eldiario.es

9

Algo huele a podrido en Panamá

Es hora de que haya una política internacional contra los países que sirven de refugio de piratas. El problema es que los piratas nos gobiernan.

Estamos más que hartos de que nos impongan el infierno por culpa de los que disfrutan del paraíso fiscal tan ricamente.

24 Comentarios

Después de la lista Falciani, llegan los papeles de Panamá, otra muestra de la evasión fiscal masiva de los grandes capitales. En ellos hay de todo, como en botica. Presidentes de gobierno y políticos, magnates y financieros, deportistas de élite y clubes deportivos, aristócratas y realeza han requerido durante cuarenta años los servicios de la empresa panameña Mussack Fonseca para que crear empresas opacas en las que esconder su dinero. Aún hay que confirmar quiénes evadieron al fisco pero, ¿para qué llevarte el dinero a una sociedad opaca panameña si no es para ocultárselo a la Hacienda? Algo huele a podrido Panamá.

La brutal revelación de 11,5 millones de documentos obtenida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y publicada en España por La Sexta y El Confidencial, es sólo la punta de uno de los miles, millones de icebergs de dinero sumergido.

A los españoles no nos pilla de sorpresa. Sabemos de Urdangarín, Bárcenas, Botín o Pujol, sabemos que Suiza es su patria querida y sabemos que en nuestro país más del 70% de la evasión fiscal corresponde a las grandes fortunas. Estamos más que hartos de verlo y de sufrir ajustes, recortes y subidas de impuestos para sacar del hoyo a un país que se hunde precisamente por los saqueos y evasiones de esa minoría de listillos que vive por encima de nuestras posibilidades. Estamos más que hartos de que nos impongan el infierno por culpa de los que disfrutan del paraíso fiscal tan ricamente.

De un tiempo a esta parte, gracias a que gente como Falciani o estos periodistas que se juegan el cuello, empezamos a conocer sus nombres. En los papeles de Panamá, hay 1.200 sociedades españolas, 500 accionistas y personalidades como Pilar de Borbón, Messi, la Real Sociedad, Almodóvar o la esposa del ex ministro y comisario europeo, Arias Cañete.

La Real ha explicado que han dejado de hacerlo aunque antes era práctica habitual de los clubes, los Almodóvar han declarado que están al día con Hacienda, Messi (pillado anteriormente) dice que su sociedad no tuvo ninguna actividad y Arias Cañete que la suya no estaba activa cuando fue nombrado comisario, como si eso le eximiese. Ninguno puede esconder que intentaron burlar a Hacienda. Lo que más molesta del caso es que a los más privilegiados no les basta con sus privilegios.

Cabrea el silencio de la Familia Real. Como la compi tía no pertenece al núcleo oficial, no consideran que tengan que censurar públicamente su comportamiento, ni siquiera después de lo de la infanta y su marido o de que se publicara que los actuales reyes enviaron un mensaje de apoyo a su compi yogui defraudador. Siguen sin entender que ya no están blindados y se deben al pueblo que les paga. Espero que algún día les pasemos la factura.

Ésa es la cuestión. Más allá del escándalo, que se esfumará como el dinero en una sociedad panameña, estas revelaciones deberían servir para que se persiga implacablemente a los evasores y dotar de más medios a la Agencia Tributaria, en lugar de quitárselos como ha hecho nuestro gobierno. Necesitamos menos amnistías y más fiscalías.

También debería servir para que exijamos a los que más tienen lo que Hacienda nos exige a los demás, en lugar de seguir celebrando al que encuentra una grieta por la que colársela al fisco. No se lo quitan a Hacienda, nos lo quitan a todos. Deberíamos dejar de aplaudir los regates que nos hacen los Messi y compañía y empezar a pedirles cuentas como han hecho en Islandia donde el presidente está al borde de la dimisión por estar en los papeles.

Y por último, sobran los aspavientos de nuestros dirigentes y falta una política internacional contra los países que sirven de refugio de piratas. Sólo Reino Unido y Estados Unidos tienen jurisdicción sobre dos tercios de estos paraísos. El problema es que no hay voluntad política de acabar con ellos porque los piratas nos gobiernan. Se persigue a los refugiados pobres, pero se da asilo a los refugiados ricos. 

A las 12h en www.carnecruda.es, entrevista con el politólogo Ignacio Sánchez-Cuenca sobre su libro"La desfachatez intelectual", donde arremete contra el amiguismo y la falta de rigor de algunos popes de la cultura.

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

C:\fakepath\CARNE_CRUDA_BANNER_POST_HAZTE-PRODUCTOR_643.jpg

C:\fakepath\CARNE_CRUDA_BANNER_POST_HAZTE-PRODUCTOR_643.jpg

 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha