Los bomberos del 112 recogen una tonelada productos para el Banco de Alimentos de Cantabria

La consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, Paula Fernández, asiste al término de la campaña de recogida de alimentos realizada por los bomberos del 112

Los bomberos del Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria han recogido una tonelada de productos de primera necesidad para el Banco de Alimentos de Cantabria, que serán entregados este miércoles para su reparto entre las familias que lo necesiten.

Los efectivos del 112 han ofrecido su colaboración dado el incremento de demanda de comida en organizaciones de carácter social por la crisis sanitaria y económica provocada por el COVID-19, como ya lo han hecho en otras ocasiones con campañas propias, apoyando esta vez la gran recogida anual del Banco de Alimentos de Cantabria.

Para centralizar la solidaridad de los cántabros, durante casi un mes han estado habilitados espacios para la donación de productos en los seis parques de bomberos con los que cuenta el servicio, distribuidos por toda la geografía regional (Laredo, Valdáliga, Reinosa, Tama, Villacarriedo y Los Corrales de Buelna).

La consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior de Cantabria, Paula Fernández, ha acudido a la recogida del último contenedor con alimentos, situado en la sede del 112, para agradecer su solidaridad tanto a los bomberos como a los ciudadanos y para realizar una aportación a la campaña.

Fernández, como titular del servicio de emergencias, ha ensalzado "el compromiso de los bomberos, el personal de sala y de la población con quienes más lo necesitan, en un momento especialmente difícil en el que cualquier aportación, por pequeña que sea, es más importante que nunca".

En este sentido, ha destacado la implicación del personal del 112, "siempre dispuesto a ayudar, incluso al margen de su actividad profesional", así como de todas aquellas personas que han querido colaborar aun estando "en una situación compleja, con limitaciones a la movilidad establecidas para luchar contra la pandemia durante la mayor parte de la campaña".

Asimismo, ha recordado a los cántabros que minimizar los efectos sanitarios y económicos del COVID-19 "es compromiso de todos", por lo que en estas fiestas "hay que extremar la prudencia, limitar al máximo las relaciones sociales, cumplir con las recomendaciones sanitarias, respetar la medidas impuestas por las autoridades y pensar que todos los esfuerzos que hagamos van salvar vidas".

Para garantizar la seguridad tanto de las personas que han apoyado la iniciativa como de los propios bomberos, la recogida se ha efectuado depositando los alimentos en contenedores indicados al efecto, que se han situado en la parte exterior de las instalaciones del Servicio de Emergencias del Gobierno.

Tras cada jornada, los efectivos autonómicos, con los equipos de protección individual necesarios, han desinfectado el material y lo han agrupado siguiendo los parámetros establecidos por el propio Banco de Alimentos.

Se han recogido alimentos no perecederos o con largas fechas de caducidad, como legumbres, pasta, arroz, productos embotados, conservas, aceite, leche, cacao soluble, cereales, galletas, comida ya elaborada en lata, pan tostado, etcétera, así como productos infantiles como potitos, cereales, leche de iniciación y de continuidad, productos de higiene infantil (pañales, toallitas, jabón líquido), etcétera.

Etiquetas
Publicado el
23 de diciembre de 2020 - 15:23 h

Descubre nuestras apps

stats