eldiario.es

9

CATALUNYA

Caridad 1 - Solidaridad 0

Llegir versió en català

Una vez, hablando con José María Mendiluce, una suerte de héroe en la ayuda humanitaria a la Sarajevo asediada durante la guerra de Bosnia, me sorprendió que defendiese el concepto de “caridad”. Reclamaba solidaridad a las víctimas pero no desdeñaba la simple caridad. Era imprescindible acabar con la guerra, pero era urgente dar alimento y atención sanitaria a esas víctimas.

En el sector de la cooperación al desarrollo del Tercer Mundo, el término “caridad” había caído en el desprestigio en los últimos tiempos. Se repitió hasta la saciedad que a los países en vías de desarrollo se les había de enseñar a pescar, no darles peces. Pero, era también evidente que si un niño se muere de hambre hay que darle de comer y más adelante ya hablaremos de cómo evitar y combatir las injusticias que le han llevado a esta situación.

En Catalunya, la cotización de la palabra “caridad” también ha subido enteros últimamente. Operaciones de recogida de alimentos como la Gran Recapte convocada por el Banco de los Alimentos ocupan gran espacio en los medios de comunicación y consiguen reunir gran cantidad de toneladas de productos. Junto a la buena gente que dirige y trabaja voluntariosamente en esas campañas nos encontramos con políticos que dirigen administraciones que han dejado de pagar prestaciones sociales mínimas o de subvencionar entidades que recibirán los beneficios de esta “Gran Recapte”.

El lujoso Hotel Vela barcelonés es el escenario de una gran concentración de almas caritativas con el fin de ayudar (participando en una cena de 600 euros por cabeza) a una Fundación que combate el Sida y una de las protagonistas de la noche es la esposa del presidente que gobierna una Generalitat que ha restringido espectacularmente las subvenciones a las entidades que ayudan a las personas sin recursos que sufren esa enfermedad.

El Ajyntamiento de Barcelona hace de la caridad el eje central de las celebraciones de Navidad, mientras, aunque a menor escala que el gobierno catalán o español, también entra por la senda de los recortes sociales.

Ayuntamiento de Barcelona, Diputación de Barcelona y Gobierno de la Generalitat convocan a las organizaciones no gubernamentales a las que han recortado las líneas de ayuda o, peor aún, adeudan millones de euros y les piden que colaboren, gratuitamente, en la organización de una Muestra de Documentales Solidarios, en la que puedan exhibir su labor.

Estamos a un paso de volver a recoger papel de plata para enviarlo no al Camerún, como hacía yo cuando un tío mío sacerdote trabajaba allí en las “misiones”, sino para convertirlo en comida para la gente de aquí.

La caridad está ganando la partida a la solidaridad. Algunos privilegiados lavan así su cara y su conciencia y quedan bien ante los ciudadanos y electores o los clientes de las entidades financieras que dirigen, y algunos desvalidos pueden comer caliente unos cuantos días más, pero todos sabemos que la caridad no resolverá los problemas e injusticias que están en el origen de sus privaciones. 

En el ámbito político, se abre camino asimismo el desprestigio de la palabra “solidaridad” entre territorios, entre comunidades. ¿Acabaremos viendo en una futura Catalunya independiente “grans recaptes” para recoger alimentos para Extremadura o Murcia?

¡Ah! Preparad vuestros corazones y billeteras para la Maratón de TV3 y las campañas de recogida de juguetes de Reyes. Yo, como tanta gente, colaboraremos, probablemente, en la medida de nuestras posibilidades con la sensación de estar haciendo el “primo”.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha