eldiario.es

9

CATALUNYA

Reivindiquemos todos los derechos laborales, son más necesarios que nunca

"Un estado verdaderamente democrático es aquel que protege a los trabajadores y que no pone límites a los derechos más fundamentales, como los derechos laborales y los derechos sociales", afirma la exconsellera encarcelada Dolors Basa

Cabecera de la manifestación del 1 de mayo en Barcelona

Una manifestación del 1 de mayo en las calles de Barcelona Enric Català

Incertidumbre, sufrimiento y muchas dudas. La crisis provocada por el coronavirus no nos está poniendo, ni nos pondrá, las cosas fáciles. Nos toca vivir momentos de incertidumbre por el futuro que vendrá, de sufrimiento presente por si las personas que queremos se encuentran bien, especialmente por las personas más mayores, a las que el virus les afecta con más crudeza, y también de dudas por no saber cómo irá todo. Pero saldremos adelante. Estoy convencida. Y hoy, 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, lo debemos tener más claro que nunca por el carácter simbólico que representa de reivindicación y comunidad en derechos conseguidos.
 
Este año no debo de ser la única triste por no poder participar de aquellas manifestaciones masivas por nuestros derechos básicos, como los derechos laborales. Como escucho decir a la consejera Alba Vergés, esta crisis es inhumana y nos ha privado de todo contacto social. Todos añoramos los abrazos y las risas con la familia, con las amistades, y por qué no decirlo, también las manifestaciones. El confinamiento se hace largo y duro, y más para los presos y presas políticas que hace tiempo que padecemos doble confinamiento. Pero ahora empezamos a ver una luz más clara, los datos lo demuestran.

Y vemos esa luz gracias al esfuerzo y tenacidad de todos aquellos trabajadores de sectores esenciales que han dado el 200% por el bien colectivo. Gracias. Especialmente a los miles de profesionales de la salud que a pesar de sufrir, especialmente al inicio, por la mala distribución de materiales de protección por parte del Estado, se dejan la piel para salvar vidas humanas. Desafortunadamente, no siempre es posible; por eso quiero hacer llegar todo mi apoyo a las familias que han perdido a alguien querido. 

Tristemente la emergencia sanitaria también está afectando al mundo laboral. Los expedientes de regulación temporal de empleo, el cierre de actividad de muchas empresas, la dificultad que sufren trabajadores autónomos, la mayoría sin trabajo en casa, y los que siguen trabajando, se suman a la persistente precarización y temporalidad. Algunas familias han tenido que compaginar la vida laboral, incluso renunciando a parte del sueldo, con el cuidado de los hijos o personas a su cargo. Volvemos a ver cómo los colectivos más vulnerables son los peor parados. De hecho, la pandemia nos muestra con más dureza también la desigualdad entre hombres y mujeres, infravalorando los trabajos realizados, mayoritariamente, por las mujeres, como los cuidados o el comercio, sectores precarios, muy feminizados y con sueldos indecentes.

Ahora más que nunca estoy satisfecha de la aprobación de la Renta Garantizada de Ciudadanía en la pasada legislatura y del esfuerzo que conllevó su implementación a pesar de las dificultades aún existentes. En estos momentos se ha demostrado que era el camino adecuado, aunque no es suficiente. Es necesario que la Renta Garantizada sea subsidiaria del Ingreso Mínimo Vital, para poder afrontar la dureza de la pandemia y, al mismo tiempo, superar la situación de pobreza estructural y coyuntural.

Quiero aprovechar para celebrar el acuerdo entre Govern, sindicatos y patronales con la aprobación de una serie de medidas en favor de la salud en los lugares de trabajo. El bienestar de los trabajadores y trabajadoras siempre debe ir por delante. Es hora, sin embargo, que el Gobierno español –que es quien tiene hoy por hoy las competencias en legislación laboral–, demuestre si es progresista y que establezca la prohibición real de los despidos durante esta crisis sanitaria, y que regularice los permisos de trabajo de las personas migradas. También es hora de que derogue las reformas laborales, la ley mordaza y el artículo 315.3 del Código Penal, que limita la libertad de expresión y manifestación. Un estado verdaderamente democrático es aquel que protege a los trabajadores y que no pone límites a los derechos más fundamentales, como los derechos laborales, los derechos sociales, como el derecho a voto o el derecho a reunión, manifestación e incluso a la disidencia política.

Debemos continuar reivindicando un trabajo digno por el hoy pero también para el mañana. Para que nuestras hijas no sufran más brechas salariales ni techos de cristal. Para que la precariedad no tenga, nunca más, rostro de mujer. Como todas y todos sabemos, los derechos se ganan con nuestra lucha diaria. Ahora, en pleno siglo XXI, debemos persistir para acabar con la precarización, la desigualdad, la temporalidad y todo lo que lleva a una sociedad con menos libertades y dignidad.

Esta emergencia nos debe hacer reflexionar para cambiar hábitos y dejar atrás lo que no funciona. Debemos reconstruir el país, reinventarnos. Debemos evitar generar nuevas desigualdades y que esta crisis la paguen los de siempre. Debemos apostar por un país basado en los derechos y las libertades, libre de injusticias, poniendo las personas en el centro y pensando en el bien común. Debemos construir una Catalunya con suficiencia alimentaria y que piense en el medio ambiente y en las personas en el centro de las decisiones políticas. Para que la República catalana la queremos justa, feminista y verde.

Como digo siempre, es con el rojo del sindicalismo, con el amarillo de libertad y con el lila del feminismo que conseguiremos la República catalana. Es con políticas públicas y con la óptica republicana siempre presente que vamos a ganar la República que nos merecemos. La República del trabajo digno. No lo dudéis. Feliz Día Internacional del Trabajo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha