El sindicato SATSE denuncia que más de 600 personas esperan atención fisioterapeuta en los hospitales cántabros

El Sindicato de Enfermería ha denunciado que más de 600 personas -en concreto 633- esperan para ser atendidas por un fisioterapeuta en los hospitales de la región, según un estudio realizado por la propia formación, que demanda aumentar las plantillas.

Con el informe constata la “falta de plantillas suficientes” para atender de forma “rápida y ágil” a los pacientes, siendo los cántabros -agrega SATSE- los segundos de todas las comunidades que más tiempo tienen que esperar a recibir dicha atención: más de ocho meses -261 días-, frente a la media nacional de cinco -152 jornadas-.

Estos datos refuerzan la petición del sindicato de aumentar las plantillas de fisioterapeutas en Cantabria. “Da vergüenza estar a la cabeza nacional de espera para ser atendidos por fisioterapeutas”, señala la secretaria general del sindicato, Ana Samperio.

Por eso, SATSE urge a aumentarlas convocando un mayor número de plazas para estos profesionales sanitarios en las ofertas públicas de empleo. “Es crucial para la región que se creen más plazas de fisioterapeutas tanto en Atención Primaria como en los hospitales” defiende Samperio.

En un comunicado, señala a la población envejecida o a las secuelas del Covid como algunos de los factores que han hecho que sea “absolutamente necesario” incrementar dichas plantillas.

Por último, SATSE reitera que una “adecuada” dotación de fisioterapeutas conlleva una “rentabilidad inmediata”, no solo a nivel sanitario, sino económico y social también. “La intervención temprana de estos profesionales propicia la reducción de los tiempos de baja laboral, así como la recuperación total, en muchas ocasiones, de la funcionalidad y, por tanto, un considerable ahorro en los costes sanitarios”, concluye.

El Sindicato de Enfermería ha denunciado que más de 600 personas -en concreto 633- esperan para ser atendidas por un fisioterapeuta en los hospitales de la región, según un estudio realizado por la propia formación, que demanda aumentar las plantillas.

Con el informe constata la “falta de plantillas suficientes” para atender de forma “rápida y ágil” a los pacientes, siendo los cántabros -agrega SATSE- los segundos de todas las comunidades que más tiempo tienen que esperar a recibir dicha atención: más de ocho meses -261 días-, frente a la media nacional de cinco -152 jornadas-.

Estos datos refuerzan la petición del sindicato de aumentar las plantillas de fisioterapeutas en Cantabria. “Da vergüenza estar a la cabeza nacional de espera para ser atendidos por fisioterapeutas”, señala la secretaria general del sindicato, Ana Samperio.

Por eso, SATSE urge a aumentarlas convocando un mayor número de plazas para estos profesionales sanitarios en las ofertas públicas de empleo. “Es crucial para la región que se creen más plazas de fisioterapeutas tanto en Atención Primaria como en los hospitales” defiende Samperio.

En un comunicado, señala a la población envejecida o a las secuelas del Covid como algunos de los factores que han hecho que sea “absolutamente necesario” incrementar dichas plantillas.

Por último, SATSE reitera que una “adecuada” dotación de fisioterapeutas conlleva una “rentabilidad inmediata”, no solo a nivel sanitario, sino económico y social también. “La intervención temprana de estos profesionales propicia la reducción de los tiempos de baja laboral, así como la recuperación total, en muchas ocasiones, de la funcionalidad y, por tanto, un considerable ahorro en los costes sanitarios”, concluye.

El Sindicato de Enfermería ha denunciado que más de 600 personas -en concreto 633- esperan para ser atendidas por un fisioterapeuta en los hospitales de la región, según un estudio realizado por la propia formación, que demanda aumentar las plantillas.

Con el informe constata la “falta de plantillas suficientes” para atender de forma “rápida y ágil” a los pacientes, siendo los cántabros -agrega SATSE- los segundos de todas las comunidades que más tiempo tienen que esperar a recibir dicha atención: más de ocho meses -261 días-, frente a la media nacional de cinco -152 jornadas-.