La oposición echa en cara a la Junta las restricciones en residencias de mayores mientras los contagios siguen subiendo

Debate en las Cortes de Castilla-La Mancha

Las Cortes de Castilla-La Mancha han acogido hoy un nuevo debate sobre la situación de los centros residenciales de personas mayores debido a las nuevas restricciones adoptadas por el Gobierno regional en cuanto a las visitas y salidas debido al aumento exponencial de contagios de COVID-19. Actualmente hay 1.596 personas con resultado positivo de coronavirus en estos centros de la comunidad autónoma. Ha sido el Grupo Parlamentario de Ciudadanos quien ha elevado al Parlamento autonómico esta cuestión y quien ha realizado un duro alegato en defensa de los residentes y contra las decisiones de la Administración autonómica.

La diputada de Cs Elena Jaime ha iniciado su intervención lamentando que las personas mayores sigan siendo “las grandes olvidadas y marginadas” de la crisis socio-sanitaria, acusando a la Junta de haberles “arrebatado todo, hasta los derechos más esenciales”. De hecho, ha afirmado que, tras las “verdaderas salvajadas” que se produjeron en la primera ola de la pandemia, ahora se vuelve a las medidas restrictivas con una visita por semana y de tan solo dos horas.

Mientras, ha dicho, los contagios en los centros residenciales han seguido subiendo. “¿No se han dado cuenta de que tras una semana de prohibiciones el número de residencias con contagios se ha doblado, de que igual esta medida no sirve para absolutamente nada, sino para asestar un palo más a nuestros mayores y familiares? Ustedes saben que la mayoría no pueden tenerlos en casa una semana porque trabajan, así que de de alguna manera están prohibiendo que salgan, lo que es un atetando a su libertad”, ha espetado luego al Gobierno regional.

Dicho esto y tras subrayar que “una piedra tienen más corazón que ustedes”, la diputada de Cs ha denunciado que se está produciendo “un proceso de deshumanización sin precedentes” por parte la Administración castellanomanchega, que no piensa “en los sentimientos ni la salud mental” de estas personas.

Tras referir el caso real de una mujer de 81 años, que vive en una residencia desde que se quedó viuda y que ha tenido que suspender las reuniones con sus familiares los fines de semana -“era todo lo que tenía”-, ha pedido al Gobierno regional que empatice con estas situaciones y con personas que “no son números”. “Dejen de coartar su libertad, déjenles vivir. No nos vengan a decir que los están protegiendo. Ni son sus tutores ni sus medidas están surtiendo efecto”, ha concluido.

En una línea parecida se ha posicionado el diputado del PP Vicente Aroca quien de nuevo ha acusado a la Junta de una “nefasta gestión” de la crisis y ha considerado “todo un drama” el hecho de que ha hayan muerto 2.165 personas en las residencias castellanomanchegas. También ha subrayado que, pese a la eficacia de las vacunas, las continuas resoluciones y protocolos en estos centros “no han satisfecho la necesidad de residentes, familiares y trabajadores”. “Han ido dado palos al aire, pasando la responsabilidad a los centros, han generado dudas y se ha cuestionado la vulnerabilidad de los derechos fundamentales, rompiendo contactos afectivos que son esenciales”, ha agregado.

De su lado, el diputado socialista Pablo Camacho ha recordado que el presidente autonómico, Emiliano García-Page, fue el primero en pedir la tercera dosis para profesionales y usuarios de residencias, y ha defendido que el Gobierno “siempre ha velado por la salud y la seguridad de las personas mayores en función de la incidencia de cada momento”, algo que “es de sentido común y lo están haciendo todos los gobiernos autonómicas”. Según ha destacado, han sido las propias residencias las que han recomendado las medidas que finalmente se han aprobado, medidas preventivas “para evitar situaciones incontroladas”.

“Siempre con prudencia y responabilidad”

Por último, la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, ha realizado un repaso por las medidas del Gobierno en cuanto al aumento de medios materiales y humanos en los centros residenciales y a la coordinación entre consejerías. Junto con la vacuna, ha dicho, las medidas adoptadas están avaladas por la autoridad sanitaria y compartidas por agentes implicados. “Siempre se han tomado con prudencia y responsabilidad”.

A la diputada de Cs le ha espetado que hable de derechos fundamentales cuando uno de ellos es el acceso a la sanidad pública, algo que no se ha garantizado “en otras comunidades autónomas” y que Ciudadanos “no ha reprochado a sus compañeros de Gobierno”.

Dicho esto, ha defendido también las medidas adoptadas tras el incremento importante de los contagios y ha reiterado que el seguimiento y la vigilancia “no ha dejado de ser constante” y se coordina con el resto de autonomías. “Entendemos la preocupación de las familias pero para el control de la transmisión se han tenido en cuenta muchos factores y el más importante es la vulnerabilidad de los mayores”.

“Las residencias son un hogar, es su casa, un espacio familiar donde se hace un trabajo impecable por parte los profesionales, pero el virus es difícil de controlar, y desde el Gobierno hay que actuar con previsión y responsabilidad. La vacuna un gran efecto positivo en los centros residenciales pero no es suficiente”, ha remarcado la consejera. Por todo ello, Bárbara García ha pedido seguir confiando en la ciencia y seguir trabajando “con responsabilidad de gobierno”, tomando “decisiones difíciles pero que garanticen la protección de los ciudadanos”. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats