eldiario.es

9
Menú

CATALUNYA

El pleno extraordinario sobre la masificación turística en Sagrada Familia acaba sin acuerdo

CiU y PP tumban una propuesta de PSC, ICV-EUiA y Unitat per Barcelona que recogía las demandas vecinales para reordenar el turismo en el barrio

El regidor del distrito, Gerard Ardanuy, anuncia un inminente plan de medidas para mejorar el entorno del templo

- PUBLICIDAD -
Veïns i veïnes de la Sagrada Família es manifesten sota el lema "Recuperem el barri"

Vecinos de Sagrada Família se manifiestan bajo el lema "Recuperem el barri"

Casi tres horas de debate y ningún acuerdo. El pleno extraordinario celebrado este miércoles en el distrito del Eixample de Barcelona para abordar la masificación turística en el barrio de Sagrada Familia sólo ha servido para poner de manifiesto, una vez más, el profundo abismo que separa al Ayuntamiento de Barcelona y a los vecinos afectados cuando se trata de hablar del modelo turístico de la ciudad y, sobre todo, del reordenamiento del entorno del templo.

La negativa de CiU y PP a apoyar una propuesta presentada por los grupos del PSC, ICV-EUiA y Unitat per Barcelona, que recogía prácticamente todas las demandas de la Asociación de Vecinos de Sagrada Familia y de otras entidades del barrio, provocó gran indignación entre los vecinos que llenaban la sala de plenos con carteles y que pudieron intervenir al inicio para exponer sus reivindicaciones y para recriminar al regidor del distrito, Gerard Ardanuy, su “pésima gestión”.

El texto rechazado proponía una nueva regulación sobre apartamentos turísticos, el estudio y ejecución de un proyecto de pacificación del entorno del templo expiatorio que incluyera la revisión de todas las licencias de terrazas, la prohibición de la circulación del Bus Turístic por la calle Marina y la supresión de sus paradas en la calle Sardenya, un nuevo plan de dinamización comercial, un estudio de los pisos vacíos del barrio para dedicarlos a alquiler social, el realojo en el barrio de los vecinos afectados por la futura reurbanización de la Sagrada Familia y pactar con los vecinos el futuro uso del cine Niza sin descartar su compra para convertirlo en un equipamiento de barrio.

La propuesta de la oposición también instaba al distrito a exigir a la junta del templo de la Sagrada Familia la aplicación de medidas para disminuir el impacto que la presencia diaria de miles de visitantes tiene en la ocupación del espacio público de las calles de alrededor. Entre éstas, se planteaba que las colas de acceso se hicieran dentro del propio recinto, la venta anticipada de entradas, la construcción de un aparcamiento de autocares y la limitación del aforo máximo, ahora inexistente a pesar del grave peligro que supone para la seguridad de turistas y peatones.

CiU responsabilizó a la oposición de la falta de acuerdo y recordó al grupo socialista que durante los 32 años que gobernaron Barcelona nunca fueron capaces de exigir al templo la correspondiente licencia de obras. A pesar de asegurar a los vecinos que eran “conscientes de la presión que sufren”, la portavoz del grupo convergente, Teresa Pitarch, les reclamó “coherencia” en sus demandas y les recordó que “el templo no tiene la culpa de todo”. De nada sirvió la propuesta de socialistas y republicanos de eliminar del texto el punto referente al cine Niza para llegar a un acuerdo.

Si con la petición de pleno monográfico sobre el modelo turístico del Eixample la oposición pretendía dejar en evidencia al regidor, lo consiguió sólo a medias. Gerard Ardanuy aprovechó el debate para anunciar un plan de medidas inminente que incluirá la creación de una mesa de trabajo específica de seguimiento, la aplicación de mejoras en la movilidad y el reordenamiento del espacio público alrededor del templo, y la implicación de la junta de la Sagrada Familia. “Es imperativo que el templo asuma la responsabilidad que le corresponde y yo no rehuiré ninguna responsabilidad”, remarcó.

La propuesta vecinal para crear una mesa de negociación presentada previamente a la votación tampoco tuvo mucho éxito. Entre los puntos a discutir,la Asociación de Vecinos de Sagrada Familia y la Plataforma Recuperem el Niza proponíanparalizar la demolición del cine Niza e incorporarlo a la lista de establecimientos emblemáticos, la suspensión por un año como mínimo de nuevas licencias de actividades hoteleras y comerciales, una campaña de inspección de licencias de actividades actuales, el control de la ocupación de la vía pública por parte de la Sagrada Familia, la limitación de los horarios de apertura al público del templo y prohibir la circulacióndel Bus Turístic y el City Tour por las zonas de exclusión.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha