eldiario.es

9

CATALUNYA

Una huelga de cajón en un país sin sentido

 “Como he tenido muchos amigos yonkis, escuché la noticia de Reboredo, me entró un siroco y me vine para acá. Antes busqué en internet ‘huelgas de hambre’ y me dije '¡anda la hostia!'”. Hoy el escritor vasco Willy Uribe cumple 15 días sin comer. Bebe jarabe de arce y agua, fuma siete cigarrillos de liar al día y chupa sal. Eso es todo. Si le ofrecen un caldo dice que no quiere hacer trampas y cuando le pregunto cuándo va a terminar la huelga responde con convicción: “Cuando indulten a Reboredo”. ¿Pero lo van a indultar? “De eso no tengo ninguna duda. Es de cajón”.

No ha tomado ninguna medicina. En estos días tiene más frío, ha bajado tres kilos y medio, siente un vacío en el estómago y a ratos se marea un poco. Pero se siente tranquilo: recibe asesoría y compañerismo de un ex preso político que en plena dictadura argentina ayunó 23 días seguidos. Willy es fuerte, es surfero, duerme muy bien y hace la siesta. Por eso cree que puede aguantar todavía “unos veinte días”. Cada vez tiene más sueño, eso sí. Se marea más. Y ya no puede salir a la calle: se cansa.

Comenzó una huelga de hambre, el pasado 11 de diciembre, por un hombre al que jamás ha visto. Lo pensó concienzudamente durante media hora, cuenta, y luego les dijo a su compañera y a su hija lo que iba a hacer y se trasladó a Barcelona porque cree que desde la Ciudad Condal es más fácil llamar la atención de los medios. Cree que aquí hay una red de activismo más sólida.

“Me gustaría hacer una pregunta a toda esta gente que celebra el nacimiento de su Dios. Rajoy, el rey y el ministro de Justicia: ¿Qué creen que haría Jesús de Nazaret? Pregúntenselo cuando vayan a la misa del gallo, pregúntenselo honestamente. ¿Estaría con cuatro mossos d’esquadra que han sido indultados a pesar de que torturaron a un detenido o con un ex yonki que hace años que no consume y a quien la lentísima justicia ahora encarcela por estar en posesión de menos de medio gramo de heroína hace años?”.

La respuesta, también es de cajón.

Este gobierno que “protege los intereses de diez mil personas en este país” nos debe una explicación y Willy ha decidido dejar de comer hasta que nos la den. Es así de simple, de normal, de justo. Lo hace sin ninguna demagogia, sin apenas pretensión. Porque sí y basta. Porque es lo que toca.

Pasó los 12 primeros días de la huelga en el local de Sigue Leyendo, pero el día 13 Cristina Fallaràs y Raúl Argemí se lo llevaron a casa. Aquí Willy está más tranquilo, menos solo, más calentito. Y ahora pasa los días sentado casi todo el rato, lee bastante y usa cada vez menos el ordenador. Lo atosiga.

“Salir de la heroína vale más que hacer una carrera judicial”, dice. Y tiene razón. Pero David Reboredo lo consiguió, se desenganchó hace diez años en los que ha sufrido dos recaídas (¡la última hace tres años y medio!) y hoy ayuda a adictos y a portadores del VIH en Vigo, su ciudad natal.

Apoyan su causa varias ONG de la ciudad gallega y se han hecho peticiones de indulto como la que convocó a 200 personas con los ojos vendados en el centro de Vigo; el pleno del Ayuntamiento que en breve pedirá la revisión del caso o la propuesta que Willy Uribe ha colgado en internet: el 27 de diciembre, estés donde estés, siéntate a las 12h del mediodía en el suelo, 5 minutos, por David, por la justicia, por todos nosotros.

A pesar de que Gallardón dio su palabra de honor de que revisaría el caso hace casi un par de semanas, el Gobierno no se ha pronunciado. “Aunque hay tantos frentes abiertos ahora mismo en el país...”, reconoce Willy. Y luego dice que lo que necesita es aguantar más, insistir, que sea evidente que no va a rendirse. Y que quienes lo vean a él vean a David Reboredo y la injustísima ley de indulto de este país.

Este gobierno que ha liberado a más de 400 personas entre las que están el militante del Partido Popular Tomás Gómez Arrabal y tres compañeros suyos, condenados por corrupción; el abogado Piqué Vidal, condenado por haber mantenido contactos delictivos con el juez Lluís Pascual Estivill durante el affaire Banca Catalana; el actual consejero delegado del Banco de Santander Alfredo Sáenz o los ex directivos de Banesto Miguel Ángel Calama Teixeira y Rafael Jiménez de Parga. Políticos y empresarios sin riesgo.

En esta España de bancos extranjeros que truncan operaciones y a quienes pagamos rescates, trabajadores en espera de su paga extra, extranjeros que ven tambalearse su derecho a la salud, desahuciados sin recursos y gente sin voz. “En este país”, suspira Willy Uribe, en el que “hay que cambiarlo todo”.

Nosotros podemos darle la razón difundiendo su voluntarioso acto de justicia y firmando aquí: http://www.change.org/es/peticiones/ministerio-de-justicia-indulto-para-david-reboredo-3. Esto también es de cajón.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha