eldiario.es

9
Menú

CATALUNYA

Las asociaciones solidarias se resisten a la agonía

Las ONG catalanas firman un manifiesto para reivindicar una política pública de cooperación, paz y Derechos Humanos

El presupuesto de la Agencia Catalana de Cooperación se ha reducido a menos de la mitad desde el pasado año

La caridad sustituye a la solidard y el Govern dedica menos del 0,2% del PIB a ayuda al desarrollo

- PUBLICIDAD -

Pese a que las restricciones presupuestarias de los úlitmos años parecen condenarlas a la extinción, las asociaciones solidarias y humanitarias se resisten a desaparecer. Por lo menos, no lo harán en silencio.

Por este motivo, y a 20 días de las elecciones del próximo 25 de noviembre, la Confederación Catalana de ONG por la Paz, los Derechos Humanos y el Desarrollo, la Coordinadora de ONG y Otros Movimientos Solidarios de Lleida, la Coordinadora de ONG Solidarias de las comarcas de Girona y el Alt Maresme y la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, la defensa de los Derechos Humanos y la Paz de Tarragona han elaborado un Manifiesto que presentarán este miércoles, en un acto que se celebrará en el museo Marítimo de Barcelona y que incluirá un debate entre representantes de diferentes partidos políticos que concurren a estas elecciones.

El Manifiesto se titula 'En defensa de una Política Pública Catalana de Cooperación por la Paz, los Derechos Humanos y la Cooperación' y lo han firmado la mayor parte de las asociaciones solidarias y de defensa de los Derechos Humanos que intervienen en el Tercer Mundo.

Estas asociaciones viven, en los últimos tiempos, situaciones económicas límite. Muchas han de cerrar sus puertas, reducir personal, recortar salarios, eliminar proyectos, abandonar sus sedes... Sufren no sólo las restricciones presupuestarias en las partidas que las administraciones públicas dedican a subvenciones, de las que obtenían la mayor parte de sus ingresos, sino las deudas que esas mismas administraciones, especialmente la Generalitat, tienen con ellas. Hasta 2008, los presupuestos que el Gobierno catalán dedicaba a ajudar al Tercer Mundo fueron creciendo. Pero a partir de entonces, las partidas se fueron reduciendo y en los dos últimos años de gobierno de CiU han sufrido recortes contundentes.

El presupuesto de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo, en 2011, era de 22 millones de euros. Este año, ha quedado reducido a 9,5 millones, el mismo nivel que tenía hace ahora 12 años. Esta reducción ha implicado que la Agència haya anulado la convocatoria de subvenciones a las ONG de desarrollo cuando ya se habían presentado muchos proyectos. Resultaba absurdo prometer subvenciones cuando aún se adeudaban las concedidas en convocatorias anteriores. Estas deudas llevaron, en el mes de junio pasado, a una cincuentena de representantes de este sector a encerrarse en la sede de la Agència, en la Via Layetana barcelonesa, para protestar por unos impagos que cifraban en unos 10 millones de euros, afectaban a unas 70 asociaciones, y dejaban unas 50 con graves problemas de supervivencia.

La respuesta del director de la Agència, Carles Llorens, fue clara: “No hay dinero. Tenemos problemas de liquidez”. Los problemas de liquidez siguen. De hecho, se han agravado. Las asociaciones, sin embargo, no dan su brazo a torcer. Hacen encaje de bolillos para seguir funcionando. Muchos de sus dirigentes viven angustiados por unas deudas que no saben cómo afrontar.

Pero continúan convencidos de la necesidad de su labor y de la reversibilidad de la política económica actual del Gobierno catalán. Recuerdan, en el Manifiesto que presentan este miércoles, que el Estatut de Catalunya explicita en su preámbulo “el firme compromiso de Catalunya con todos los pueblos para construir un orden mundial pacífico y justo” y consideran que mantener este compromiso no es utópico. Reconocen las dificultades que sufren la sociedad y las administraciones públicas por los efectos de la crisis, pero critican el espectacular descenso del presupuesto de la Generalitat dedicado a la construcción de la paz, los derechos humanos y la ayuda al desarrollo. “Apostamos por generar y mantener recursos estables y previsibles de financiación para el desarrollo humano, sin renunciar a conseguir en un futuro próximo el 0,7%”.

Este 0,7%, cifra mítica del mundo solidario, se refiere al compromiso que las Naciones Unidas solicitaron a los gobiernos de los diferentes países para que dediquen el 0,7% de su PIB (Producto Interior Bruto) a la ayuda al desarrollo. El Parlamento de Catalunya había asumido alcanzarlo en el año 2010. No fue posible. Ahora, este porcentaje ha caido por debajo del 0,2%.

A pesar de ello, los máximos responsables del sector reclamarán, este miércoles, a los aspirantes a gobernar Catalunya que “por solidaridad, por justicia, para el desarrollo y bienestar de todas las personas del planeta y de las próximas generaciones, Catalunya necesita una política pública de cooperación, paz y derechos humanos”.

Muchos creen, sin embargo, que, lamentablemente, la caridad está comiendo terreno a la solidaridad y que esta vía lleva a la subsistencia no a la construcción del mundo más justo y solidario para el que se concibieron la mayor parte de las ONG que se han sumado a este Manifiesto.

 

Más información en:

http://manifestpolitiques.wordpress.com/

https://www.facebook.com/events/121248438031336/#!/events/395929693814372/

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha