eldiario.es

9
Menú

CATALUNYA

Vida, lucha y memoria histórica

El Festival Grec estrena un monólogo sobre Neus Català, última superviviente catalana del campo de exterminio nazi para mujeres de Ravensbrück.

La actriz Mercè Arànega es la voz de Neus Català en Un cel de plom, un montaje dirigido por Rafel Duran que se podrá ver hasta el 26 de julio en la Sala Muntaner.

- PUBLICIDAD -
teatro-neus-catala-un-cel-de-plom-sala-muntaner-barcelona_img-522048.jpg

La actriz Mercè Arànega es la voz de Neus Català / DAVID RUANO

Sobrevivió al horror de los campos de exterminio gracias a la fuerza moral y la solidaridad entre compañeras. Cuando fue liberada, se prometió no olvidar. Si convivir con el horror es insoportable también lo es intentar sobrevivirlo e intentar vivir con una supuesta "normalidad", sobre todo cuando la mayoría de las personas de alrededor manifiestan constantemente la voluntad de olvidar el pasado. Neus Català continuó luchando por la memoria.

Sus recuerdos, novelados por Carme Martí en el libro Un cel de plom (Ara Llibres) con una sensibilidad y una intensidad extraordinarias, son auténticas lecciones de vida convertidas en una larga historia que ahora encuentra cobijo en el Teatro Muntaner. La actriz Mercè Arànega encarna esta mujer valiente que ha luchado hasta la extenuación para salvaguardar la memoria de los deportados y en favor de los derechos democráticos.

La vida de Neus Català es la historia viva de un siglo y de una lucha constante. Rafel Duran decidió emprender este proyecto escénico tras el impacto causado por la lectura de la biografía. "Son cien años, que engloban todos los capítulos importantes del siglo XX, además los más terribles". A su juicio, dentro de Neus Català "hay muchas Neus, es como una matrioska rusa, porque hablamos de la deportada, de la víctima, de la comunista, la republicana, de la exiliada".

Mercè Arànega advierte que se ha querido hacer "un viaje" por la memoria de esta mujer y ella "da voz a muchas mujeres". En este punto, ha comentado que lo que hace en el escenario es dirigirse al público y en momentos reproduce como si estuviera en un vagón de tren deportada, como si este lugar hiciera mal olor, o reproduce una paliza, es un continuo entrar y salir, pasar del momento actual, al pasado y también al futuro. El dramaturgo Josep Maria Miró, responsable de la adaptación teatral, ha afirmado que de esta forma ha intentado que el texto recoja lo que representa "el después del horror".

Más allá del relato del horror, su caso aporta aspectos de gran interés: Neus Català hazaña un discurso de resistencia y supervivencia que mantiene de manera combativa hasta la fecha. Català vence la voluntad de deshumanización del régimen nazi y, no sólo eso, sino que construye una voz propia huyendo de la individualidad y creando una conciencia profunda de colectividad.

Con formato multidiscplinario, Neus Català. Un cel de plom es un discurso teatral con fuerte compromiso político-social. Sus recuerdos son auténticas lecciones de vida convertidas en una larga historia. La obra es un ejercicio de memoria para recordar, a todas las voces que lo niegan, que el holocausto y los campos de exterminio existieron.

Neus Català salió de los campos y comenzó a vivir. Hizo de la experiencia vida, lucha y memoria histórica. Con el estreno de Un cel de plom, esta mujer centenaria de Els Guiamets, vuelve a ser partícipe de su gran afición de juventud, el teatro. Un viaje a través de la memoria.  Un homenaje al sacrificio, la justicia, las libertades democráticas y la defensa de los derechos humanos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha