eldiario.es

9

CATALUNYA

El irresistible ascenso del dron en el imaginario antiterrorista

La política antiterrorista deja de regirse por criterios de legalidad para pasar a ser una cuestión puramente técnica, cuyo debate se circunscribe a la capacidad de matar “eficientemente” a la persona designada.

Sanders y Kasich son los candidatos más fuertes de sus partidos, según un sondeo

En la imagen, el senador independiente y aspirante a la candidatura presidencial Demócrata Bernie Sanders. EFE

“Pienso que tenemos que usar los drones de manera selectiva y eficiente”, afirmaba en una entrevista el candidato a la presidencia de Estados Unidos Bernie Sanders. “[Criterios] que no siempre se han cumplido”, añadía inmediatamente. El senador de Vermont, antiguo opositor a la guerra de Vietnam, llegó a votar en 2013 contra la nominación del actual director de la CIA John Brennan, principalmente debido a sus discrepancias por la política de ataques con drones en Oriente Medio.

Brennan, oficial de la CIA durante los años de la administración Bush, llegó a defender públicamente el uso de “técnicas de interrogatorio mejoradas”, el eufemismo por el cual el ejecutivo se refería a los programas secretos de tortura sistemática llevados a cabo por la inteligencia americana en lugares como Abu Ghraib o Guantánamo. El mismo Brennan, que hoy ejerce como asesor antiterrorista para la administración Obama, es también uno de los principales impulsores de la actual campaña de asesinatos selectivos mediante aviones no tripulados. El pasado 2011 elogiaba “la excepcional precisión” de los ataques con drones, la cual supuestamente había permitido “no tener que lamentar una sola muerte colateral” en el uso de fuerza letal [sic].

Observamos que, pese a la desconfianza aparente que le merece Brennan, Sanders basa su defensa del programa dron partiendo de su mismo criterio: su eficiencia. Lo supedita por lo tanto a la condición de usar estas armas de modo “selectivo” y “eficiente”, algo que, de hecho, es lo que oficialmente ya vendría a caracterizar los métodos de la actual administración, cuyo artífice no es otro que Brennan. Lo novedoso del enunciado de Sanders es que no supone novedad alguna, dado que también el ejecutivo presidido por Obama aduce un componente quirúrgico a las intervenciones que realiza.

“Solamente autorizamos una operación contra una determinada persona si tenemos un alto grado de certeza de que es el terrorista que buscamos [y] que civiles inocentes no serán heridos o muertos, salvo en la más rara de las circunstancias” (…) Los estándares que seguimos a la hora de identificar un objetivo y evitar la pérdida de vidas inocentes exceden los requeridos por la ley internacional en un campo de batalla convencional”, dijo el actual director de la CIA al describir sus propios procedimientos, requisitos que bien podría haber suscrito Sanders, partidario de unos ataques con drones que tengan como prioridad su carácter “selectivo” y “eficiente”.

Para ambos, la excelencia atribuida al arma es suficiente para justificar la existencia de un programa  clasificado autorizado   por el ejecutivo estadounidense para que sus departamentos de inteligencia puedan cometer asesinatos selectivos en cualquier rincón del mundo contra supuestos objetivos terroristas. Al parecer, el (¿elevado?) grado de precisión de las aeronaves no tripuladas convierte en irrisorio un debate acerca de su legalidad. Y que sea precisamente Sanders el que fundamente su defensa del programa dron al nivel de “eficiencia” que es capaz de asumir, revela un aspecto alarmante de la situación política actual en Estados Unidos: la normalización en el plano de lo político (incluso entre sus “enfants terribles”, como Sanders) de un modelo según el cual el presidente de Estados Unidos, en representación del poder soberano, puede decretar matar a placer sin tener que rendir cuentas a procesos de legalidad, tutela o evidencia.

La política antiterrorista deja de regirse por criterios de legalidad para pasar a ser una cuestión puramente técnica, cuyo   debate se circunscribe a la capacidad de matar “eficientemente” a la persona designada, como si los aspectos legales dejaran de ser aplicables debido al componente quirúrgico de las intervenciones (el cual no he querido valorar aquí, pero que sí he hecho en otro lado para desmontar algunos mitos acerca de su supuesta precisión). El perfeccionamiento de los ataques pareciera habilitar una especie de “seguro de impunidad” que inevitablemente genera episodios como el del pasado 7 de marzo en Somalia, donde 150 personas murieron a causa de un bombardeo de Estados Unidos. Un comunicado de 5 frases afirmaba, sin aportar prueba alguna al respecto, que se trataba de un campo de entrenamiento el grupo terrorista somalí Al Shabaab (sin siquiera nombrar alguna de las identidades de los objetivos abatidos, las cuales se siguen desconociendo). Y de la ausencia de declaraciones al respecto por parte del candidato Sanders no solamente cabe entender la aprobación tácita del asesinato extrajudicial de 150 personas en un territorio que no se encuentra en guerra contra Estados Unidos, sino también el alto grado de semejanza de sus “rigurosos estándares” con los de la actual administración en materia de ataques “selectivos”.
 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha