue nuestro, que abandonó el PSOE, y que eligió otras opciones.

Ojalá consiga canalizar toda esta intención de voto porque, evidentemente, es mucha responsabilidad. Nada me dolería más que una alianza de derechas en Cantabria, al modo andaluz, que nos traiga titulares que no nos gustarían nada. Eso es preocupante, alarmante, y ya hemos visto declaraciones de líderes del Partido Popular ofreciéndose en bandeja a pactar con partidos de extrema derecha en Cantabria. Ahí tenemos que reflexionar todos sobre nuestra intención de voto.

Olga Agüero: ¿De dónde van a venir esos votos?

De aquellos votantes que se fueron, a donde se fueran, y de muchos votantes que llegarán, porque espero tener cierto calado entre los votantes más jóvenes, que son los que más me preocupan.

Guillem Ruisánchez: ¿Está llamando a los votantes que se fueron al PRC?

Yo no sé dónde se fueron. Unos se han ido al PRC y otros a Podemos, o se quedaron en casa. El trabajo de movilización es extremadamente necesario.

Guillem Ruisánchez: ¿Cómo les explicamos a los cántabros que Revilla está con López Obrador en México, como un líder mundial de la izquierda, al tiempo que aquí el PRC pacta los presupuestos con Ciudadanos?

Eso se lo tendrá que explicar él… [Ríe] Yo creo que si algo nos piden los ciudadanos a los políticos es coherencia. Para ser coherente hay que demostrar con hechos que aquello que dices lo piensas. Lamentablemente, vemos acciones de este tipo que parece que faltan a esa labor de coherencia, pero no voy a entrar en ello. No voy a explicar las acciones de otro.

Laro García: Aunque no le gusta hablar de hipótesis, creo que coincidimos todos en que la época de las mayorías absolutas ha pasado... ¿Quién sería su socio preferente de cara a un futuro Gobierno socialista después de las elecciones de mayo? ¿Preferiría ser vicepresidente de Miguel Ángel Revilla o líder de la oposición?

Yo lo que quiero ser es presidente de Cantabria, es lo único que valoro en estos momentos. Y para hablar de pactos es imprescindible hablar de proyectos. Yo lo hice en Bezana y así me lo planteo ahora. También esto es un aviso a navegantes: quien anteponga obras a personas, con nosotros va a tener un problema. Creo que hemos dado ejemplo en la última legislatura. Para buscar acuerdos hay que buscar el escenario del entendimiento y decidir qué políticas vamos a desarrollar, para qué queremos entrar en el Gobierno de Cantabria. Si la pregunta es si yo entraría en un Gobierno de Cantabria en el que se propongan cosas en las que yo no creo, la respuesta es que no.

Laro García: ¿Y en un Gobierno de Cantabria como el actual?

Yo quiero un Gobierno en el que se trabaje de otra manera. Insisto: si la correlación de fuerzas es otra, la decisión en las políticas también es otra. No tendríamos por qué tener la Ley LGTBI corriendo al final de la legislatura, por ejemplo.

Olga Agüero: ¿Se ha completado el relevo generacional en su partido o hay algún puesto reservado para esa vieja guardia del PSOE? ¿Tienen algún futuro dentro del partido todavía?

El futuro que tenemos todos, el futuro que tengo yo mismo. Estamos en manos de los militantes. Casi como reflexión final: benditas primarias, bendita libertad de voto la de los militantes del Partido Socialista. ¿Por qué? Porque yo he sido elegido por primarias en un escenario de confrontación alto, con debates complicados, con muchas relaciones personales, pero cuando yo me someta a otras primarias, después de haber vivido unas primarias como estas, creo que seré totalmente consciente de que nadie es imprescindible y que los tiempos en política pasan, que los compañeros y compañeras deciden cuál es tu lugar en política en cada momento. Si estas primarias han sido así, creo que las siguientes no lo serán tanto. Yo tengo claro que accedí al cargo con unas primarias y me voy a ir del cargo con unas primarias. Ni todo va a ser tan dramático, ni todo va a ser tan problemático. Los procesos se asientan y tenemos claro cómo llegamos.

Laro García: ¿Cuántos consejeros del actual Gobierno de Cantabria repetirían en un Ejecutivo liderado por Pablo Zuloaga?

Esa pregunta la vamos a dejar para cuando estemos formando Gobierno…

Laro García: Es fácil. No tiene ni siquiera que decir el nombre, solo el número de los que repetirían…

Mi bola de cristal está estropeada y siempre se equivoca. Si os diera un nombre o un número ahora seguro que me equivocaba. Por lo tanto, por respeto a todos, no lo haré.

Olga Agüero: Es decir, ¿tampoco vamos a saber quién le sustituirá en abril en la Delegación del Gobierno?

Todo ello es un escenario futurible, aunque ese más cercano. Evidentemente, se trabaja en coordinación con el Gobierno de España buscando el perfil. Continuará la línea de trabajo que venimos haciendo. Que la institución exista en Cantabria, que era algo que no pasaba. Si ahora está en todas partes es por la acción del Gobierno de España.

Guillem Ruisánchez: ¿Qué piensa del 14 de abril como fecha para unas elecciones generales, que parece que se está barajando como opción si los presupuestos del Estado no salen adelante?

A mí la fecha me encanta. No porque pueda haber elecciones, sino porque es un día muy importante para las personas del PSOE y para muchos millones de españoles y españolas. En el escenario de adelanto electoral, debo decir que el presidente maneja los tiempos con mucha responsabilidad. Estoy seguro de que tomará la mejor decisión, no pensando en él, y lo hemos visto, sino pensando en los españoles.

Guillem Ruisánchez: ¿Y 'superdomingo' sí o no? Si se tienen que adelantar las elecciones, ¿mejor antes que las autonómicas y municipales, a la vez, o cuál sería su preferencia?

Te voy a ser muy sincero: a mí ningún escenario me agobia. Soy consciente de que tenemos un reto electoral municipal y autonómico, soy consciente de que la capacidad de gestión que hemos demostrado en Cantabria nos va a permitir obtener unos buenos resultados, igual que la regeneración que se ha llevado a cabo en el partido. Por lo tanto, si Pedro Sánchez decide que es un 'superdomingo', el Partido Socialista de Cantabria saldrá a ganar las elecciones en todas las urnas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha