eldiario.es

9

CATALUNYA

El Correo Catalán: el pufo olvidado de Jordi Pujol

Manifestación de trabajadores de El Correo Catalán ante el Palau de la Generalitat en julio de 1986.

La sorprendente confesión de Jordi Pujol como contumaz evasor fiscal obliga a todos sus hagiógrafos a tirar los escritos a la basura y empezar de nuevo. A la vista de la confesión, habrá que revisar la biografía del personaje de arriba abajo, y en este sentido vale la pena recuperar una sorprendente revelación sobre otro engaño de su pasado realizado hace pocos años por Pujol, y de la que, creo, nadie se enteró.

En el primer volumen de sus memorias, publicadas en 2007, Pujol admite que su periplo como empresario de prensa había ido mucho más allá de lo que siempre había pregonado la historia oficial. Es decir, admite que fue el accionista mayoritario de El Correo Catalán hasta la desaparición de este diario en 1986 (de hecho, el diario deja de salir en noviembre del 85, pero la editora cierra medio año después), cuando Pujol ya había ganado las elecciones catalanas por segunda vez. Oficialmente, sólo había sido accionista durante algunos años durante la segunda mitad de los setenta, y después, cuando fue elegido diputado a Cortes en 1977, traspasó sus acciones a un grupo de empresarios vinculados a Banca Catalana. La compraventa de acciones la publicó el mismo Correo el 29 de mayo de 1977 con este titular en portada: "Jordi Pujol ha vendido sus acciones de El Correo Catalán". En realidad, las acciones siguieron siendo suyas y estos empresarios (entre los cuales Xavier Millet, el hermano de Fèlix Millet) siempre actuaron como fiduciarios del líder nacionalista.

En los años setenta, los burgueses con aspiraciones políticas tenían claro que necesitaban tener algún diario importante en su órbita como palanca de proyección, lo que no contaban era que un periódico es un negocio goloso pero que, si no se sabe llevar, se puede perder mucho dinero y ganar muchos dolores de cabeza. Josep Santacreu, el hombre de Manuel Fraga en Catalunya, compró el Diario de Barcelona; y Jordi Pujol se hizo con el control del Correo, el viejo diario carlista que un grupo de empresarios algodoneros había revitalizado a partir de los sesenta. Estos dos diarios se disputaron el segundo lugar en la preferencia del público catalán en los setenta, por detrás de La Vanguardia, que les llevaba ventaja pero no tanta, y acabaron sucumbiendo en buena parte porque a partir del 75 ambos pasaron a estar sometidos a un proyecto político.

Seguir leyendo »

Ya no es Muy Honorable, ni siquiera honorable

Es obvio que Jordi Pujol ha decidido enfrentarse ahora y no más adelante a la mierda que le llenaba el armario. Suponemos que es para no perjudicar a la opción soberanista ya que el asunto, destapado en otro momento, habría sido mucho peor en términos políticos. Esto no le exime de nada. Nos pide perdón y no se lo pensamos dar. Por lo menos quien firma, que no ha votado nunca Convergencia pero creía en el valor carismático de Pujol.

Vivimos en un país donde una cantidad altísima de herencias no se declaran para no pagar impuestos. Es del Tercer Mundo, pero todos sabemos o conocemos a alguien que, simplemente, ante el hecho de que las administraciones implicadas no tienen los datos intercomunicados, espera que pase el tiempo y prescriba la falta. A los cinco años o los que sean, regularizas la herencia y ya está, todo el mundo contento, con la complicidad implícita -o explícita- de abogados y notarios. Somos un país, pues, todavía demasiado acostumbrado a ver al Estado como enemigo.

Pero hablamos de Jordi Pujol, que esquizofrénicamente, orwellianamente, curiosamente, indignamente, decidió comportarse así también. Él era el Estado y a la vez el enemigo del Estado. Muy bien, tu padre te deja un dinero de herencia y lo coloca en el extranjero para evadir el pago de impuestos. Es una herencia multimillonaria, pero el procedimiento no difiere del pequeño ciudadano que dilata el proceso de escriturar la herencia recibida de su padre muerto. Automáticamente, Jordi Pujol, tenía que haber declarado la existencia de este patrimonio. Sus hijos, pues, se habrían encontrado con un dinero limpio procedente de su abuelo. Mermado por los impuestos, pero limpio.

Seguir leyendo »

La confesión de Pujol, un espejo roto en Catalunya

Jordi Pujol es el primero en saber que su confesión ha generado un profundo sentimiento de estafa moral e intelectual entre cientos de miles de catalanes. Mientras escribía el principal relato político de la Catalunya contemporánea, Jordi Pujol mantenía importantes fondos en paraísos fiscales. Mientras basaba su liderazgo en un discurso de principios y valores, tuvo durante más de treinta años fondos ocultos a la hacienda pública. Jordi Pujol se dirige ahora a "los que se han sentido defraudados en su confianza"; habla de "dolor" y pide perdón. Porque sabe que el día 25 de julio del 2014, el día de su confesión, se ha roto uno de los grandes espejos en el que una parte de Catalunya se miró durante décadas.

Jordi Pujol significó la resistencia de cierta pequeña burguesía catalana al franquismo; fue una pieza clave en la construcción del ideario catalanista y creó el movimiento nacionalista que, con su hegemonía, le mantuvo 23 años en la presidencia de la Generalitat. Fue, en definitiva, un líder político e ideológico decisivo en la configuración de la Catalunya contemporánea. Tanto es así, que sin su tránsito intelectual del autonomismo al independentismo no se entiende en toda su dimensión el proceso que vive Catalunya en los últimos años.

Ahora ya no es posible hablar de los hijos díscolos de un padre entregado al país, a la patria. Porque ahora es el padre de los siete hijos y también de una determinada Catalunya el que ha confesado ser el único responsable de lo publicado hasta ahora y de lo que está por venir. ¿Y qué ocurrirá ahora con esa autoridad moral que cientos de miles de catalanes de diversas generaciones habían otorgado a Jordi Pujol? De momento, existe un sentimiento de vacío, de desconcierto, que aún es imposible calibrar en toda su dimensión.

Seguir leyendo »

El rescate bancario aporta continuos y renovados motivos de escándalo

Más de 13.000 millones de euros públicos del contribuyente fueron destinados a partir del 2011 a través del organismo gubernamental del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a rescatar de la quiebra a Catalunya Banc, nacido de la fusión el año anterior de Caixa de Catalunya, Caixa de Tarragona y Caixa de Manresa. Esta semana Catalunya Banc ha sido vendido al BBVA por 1.187 millones de euros, menos de la décima parte del importe del rescate por parte del contribuyente. En el mismo momento de la adquisición, BBVA anuncia oficialmente que prevé obtener en Catalunya Banc 300 millones de beneficios a partir de 2018, tras recortar más aun la plantilla de empleados. En 2013 Catalunya Banc ya declaró 532,2 millones de euros de beneficios, después de traspasar los activos inmobiliarios “tóxicos” al banco malo de la Sareb y despedir a 2.450 empleados.

Un banco rescatado con dinero público de su mala gestión en la aventura de la burbuja inmobiliaria logra de este modo pasar de la quiebra a nuevos beneficios en menos de tres años. Primera pregunta: ¿pueden decir lo mismo muchas otras empresas del sector productivo o particulares afectados por la crisis financiera desencadenada por los bancos? Segunda pregunta: ¿el saneamiento de los bancos en quiebra con dinero público ha servido para sanear igualmente los mecanismos de obtención de los beneficios? Tercera pregunta: ¿el carácter de banco nacionalizado ha significado alguna diferencia de actuación en comparación con los privados? Cuarta pregunta: la Diputación de Barcelona, propietaria de Caixa de Catalunya y gobernada durante décadas por el PSC-PSOE, ¿ha dado alguna explicación política de su gestión y de la imputación de 53 miembros del su consejo de administración, acusados de administración desleal por la justicia en una causa pendiente de juicio? Quinta pregunta: los 12.000 millones de euros que ha perdido el contribuyente en el rescate de Catalunya Banc, ¿merecen alguna explicación solvente por parte del gobierno que lo ha decidido?

Respuesta: el astronómico rescate con dinero público de Catalunya Banc solo habrá servido para revenderlo a precio de saldo a otro banco mayor, que cuenta obtener beneficios con rapidez a base de destruir más puestos de trabajo. Los 61.366 millones de euros del contribuyente destinados por el gobierno al conjunto del rescate bancario en España entre 2009 y 2013 lo han sido a fondo perdido, con el único objetivo de consolidar el negocio de las grandes entidades financieras, mientras el mismo gobierno recorta sin misericordia todos los servicios pde jubilación la sanidad o la educación.

Seguir leyendo »

Mobbing por liarse con un mosso

Área Básica Policial de Baix Empordà, comisaría de la Bisbal. / Foto: Mossos d'Esquadra

El peso de la ley ha caído con todo su rigor sobre una administrativa de la Comisaría de Policía de La Bisbal. Lleva tres meses y medio apartada de su puesto de trabajo por cometer (presuntamente) unos hechos que son considerados graves. Y deben serlo, ya que aún no están probados y la medida cautelar que se le ha aplicado es infinitamente más severa que la que, por ejemplo, se ha impuesto a los ocho agentes acusados del homicidio de Juan Andrés Benítez en el Raval, que sólo estuvieron apartados de servicio durante un mes y 10 días. O la que ha recibido el subinspector condenado -subrayamos: condenado- por agredir a David Fernández, que ha sido ninguna.

"Por un delito de faltas sería absolutamente desproporcionado apartar a una persona que tiene una hoja de servicios positiva, no abriremos ningún expediente disciplinario ni le apartaremos de servicio", afirmó categórico el conseller de Interior, Ramon Espadaler, al día siguiente de conocerse la sentencia que da la razón al diputado de la CUP.

Segúnme cuentansus abogados,EstherMorenoyJuanBrugué, esta administrativa destinada en La Bisbal no ha matado a nadie -ni siquiera sin querer- ni tampoco ha golpeado violentamente a nadie. Pero cotilleó en las bases de datos policiales nombres de personas que no tenían que ver con su labor -un pariente, un vecino, cosas así-, hizo búsquedas por internet en horas de trabajo, no cambió inmediatamente su chaqueta de sitio cuando un sargento le pidió que lo hiciera, un día se excedió de los veinte minutos reglamentarios para tomar el café, y se cruzó miradas y quizás palabras ofensivas con un mosso de esa comisaría, con el que había mantenido una relación sentimental que, por supuesto, terminó mal. Y que es el origen de todo este vodevil.

Seguir leyendo »

La tortilla de patatas y la vida sexual

Cada vez que pasa me quedo atónito. Hablo de las encuestas populares que los periódicos hacen a sus lectores. Son absolutamente perversas con preguntas imposibles de responder. Pero lo más curioso es que los mismos organizadores de la encuesta afirman obtener una multitud de respuestas. Para entendernos, no debería extrañarnos que un diario hiciera una encuesta donde preguntara: "¿Usted cree que el sol dejará de arder dentro de 3000 millones de años o de 5000 millones de años?" y que muchísima gente se creyera capaz de responder.

Son preguntas que sólo pueden contestar -y aun así con mucho cuidado- especialistas. Y a veces, grandes especialistas. Pero la insoportable cultura del tertuliano que se nos ha instalado a través de radios y televisiones hace posible el milagro: Somos un país de sabelotodos capaces de discutir y pelear como si realmente nos fuera la vida en ello.Siento no conocer el funcionamiento, en este sentido, de otros medios de comunicación extranjeros. A mí, como lector del diario en cuestión o espectador de la cadena televisión que sea, me causa una vergüenza ajena profunda y, automáticamente, dejo de leer, escuchar o mirar.

Si hablo hoy de este tema es porque el diario El País, con un titular prometedor El futuro de Cataluña, ha preguntado a 1000 catalanes (sí, sólo 1000) diversas cuestiones referidas al proceso soberanista. Han planteado a gente normal y corriente si la Cataluña independiente dejará de ser miembro de la Unión Europea, si quedará fuera del euro, si dejará automáticamente de ser miembro de la OTAN, si quedará fuera del Banco Europeo ... ¡Y yo que sé ! ¡Los políticos y los especialistas llevan meses discutiendo y ni ellos mismos se ponen de acuerdo! ¡Como quieren que lo sepa yo? ¡No dependerá de ello, que yo vote una cosa u otra! ¡Que hagan la encuesta entre los miembros del Colegio de Economistas! ¡O el de sociólogos! Usted me pregunta: ¿Le gustaría que una Cataluña independiente dejara de ser miembro de la Unión Europea? Aquí podríamos esbozar una respuesta. ¿Por qué? Pues porque la mayoría de catalanes, como ciudadanos administrativamente españoles, llevamos muchos años dentro de la Unión y nos hemos podido formar una opinión. Si la encuesta no se enfoca así, aparte de insultar la inteligencia, es claramente manipuladora. Y lo digo aunque el resultado dé datos que no me gusten.

Seguir leyendo »

Dime con quien andas y no te diré quien eres

A nivel personal es habitual hacerse una idea de cómo es una persona en función de los amigos con los que se relaciona. Esta idea no necesariamente tiene que ser acertada pero podemos aceptar que tiene su lógica.

En cambio, esta filosofía no se puede trasladar inmediatamente al mundo de la política. Desgraciadamente esta asociación se está aplicando de forma bidireccional en el gran debate catalán.

Se cruzan acusaciones de compartir criterios con personas o grupos políticos que deslegitiman al contrincante dialéctico. Le pasó esto al exprimer secretario del PSC, Pere Navarro, al aparecer brindando con cava con los líderes del PP y Ciudadanos con motivo del aniversario de la aprobación de la Constitución española.

Seguir leyendo »

Manifiestos de segunda hora y necesidad de efectos prácticos

Presentación del manifiesto Libres e Iguales.

Estos últimos días se han divulgado dos manifiestos colectivos de intelectuales españoles a propósito del debate catalán, uno encabezado por Mario Vargas Llosa para defender al nacionalismo español ante el nacionalismo catalán y el otro para propugnar una salida federal a la situación, impulsado por Nicolás Sartorius, entre otros signatarios. La reacción en Cataluña ha sido de escaso impàcto, posiblemente por cansancio ante la repetición de argumentos que no han servido hasta hoy para desbloquear nada en ninguna de las direcciones posibles. El principal destinatario de ambos manifiestos no es la opinión pública catalana, sino la española, que también tiene algo que opinar y a la que hemos reprochado con reiteración el inmovilismo o el desinterés ante las aspiraciones catalanas.

Esos manifiestos llegan tarde, tardísimo, pero no dejan de poner sobre la mesa la necesidad de argumentar públicamente y debatir las posiciones de cada cual. Sean bienvenidos los retardatarios, sin que puedan pretender que el despliegue de argumentos, en un sentido u otro, prescinda del contexto del momento, tan marcado por el reparto escandalosamente injusto del peso de la crisis económica, por las posiciones largamente enrocadas de los principales partidos políticos y su demostración de resistencia a regenerar nada de todo lo que necesita comprobadamente regenerarse.

El ritmo vivido de actuación –o de pasividad—política frente a las consecuencias sociales de la crisis y al debate territorial no es un factor neutro ni inocente. Se ha perdido mucho tiempo esperando que el paso del tiempo arreglase las cosas por sí mismo. No las ha arreglado, al contrario. Ahora las ideas de los manifiestos topan con mayor escepticismo ciudadano, sólidamente basado en la experiencia vivida durante los últimos años a propósito de las responsabilidades de la clase dirigente y del papel  de los opinadores. Se ha perdido mucho tiempo sin ideas y, sobre todo, sin propuestas con efectos prácticos.

Seguir leyendo »

Tres visiones de La Rambla y una conclusión

Nunca prestamos suficiente atención a los que esperan a su cita, almas anónimas en el marasmo urbano. El 7 de enero de 1956 uno de estos hombres miró su reloj y dio por perdida la partida en la puerta del mítico bar Núria. El plantón era de órdago. Con la ausencia de su partenaire se iba al garete un negocio de pesca de langostas, así como el cobro de una deuda de tres millones de pesetas.

Al día siguiente nuestro protagonista, amargado por lo acaecido en La Rambla, acudió a la habitación 523 del Hotel Ritz y mató con una barra de hierro a su socio, Mulhrad Chandrai, millonario inglés de origen indio que terminó sus días salpicado por su propia sangre mientras su asesino se desesperaba al ver manchado su flamante e impecable abrigo beige. Lo dejó en el escenario del crimen y se precipitó, sigiloso en su nerviosismo, al bullicio de la Gran Vía.

El hallazgo de la prenda fue clave para resolver el caso. En esa lúgubre Barcelona de la primera posguerra el gris y el negro copaban el vestuario masculino. Cualquier otra gama cromática indicaba fortunas que tanto podían ser fruto del estraperlo como indicar un origen extranjero de quien vistiera el atuendo. Este par de elementos sirvieron a la policía para consultar un registro de foráneos llegados a la capital catalana, labor que se completó con el paseo del abrigo por varios establecimientos hoteleros hasta que se dio en el blanco y Sigfried Neumann fue arrestado.

Seguir leyendo »

Palau de la Música, elecciones con empujones y sordina

El candidato Pau Duran reparte propaganda en el exterior del Palau porque en el interior no le dejan./ ENRIC CATALÀ

El próximo 24 de julio hay elecciones en el Palau de la Música Catalana. Para precisar, hay elecciones a la junta directiva de la asociación Orfeó Català, que son las únicas que puede haber. Se presentan dos candidaturas, una encabezada por Mariona Carulla, la actual presidenta, y la otra por Pau Duran, y están llamados a votar los aproximadamente 1.200 socios mayores de edad y con más de dos años de antigüedad de la entidad.

Esta es, más o menos, toda la información publicada hasta ahora sobre estas elecciones, y me temo que eso será todo hasta el día 25, cuando, también en forma de breve, los medios nos informarán sobre el resultado de las votaciones.

Seguramente unas elecciones en una entidad privada pequeña, como el Orfeó Català, no merecen el interés que suscitan unos comicios en el Barça, otro club privado, hijo de la misma época pero convertido en un referente global. Pero teniendo en cuenta que el Orfeó ha sido el epicentro del escándalo que con mayor virulencia ha sacudido a la sociedad catalana en los últimos treinta años quizás sí que valdría la pena un poco más de atención. En Cataluña hay cientos de periodistas que dedican toda su jornada profesional (y parte de la familiar) a analizar y fiscalizar lo que pasa en el Barça desde todos los ángulos imaginables. No sé de ninguno que haga lo mismo con el Palau, ni siquiera en período electoral. ¿Y realmente no le interesa a nadie cuál es el camino que ha emprendido el Palau de la Música en los cinco años que hace que Millet salió por la puerta trasera?

Seguir leyendo »