eldiario.es

Menú

CATALUNYA

C's y PSC sostienen ante la jueza que Forcadell tenía que parar la votación por la que está imputada

José María Espejo-Saavedra y David Pérez señalan que la orden del Constitucional para parar cualquier votación sobre el referéndum era clara

El de Ciutadans advierte de que el reglamento del Parlament "no es una isla jurídica" y que está vinculado a lo que ordene el TC

- PUBLICIDAD -
La Junta de Portavoces del Parlament arranca envuelta en polémica y sin el PP

Forcadell, en el centro, junto a Espejo-Saavedra (d) EFE

Los únicos dos miembros de la Mesa del Parlament que no están imputados en el caso Forcadell, el vicepresidente segundo, José María Espejo-Saavedra (Ciutadans), y el secretario tercero, David Pérez (PSC), han declarado como testigos este viernes ante la magistrada instructora del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), Maria Eugènia Alegret.

Ambos se han alineado con las tesis de la Fiscalía, como ya ocurrió en su primera declaración de diciembre del año pasado, cuando solo la presidenta estaba imputada. En sus declaraciones han sostenido que las órdenes del Constitucional obligaban a la Mesa a  impedir el debate de una resolución prorreferéndum en el último Debate de Política General. Lo contrario opinan la presidenta de la Cámara y el resto de imputados, que ven su actuación totalmente legal y avalada por el reglamento de la Cámara.

La declaración de Espejo-Saavedra y Pérez se ha alargado tres horas. Según fuentes jurídicas, además de sus explicaciones, en el interrogatorio se han mostrado varios documentos y se ha hecho referencia a los informes de los letrados de la Cámara, que cada parte cree que van a su favor.

Fiscalía y defensas se agarran a distintos  artículos del reglamento del Parlament para sostener sus tesis. Así, el ministerio público argumenta que Forcadell desobedeció al Constitucional y desoyó el artículo 37.3 del reglamento, que obliga a la Mesa a calificar todas las resoluciones parlamentarias. Pese a estar advertida por el Constitucional de que debía frenar cualquier debate sobre el referéndum, sostiene el fiscal, la presidenta de la Cámara siguió adelante con la tramitación de la resolución.

Por contra, las defensas de Forcadell, Corominas, Simó, Barrufet y Nuet destacan que su comportamiento no merece castigo penal al estar avalado por el artículo 152.1 del reglamento, que permite a la Mesa autorizar votaciones "congruentes" con lo tratado en el Debate de Política General (DPG). Por lo tanto, según su tesis, si en el debate se había hablado sobre el referéndum, el pleno tenía derecho a votar sobre él.

Espejo-Saavedra ha rechazado que el artículo 152 sea exculpatorio para los diputados imputados ya que, ha añadido, el reglamento del Parlament "no es una isla jurídica". El diputado ha considerado que el Constitucional ya había advertido con suficiente claridad de que la Mesa tenía que impedir el debate sobre el referéndum.

"El TC es el máximo intérprete de la Constitución y, evidentemente, sus resoluciones vinculan a todos los poderes públicos", ha dicho Espejo-Saavedra. "La sentencia del TC era clarísima, había resoluciones que no se podían aprobar de ninguna manera", ha remachado Pérez.

Por encima de un artículo concreto del reglamento, tanto la presidenta como sus compañeros imputados han advertido en varias ocasiones de que una interpretación de los hechos como la de la Fiscalía lleva al Parlament a un callejón sin salida en el que no puede debatir prácticamente sobre nada, y a la Mesa, en particular, a ejercer un control político sobre las iniciativas parlamentarias que no le corresponde. A esta tesis respondió la Fiscalía requiriendo a la Cámara precedentes en que la Mesa vetó votaciones independentistas.

¿Recta final de la causa?

Con la declaración como testigos de Espejo-Saavedra y Pérez de este viernes, la causa contra Forcadell y los miembros de la Mesa de JxSí y CSQP encara, en teoría, su recta final. Solo quedan por declarar tres testigos más. La última será la secretaria general de ERC, Marta Rovira, el próximo 17 de julio.

Una vez finalizada su declaración, si las partes no proponen nuevos testigos o documentos, la magistrada Alegret ya lo tendría todo listo para decidir si deja a Forcadell a un paso del banquillo. Sin embargo, la causa también podría frenarse y esperar a nuevos acontecimientos políticos, como ya ocurrió entre la primera y la segunda querella de la Fiscalía. Y es que tras declararse la causa como compleja, su plazo de instrucción finaliza en abril del año que viene.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha