eldiario.es

9

CATALUNYA

Las ONG catalanas plantan cara a la Generalitat

Francesc Mateu, presidente de la Federación Catalana de ONG.

Un nuevo boquete en el tejado financiero de la Generalitat amenaza con llevar a la Administración catalana ante los tribunales. Allí se verá las caras con una veintena de ONG locales el gobierno catalán si, en los próximos meses, no encuentra la fórmula para saldar los siete millones de euros que les adeuda, según han denunciando hoy las entidades afectadas.

Es sólo una parte del agujero. La cifra corresponde únicamente a los impagos de 2011 por los convenios plurianuales firmados en 2010. La deuda de 2012 permanece aún pendiente del recuento final. Pero la Federación de ONG catalanas estima que la cifra será igual o superior a la del año anterior, lo que elevaría el montante total a unos 16 millones de euros.

Estranguladas por los impagos de la Generalitat y por los drásticos recortes de presupuesto de las Agencias Catalana y Española de Cooperación, este grupo de ONG catalanas por la promoción de la paz, la defensa de los derechos humanos y de cooperación al desarrollo se han visto obligadas a reducir o ralentizar en algunos casos y a anular, en otros, los diferentes proyectos solidarios que llevan a cabo tanto en Catalunya como, principalmente, en los países del sur.

Seguir leyendo »

Haití aún tiembla tres años después

"El terremoto del 12 enero de 2010 dejó cerca de dos millones de haitianos sin hogar -casi una cuarta parte de la población- desencadenando una crisis humanitaria sin precedentes". Así comenzaba el informe 2011 de Amnistía Internacional sobre el estado de los derechos humanos en la isla de Haití. Además de los 230.000 muertos y los 300.000 heridos, se ponía otro tema sobre la mesa: la situación precaria de los supervivientes de la catástrofe.

A finales de 2010, más de un millón de desplazados continuaban sobreviviendo en condiciones extremas en alguno de los 1.110 campamentos provisionales. Y hoy en día, cuando se cumplen tres años del terremoto, las condiciones de la población en los campamentos provisionales parece que no ha mejorado. Las condiciones sanitarias son deficientes, existen 800.000 personas que no tienen acceso regular a alimentos básicos, el acceso al agua, al saneamiento y a los sistemas de eliminación de residuos es limitado, y todo ello contribuye a la propagación de enfermedades infecciosas, como el cólera.

Y la bola se va haciendo mayor: demasiados años sin que se hayan afrontado los problemas la población más desamparada han hecho que estas dificultades iniciales causadas por la catástrofe hayan creado otras. Cuando no se cubren las necesidades más básicas, se da pie al caos y la situación se vuelve cada vez más insegura. Uno de los problemas más

acuciantes es el aumento de la violencia hacia uno de los colectivos más vulnerables: las niñas y las mujeres.

La situación de extrema emergencia que viven los haitianos no sólo se ha alargado demasiado, sino que empeora a paso de gigante.

Más acciones, menos donaciones

Un mes después del terremoto, en febrero de 2010, 10 ONG presentes en Haití y asociadas a la Federación Catalana de ONG (FCONG) se sumaron al movimiento internacional de países donantes y organizaciones internacionales que se comprometieron a aportar 5.300 millones de dólares durante 18 meses para financiar la reconstrucción de la isla.

Aunque la comunidad internacional y las agencias humanitarias respondieron rápidamente a la llamada de emergencia, la ayuda no sólo llegó con lentitud -sobre todo a aquellas comunidades más afectadas- sino que no ha servido para emprender actuaciones que puedan asegurar unas condiciones de vida dignas y a largo plazo a los miles de desplazados.

La construcción de alojamientos provisionales fue muy lenta: no ayudaba el hecho de que las autoridades no ofrecieran terrenos adecuados. Tampoco se conocía ninguna información clara sobre los planes y políticas gubernamentales para realojar a los afectados en viviendas adecuadas y permanentes. El resultado es que la gran mayoría de las personas desplazadas sigue sin tener acceso a un alojamiento adecuado.

Desalojos forzosos

Desde el terremoto, las autoridades locales y los terratenientes han ido desalojando por la fuerza y ​​sin el proceso adecuado a miles de familias desplazadas que ocupaban terrenos públicos y particulares. La situación de Marie (nombre ficticio) y de su hijo es tan sólo un ejemplo de lo que ha sido el pan de cada día para la población haitiana.

"El comité del campamento nos presionaba para que nos fuéramos. Decían que necesitaban la plaza para un campeonato [de fútbol]. Pero no teníamos donde ir, así que nos quedamos. De vez en cuando, distribuían folletos con amenazas. De noche, nos lanzaban piedras y botellas a las tiendas [...] Entonces, un día, a las tres de la madrugada, vinieron y empezaron a llamar a las puertas. Luego, me destrozaron el refugio con hojas de afeitar y cuchillos [...] Me sacaron a empujones y comenzaron a romper todo. No tuve tiempo de llevarme ninguna de mis cosas, me quedé sólo con la ropa que llevaba puesta". Marie y su hijo fueron desalojados a la fuerza y ​​con violencia el 21 de diciembre de 2011 de Place Jérémie, junto con decenas de familias más.

Pan para hoy, hambre para mañana

La única actuación que han llevado a cabo las autoridades haitianas ha sido la puesta en marcha del "Proyecto 16/6", un plan de realojamiento de personas de 50 campamentos para desplazados en 16 barrios. El plan concede a las familias un subsidio para alquiler de 500 dólares estadounidenses durante un período de 12 meses a fin de animarlas a abandonar los campamentos y buscar una vivienda mejor, así como 25 dólares para transporte. Una idea para maquillar una situación actual pero no una solución de futuro.

Aunque el plan ha ayudado algunas familias, los subsidios son demasiado bajos y no se apoya en la búsqueda de alojamiento a largo plazo. De hecho, muchas personas trasladaron a Amnistía Internacional su preocupación por no saber a dónde irían a vivir cuando se les acabara el subsidio y no pudieran pagar el alquiler.

Las donaciones internacionales deben servir para ayudar a las organizaciones y los gobiernos locales a reconstruir la sociedad con decisiones de futuro y políticas de derechos humanos.

La responsabilidad es doble: la comunidad internacional debe garantizar que sus esfuerzos se traducen en proyectos de reconstrucción real de la vida de los afectados, no sólo en donaciones a la caridad. Pero son los gobiernos nacional y local los que deben pensar a largo plazo, utilizar toda esta ayuda para empezar a construir, hoy, lo que hará crecer Haití en los próximos años. ¿Quieren o saben hacerlo? Si el resto del mundo vuelve a dirigir la mirada hacia allí, seguro que lo intentan.

Seguir leyendo »

Haiti, tres anys després encara tremola

“El terratrèmol del 12 gener de 2010 va deixar prop de 2 milions d'haitians sense llar – quasi una quarta part de la població- desencadenant una crisis humanitària sense precedents”. Així començava l'informe 2011 d'Amnistia Internacional sobre l'estat dels drets humans a l'illa d'Haití. A més dels 230.000 morts i els 300.000 ferits, es posava un altre tema sobre la taula: la situació precària dels supervivents a la catàstrofe.

A finals del 2010, més d'un milió de desplaçats continuaven sobrevivint en condicions extremes en algun dels 1.110 campaments provisionals. I avui dia, quan es compleixen tres anys del terratrèmol, les condicions de la població als campaments provisionals sembla que no ha millorat. Les condicions sanitàries són deficients, existeixen 800.000 persones que no tenen accés regular a aliments bàsics; l'accés a l'aigua, al sanejament i als sistemes d'eliminació de residus és limitat, i tot això contribueix a la propagació de malalties infeccioses, com el còlera.

I la bola es va fent gran: massa anys sense que s'hagin afrontat els problemes de la població més desemparada, han fet que aquestes dificultats inicials causades per la catàstrofe, n'hagin creat d'altres. Quan no es cobreixen les necessitats més bàsiques, es desperta al caos i la situació es torna cada cop més insegura. Un dels problemes més urgents? L'augment de la violència cap a un dels col.lectius més vulnerables: les nenes i les dones. La situació d'extrema emergència que viuen els haitians no només s'ha allargat massa, sinó que empitjora a pas de gegant.

Seguir leyendo »

Un monòleg sobre Rachel Corrie

Ver versión en castellano

Rachel Corrie (1979-2003) fou una militant pacifista que va morir a la franja de Gaza el 16 de març de 2003. Intentava aturar un buldòzer que pretenia enderrocar una casa palestina. La seva mort no és una derrota. És un cant a l'esperança. Un dia es solucionarà aquest conflicte mitjançant el diàleg.

En la Diada de la No Violència, la Universitat Internacional de la Pau recorda –en el diumenge posterior a l'aniversari de la mort de Gandhi– a una personalitat que hagi dedicat la seva vida a la pau. Aquest any, 2013, es tracta de Rachel Corrie. La contribució del Gabinet de Comunicació i Educació del departament de Periodisme de la UAB ha estat un audiovisual, amb un monòleg dedicat a la seva persona, interpretat per en Genís Lama i realitzat per Alodia Quesada. La idea i el text és de José María Perceval.

Seguir leyendo »

Un monólogo sobre Rachel Corrie

Veure versió en català

Rachel Corrie (1979-2003) fue una militante pacifista que murió en la franja de Gaza el 16 de marzo de 2003. Intentaba detener un bulldozer que iba a derribar una casa palestina. Su muerte no es una derrota. Es un canto a la esperanza de que un día se solucionará este conflicto mediante el diálogo.

En el Día de la No Violencia, la Universidad Internacional de la Paz recuerda –en el domingo posterior al aniversario de la muerte de Gandhi–  a una personalidad que haya dedicado su vida a la paz. Este año, 2013, se trata de Rachel Corrie. La contribución del Gabinete de comunicación y Educación del departamento de Periodismo de la UAB ha sido un audiovisual, con un monólogo dedicado a su persona, interpretado por Genís Lama y realizado por Alodia Quesada. La idea y el texto son de José María Perceval.

Seguir leyendo »

2013: ¿y si también hablamos de derechos humanos?

Estos primeros días de 2013 se suceden previsiones y análisis del año que dejamos atrás y del nuevo que empezamos. Sobre la mesa, muchas incertidumbres por la situación que vivimos, pero también muchos retos. Poca gente, sin embargo, habla de derechos humanos y pensamos que nos toca hacerlo, en Catalunya y más allá, porque los derechos humanos se conviertan en pieza clave de las agendas sociales, políticas y económicas que vienen.

Sin profundizar en los derechos humanos difícilmente superaremos las situaciones provocadas por la pobreza, y sin atacar las causas de la pobreza tampoco podremos poner fin a las vulneraciones de derechos humanos que se derivan de éstas. Amnistía Internacional lleva desde 2009 denunciando este círculo vicioso que nos atenaza cada vez más y hoy toca hacerlo quizás con más fuerza e intensidad.

Así, como todos, hoy hacemos balance, pero sobre todo nos marcamos el camino para que 2013 sea un buen año para los derechos humanos, o al menos mejor que 2012. Desde Amnistía Internacional nos dejaremos la piel, trabajando como hemos hecho los últimos 50 años.

Seguir leyendo »

2013: i si també parlem de drets humans?

Aquests primers dies de 2013 se succeeixen previsions i anàlisis de l’any que deixem enrere i del nou que encetem. Sobre la taula, moltes incerteses per la situació que vivim, però també molts reptes. Poca gent, però, parla de drets humans i pensem que ens toca fer-ho, a Catalunya i més enllà, perquè els drets humans esdevinguin peça clau de les agendes socials, polítiques i econòmiques que vénen.

Sense aprofundir en els drets humans difícilment superarem les situacions provocades per la pobresa, i sense atacar les causes de la pobresa tampoc no podrem posar fi a les vulneracions de drets humans que se’n deriven. Amnistia Internacional porta des de 2009 denunciant aquest cercle viciós que ens tenalla cada cop més i avui toca fer-ho potser amb  més força i intensitat.

Així, com tothom, avui fem balanç, però sobretot ens marquem el camí perquè 2013 sigui un bon any per als drets humans, o almenys millor que el 2012. Des d’Amnistia Internacional ens hi deixarem la pell, treballant-hi com hem anat fent els darrers 50 anys.

Seguir leyendo »

Una huelga de cajón en un país sin sentido

 “Como he tenido muchos amigos yonkis, escuché la noticia de Reboredo, me entró un siroco y me vine para acá. Antes busqué en internet ‘huelgas de hambre’ y me dije '¡anda la hostia!'”. Hoy el escritor vasco Willy Uribe cumple 15 días sin comer. Bebe jarabe de arce y agua, fuma siete cigarrillos de liar al día y chupa sal. Eso es todo. Si le ofrecen un caldo dice que no quiere hacer trampas y cuando le pregunto cuándo va a terminar la huelga responde con convicción: “Cuando indulten a Reboredo”. ¿Pero lo van a indultar? “De eso no tengo ninguna duda. Es de cajón”.

No ha tomado ninguna medicina. En estos días tiene más frío, ha bajado tres kilos y medio, siente un vacío en el estómago y a ratos se marea un poco. Pero se siente tranquilo: recibe asesoría y compañerismo de un ex preso político que en plena dictadura argentina ayunó 23 días seguidos. Willy es fuerte, es surfero, duerme muy bien y hace la siesta. Por eso cree que puede aguantar todavía “unos veinte días”. Cada vez tiene más sueño, eso sí. Se marea más. Y ya no puede salir a la calle: se cansa.

Comenzó una huelga de hambre, el pasado 11 de diciembre, por un hombre al que jamás ha visto. Lo pensó concienzudamente durante media hora, cuenta, y luego les dijo a su compañera y a su hija lo que iba a hacer y se trasladó a Barcelona porque cree que desde la Ciudad Condal es más fácil llamar la atención de los medios. Cree que aquí hay una red de activismo más sólida.

Seguir leyendo »

Sombras

En este último trimestre del año muchas personas han intentado llegar de forma desesperada a Europa. Algunas han saltado la valla de Melilla y otros han emprendido un viaje muy arriesgado en patera. Algunas han dejado su vida en el camino y otros han conseguido su objetivo a un precio muy alto.

La tragedia se hace más grande aún cuando se piensa en lo que les espera en su destino anhelado.

Decía Edward Said que el exilio es algo curiosamente cautivador cuando se piensa, pero terrible de experimentar. Es una grieta imposible de cicatrizar que se impone entre un ser humano y su lugar natal. Nunca, decía, se puede superar su esencial tristeza.

Seguir leyendo »

Ombres

En aquest darrer trimestre de l'any moltes persones han intentat arribar de forma desesperada a Europa. Algunes han saltat la tanca de Melilla i d'altres han emprès un viatge molt arriscat en pastera. Algunes han deixat la seva vida pel camí i d'altres han aconseguit el seu objectiu a un preu molt alt.

La tragèdia es fa més gran encara quan es pensa en allò que les espera en el seu destí anhelat.

Deia Edward Said que l'exili és quelcom curiosament captivador quan s'hi pensa, però terrible d'experimentar. És una clivella impossible de cicatritzar que s' imposa entre un ser humà i el seu lloc natal. Mai, deia, no es pot superar la seva essencial tristesa.

Seguir leyendo »