La Policía Nacional desarticula en Cantabria una banda dedicada al tráfico de drogas y robos, con 21 detenidos

Efectos incautados en la operación

La Policía Nacional de Cantabria ha desarticulado un grupo criminal organizado dedicado al tráfico de drogas y robos con fuerza, entre otros múltiples delitos, con la detención de 21 hombres, de entre 20 y 67 años, dos de los cuales han ingresado en prisión.

En dos operaciones relacionadas, denominadas 'Garden' y 'Platinum', que se han llevado a cabo a lo largo de 2022 y en este mes de enero, y que aún no están cerradas del todo a falta de “algún fleco”, se han esclarecido 18 hechos delictivos, que incluyen también estafa, tenencia ilícita de armas y explosivos, apropiación indebida o receptación. La mayoría de ellos han sido cometidos en Cantabria, si bien hay alguno también en Asturias.

Además, dentro de estas operaciones, se ha realizado el registro de 10 inmuebles situados en Santander y Camargo y se han erradicado cinco puntos de venta y distribución de cocaína y hachís, que abastecían una amplia área de la capital cántabra y municipios limítrofes.

Ambas operaciones se han dado a conocer este martes en una rueda de prensa en la que han participado la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, y responsables de la Jefatura Superior de Policía de Cantabria, quienes han destacado que se trata de la operación con mayor número de detenidos llevada a cabo en 2022.

Todos los detenidos en estas operaciones son varones y residentes en Cantabria, fundamentalmente en Santander y zona de los alrededores, tienen entre 20 y 67 años y, entre ellos, hay españoles, magrebíes y dominicanos. De ellos, 15 contaban ya con antecedentes policiales. Fueron puestos a disposición judicial, decretando el juez el ingreso en prisión de dos de ellos.

Desarrollo de las operaciones

En enero de 2022 se inició la primera de las operaciones, la denominada 'Garden', llevada a cabo por la Brigada Provincial de Policía Judicial a raíz de una denuncia presentada por un robo con fuerza en una nave logística de la calle Isla del Óleo, en la zona de Nueva Montaña.

Las cámaras de vigilancia de la nave grabaron como dos individuos forzaron el bombín de la puerta y se introdujeron dentro de las instalaciones mientras un tercero vigilaba fuera. De allí, sustrajeron diez paquetes con móviles y otros artículos de telefonía.

Precisamente, fue la trazabilidad de estos dispositivos lo que permitió identificar a dos personas, momento a partir del cual la investigación se centró en su red de relaciones y contactos.

A raíz de la investigación se vio que éstos, además extendían su actividad a otros delitos contra el patrimonio o incluso contra la salud pública, permitiendo ampliar el número de personas investigadas.

Debido a la diversidad de 'modus operandi', se decidió abrir otra operación paralela del Grupo de Estupefacientes de la misma Brigada, que fue denominada como 'Operación Platinum' y que se inició el pasado junio.

Dentro de esta segunda operación, la operación se centró en varias personas dedicadas a la venta y distribución de sustancias estupefacientes y que componían un grupo “muy activo” tanto en Santander como en grupos limítrofes. Según se ha explicado, sus componentes era personas con una “amplia trayectoria delictiva” pese a la juventud de algunas de ellas.

Los agentes lograron constatar la actividad ilícita de los sospechosos, destacando como principales proveedores de la droga a dos varones --uno de ellos aún no detenido-- que habrían establecido un entramado con múltiples ramificaciones y puntos negros donde vendían cocaína y hachís.

Por otra parte, dentro de la 'Operación Garden', el grupo especializado en robos acreditó que parte de los sospechosos también integraban un grupo criminal con actividad no solo en Cantabria sino también en Asturias, imputándoles la comisión de numerosos robos con fuerza, además del que dio inicio a la investigación, en varios restaurantes en Santander, uno en el polígono de la Verde en Camargo y otro en Oviedo; en una gestoría de Torrelavega, de una farmacia en San Pedro del Romeral, un supermercado en Puente San Miguel; un almacén en construcción en Panes (Asturias), y una tentativa de robo con fuerza en una gasolinera de Revilla de Camargo.

Además, se les imputan varios delitos de receptación, robo con fuerza en el interior de vehículo, estafa, apropiación indebida o tenencia ilícita de armas.

Detenciones y registros

Las primeras 15 detenciones se produjeron el pasado 21 de diciembre, día en que se llevaron a cabo un total de 10 registros en diferentes inmuebles --nueve domicilios y un local comercial-- situados en Santander y Camargo.

Al día siguiente, se llevaron a cabo otras 3 detenciones, dos en Maliaño (Camargo) y la otra en Santander y ya en enero otras 3 en la capital cántabra, practicadas los días 2, 11 y 12 de enero.

En los registros, los policías se incautaron de 620 gramos de hachís, diversa cantidad de marihuana; 1.135 euros; diversas armas, entre ellas un rifle de gran calibre con mira telescópica que había sido sustraído en Camargo, cuatro catanas y varias armas blancas.

También se incautaron de un bate de béisbol, un chaleco antibalas, once teléfonos móviles, así como numeroso materia destinado al tráfico de drogas y una gran número de herramientas para los robos.

Tanto la delegada del Gobierno como la jefa superior de la Policía Nacional en Cantabria, María del Carmen Martínez, han felicitado a los integrantes de los grupos especializados en robos y estupefacientes adscritos a la Brigada Provincial de Policía Judicial.

Quiñones les ha reconocido la “gran labor” realizada durante todo un año a través de estas dos operaciones.

Tanto Quiñones como Martínez, han resaltado tanto la importante cifra de detenidos (21), como de hechos esclarecidos (18) así como la erradicación de cinco puntos de venta de droga en Santander y sus alrededores y la retirada de la calle de “numerosas armas” que se ha logrado con estas operaciones.

Por su parte, la jefa de la Brigada Provincial de la Policía Judicial, María Paz López, ha explicado que se ha tratado de dos operaciones “bastante complicadas” tanto por el numeroso grupo de personas implicadas como por los múltiples delitos que cometían.

Además, se ha explicado que la eficacia en la ejecución de los operativos policiales, demandó una importante inversión de recursos hizo precisa la participación de agentes adscritos a otras brigadas y unidades de la Policía Nacional en Cantabria, así como del País Vasco, con la intervención del Grupo Operativo Especial de Seguridad de Bilbao.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats