eldiario.es

9

Tomo y Lomo: Maneras de ser madre

Especial de Literatura con dos novedades de narrativa presentadas por sus autoras.

LA ENTREVISTA

Hoy hemos hablado de dos novedades de narrativa, escritas por mujeres, donde encontramos amor de madre, duelo, aprendizaje, autoficción… Pero sobre todo maternidad, mucha maternidad. De ahí nuestro título de hoy, emulando el “Maneras de vivir” de Rosendo... Maneras de ser madre.

Con Lea Vélez, autora de Nuestra casa en el árbol (Destino) hemos compartido su historia de superación, representada en esa casa que -literalmente- construye en un árbol. Lea es madre de dos niños con altas capacidades (lo que antes se llamaba “superdotados”) y en su novela plantea temas como la educación, las preguntas que los padres no saben contestar y el duelo por la muerte del marido/padre que los niños aprenden a entender con la ayuda de películas como “La princesa prometida” aunque, en este caso, no es tan fácil perseguir al villano, como hace el gran Iñigo Montoya, porque en la historia de Lea, el villano es el cáncer.

Tomo, sí, Silvia Nanclares, nos ha contado cómo la muerte de su padre avivó su deseo de convertirse en madre. Con ella, hemos diseccionado su hermosísimo Quién quiere ser madre (Alfaguara) una novela autobiográfica, valiente y sincera, que explora las distintas fases del duelo, y también las distintas fases por las que hay que pasar para crear una vida. Temas como el fatalismo edadista, los tratamientos, el desgaste de la pareja… Aquí tenemos la historia que nunca nos habían contado: y es que resulta que tener un hijo, cerca de los cuarenta, no es un acto de romanticismo, sino una auténtica odisea.

Las autoras Lea Velez y Silvia Nanclares durante el programa

Las autoras Lea Velez y Silvia Nanclares durante el programa

EL CONSULTORIO DE LA LECTORA FRANCIS

Para el primer oyente, que pretendía convencer a su novia que era mejor no meterse en temas de “pareja seria” y que la relación perfecta es a distancia, la recomendación fue:

Siempre el mismo día de David Nicholls (Editorial Maeva, 2010, traducción de Jofre Homedes).

Para la segunda oyente, que se quejaba de un problema de “bultismo” (véase, salir con cualquier “bulto con ojos” para combatir la soledad), la recomendación fue:

Manual de Remedios Literarios. Cómo curarnos con libros de Ella Berthoud y Susan Elderkin (Editorial Siruela, 2017, traducción de Clara Ministral).

EL CLUB DE LOS LECTORES HAMBRIENTOS

Lea Vélez recomendó El amor del revés de Luisgé Martín (Anagrama), a quien entrevistamos hace unos programas.

Silvia Nanclares habló de Ladronas victorianas. Cleptomanía y género en el origen de los grandes almacenes de Nacho Moreno Segarra (Antipersona).

Silvia Herreros se decantó por un clásico que habla de madres castradoras, Hijos y amantes de D.H. Lawrence (Debolsilllo)

BASADO EN HECHOS REALES

Os pedimos que escribierais micro-relatos sobre madres, porque madres dicen que solo hay una, pero cada una es irrepetible...

La ganadora -por unanimidad- fue Iracunda Smith con su relato “Me gusta”.

Querida hermana, no llores por mí. Debes recordar que me gusta ser madrastra. Me gusta que mi marido sea casi un anciano. Me gusta que tenga hijos. Que no sean míos también me gusta. Me gusta vivir en esta gran casa, en la que vivió su difunta mujer, y dormir en la cama en la que murió dando a luz a su décimo hijo. Me gusta contarles historias a los niños. Me gusta que después no puedan dormir. Me gusta saber que dependen de mí. Me gusta que su padre apenas repare en ellos, en sus arañazos, que cuando les da las buenas noches ni les mire. Me gusta que aún no se haya dado cuenta de que faltan dos. Me gusta ser madrastra. Mucho.

Enhorabuena, maliciosísima Iracunda. ¡Nos encantas! ¡Hasta el mes que viene, crudoyentes y libroadictas!

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha