eldiario.es

9

“El año que viene estaríamos bien con un pequeño incremento del presupuesto para ciencia”

Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D+i, "un cambio de tendencia" tras cuatro años de recortes y lamenta tener que reclamar justificantes de gastos de "dos euros" realizados en proyectos científicos de hace una década

La secretaria de Estado de I+D+i dice que la ciencia empieza a "rodar en positivo"

Carmen Vela dice que ya hay un cambio de tendencia en la inversión en ciencia.

La máxima responsable de la ciencia en España, Carmen Vela, no está contenta con los medios de comunicación, porque “no se hacen eco” del “cambio de tendencia” que, a su juicio, vive la investigación española tras cuatro años de recortes.

En 2011, los últimos presupuestos del Gobierno socialista dedicaron 8.590 millones de euros a la ciencia, frente a los 6.146 millones de 2014. Es un tijeretazo de más del 28% ejecutado durante el Gobierno de Mariano Rajoy, que eligió a Vela como secretaria de Estado de I+D+i pese a tratarse de una bioquímica progresista que en 2008 llegó a leer el manifiesto de la Plataforma de Apoyo a Zapatero.

A pesar de su descontento con la prensa, Vela, nacida en Sigüenza (Guadalajara) en 1955, acepta “un par de preguntas” de Materia, que acaban siendo 13, tras inaugurar en Madrid el mayor congreso de las matemáticas aplicadas, organizado por el Instituto Americano de Ciencias Matemáticas en colaboración con el Instituto de Ciencias Matemáticas español.

Usted afirma que hay un cambio de tendencia. ¿En qué se nota?

Hay un cambio de tendencia que empezó en enero de 2014, cuando el presupuesto dejó de bajar y se incrementó en 140 millones de euros netos en el presupuesto. Puede haber otras lecturas, pero en el presupuesto tuvimos para esta Secretaría de Estado 140 millones más, que nos permitieron sacar las convocatorias [concursos para financiar los proyectos científicos] y nos permiten cumplir compromisos internacionales, tan importantes que otras veces tanto se citan, como el que tenemos con el CERN [España llegó a deber 110 millones de euros por cuotas impagadas al CERN, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas, descubridor del bosón de Higgs]. Hoy mismo me decía el director del CERN que hoy ya no se habla del CERN. Se habla de ciencia, pero no se habla de otras cosas.

O sea que España ha pagado lo que debía.

Tenemos un plan, el que tuvimos desde el primer momento, absolutamente aceptado por el CERN, para ir cubriendo lo que teníamos como deuda anterior. Cuando nosotros llegamos había deuda con el CERN.

Entonces, ¿qué más señales hay de ese “cambio de tendencia”?

Aparte de estos 140 millones, que yo creo que es importante tenerlos en cuenta, hay que señalar que, a pesar de que fue tarde, es verdad, porque empezamos mal, arrastrando lo de 2012, en 2013 se sacaron todas las convocatorias [de ayudas públicas] y todas prácticamente, excepto [las ayudas para contratos de jóvenes doctores] Torres Quevedo, están resueltas a día de hoy. Unas en provisional, dependiendo de cómo vayan los plazos, pero ahora mismo están resueltas todas las convocatorias.

En los últimos consejos de ministros hemos tenido la aprobación de las bonificaciones a la Seguridad Social, que es una bonificación del 40% para contratar personal investigador, lo cual no es trivial, sobre todo para las empresas. Hemos tenido la aprobación de la participación en el Telescopio Extremadamente Grande [el E-ELT, que se pondrá en marcha en el desierto de Atacama, en Chile, por un consorcio de 15 países agrupados en el Observatorio Austral Europeo], lo cual es muy importante para la comunidad científica y extraordinariamente importante para las empresas también, que aprendieron, que desarrollaron tecnologías con todos los telescopios que se hicieron en España, fundamentalmente el Gran Telescopio Canarias [situado en la isla de La Palma], y que ahora pueden exportarlas a otros sitios y están participando en concursos por importantes cantidades, de cientos de millones de euros. Y, finalmente, hace ya dos semanas, tuvimos la aprobación de un crédito extraordinario de 95 millones que nos va a permitir, tan pronto acabemos de resolver todas las convocatorias, volver a convocar nuevamente, con el objetivo de llegar a 2015 en normalidad absoluta.

La Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) afirmó en marzo de 2014 que “los recursos destinados a I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado están en niveles del año 2005 en euros constantes”. ¿Esta cifra es correcta?

Esa cifra puede ser correcta o puede no ser correcta, depende de los números que estés viendo, si quieres calcular capítulo 7 [el dedicado a subvenciones en los Presupuestos Generales del Estado] más capítulo 8 [el dedicado a créditos que hay que devolver]. En un momento en el que hubo una bajada importante del capítulo 7, se incrementó el capítulo 8. Yo no sé cómo estamos con respecto al pasado ni me interesa, porque lo que me interesa es el futuro. Lo que me interesa es hacer lo máximo con el dinero que tenemos, e incrementar el presupuesto y seguir haciendo lo máximo con la máxima eficacia y con la máxima eficiencia.

¿Qué incremento del presupuesto ha pedido para los presupuestos del año que viene?

Pues no hemos hecho todavía los presupuestos. Estamos hablando de techo de gasto y de una serie de cosas. Pero nosotros estaríamos bien con un pequeño incremento de presupuesto.

¿Pequeño qué es? ¿5%? ¿10%?

No puedo decir lo que es. Yo estaría fenomenal con un presupuesto enorme, pero no puede ser.

Uno de los organizadores de este congreso de matemáticos en el que estamos, Manuel de León, director del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT), ha afirmado que “las leyes para el control del gasto que emanan del Ministerio de Hacienda parecen emitidas por personas que desconocen completamente lo que es la ciencia”. ¿Está usted de acuerdo?

Las leyes que emite el Ministerio de Hacienda son de obligado cumplimiento para todo el mundo. Y es verdad que nuestro sistema de ciencia requeriría un poco más de flexibilidad. Es verdad también que es relativamente reciente cuando se han empezado a implementar estas medidas. Hasta 2004-2006 no se seguía este control. Y ahora, precisamente ahora, por una instrucción del Tribunal de Cuentas y del Parlamento, hay que llevar un protocolo muy estricto de cómo son los gastos. Como ahora están revisando los proyectos, de 2006, cuando no se tenía esa práctica, pues está saliendo un gran aluvión de proyectos a los que hay que pedir justificación y una serie de cosas. Estamos trabajando cada vez más en hacer que esta justificación sea más sencilla, pero, claro, será para el futuro. Yo miro hacia el futuro. Será más fácil que los investigadores puedan justificar de una manera más sencilla y que Hacienda tenga suficiente con esto. Somos, es verdad, un colectivo un poco especial, lo que pasa es que las leyes son de obligado cumplimiento para todos.

Como científica, usted explicará al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que no puede haber un cortocircuito de meses en un proyecto de investigación en marcha.

Claro, claro que lo explicamos. Y lo explicamos en Hacienda. Y estamos intentando por todos los medios ver de qué manera podríamos evitar que te tengan que reclamar dos euros porque, de acuerdo con la ley, tenemos que emitir un papel en el que reclamas dos euros.

¿Lo ideal para ustedes sería eximir a la ciencia de estas leyes?

Eximir no se puede. Lo que hay que hacer es tener unas normas muy claras de cumplimiento, que sean lógicas y sencillas, y que permitan no sospechar de lo que se está haciendo. Pero eximir es extremadamente difícil. El control es bueno, no pasa nada. Lo que pasa es que tiene que ser un control adecuado y adaptado, lo que yo llamo un control flexible. Hay que entender las particularidades de cada uno de los sectores. Tenemos un grupo de trabajo en esta área con la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y con los Organismos Públicos de Investigación más importantes para ver cómo podemos entre todos ajustarnos de una mejor manera y evitar este problema, que lo es y yo lo entiendo, y que causa mucho malestar.

Mariano Rajoy pisó el pasado 12 de junio un centro científico por primera vez tras dos años y medio como presidente del Gobierno. ¿Usted se ha sentido sola todo este tiempo, poco arropada?

No, no. No hace falta que me acompañe el presidente. Es más, le agradezco mucho al presidente, que le gustó muchísimo el centro [CNIC], lo entendió, y no hay ningún problema. No hace falta. Yo me he sentido muy arropada. He estado muy acompañada, por mi ministro, los reyes, los príncipes, otra vez los reyes. No, en absoluto.

Si el ministro de Economía, Luis de Guindos, se va a presidir el Eurogrupo, ¿usted dejará la secretaría de Estado?

No sabe, no responde, como te puedes imaginar.

¿Qué opina de que en 2014 subiera la I+D militar un 39% y la I+D global sólo un 3,6%?

Es que eso no es verdad. Yo no quiero que me suba un 33% cuando, por ejemplo, se sube de 27 a 36. Prefiero que me suba un 10%, de 1.300 a 1.440. Los porcentajes son una falacia. Y mi Secretaría de Estado subió un 10%, 140 millones de euros, en el capítulo 7, que es el importante. La cifra del 3,6% corresponde a la política de gasto 46 [todos los recursos destinados a I+D+i, incluyendo los de otros ministerios, como Industria y Educación].

La ejecución del presupuesto muestra que una parte importante de los créditos no se llega a utilizar [en 2014, los préstamos constituyen cerca del 61% del total, frente al 39% de las subvenciones, según la COSCE, pero en 2012, por ejemplo, se dejó de gastar el 45% de los préstamos presupuestados]. Esto significa que el gasto real en investigación es inferior al de los presupuestos. ¿Esto no es hacerse trampas al solitario? ¿No es inflar presupuestos?

Ese presupuesto viene inflado, claro. Yo lo bajé 1.000 millones en 2012. El presupuesto se incrementó mucho en su momento con capítulo 8, pero el capítulo 8 es muy difícil de utilizar porque es dinero que va a las empresas, son créditos. Se llevan utilizando créditos desde 2008 y ahora mismo las empresas están exhaustas, no pueden seguir asumiendo créditos. No es una inejecución, es que hay un presupuesto muy elevado que no se utiliza. A mí siempre me gusta hablar del capítulo 7, ese es el importante, porque ese es el dinero cash que tienes para contratar personas, para proyectos, para todo lo demás. Capítulo 8 es créditos para las empresas y cada vez se gastará menos, porque las empresas empiezan a estar muy agotadas y tienen grandes deudas. Para darles capítulo 8 les tengo que pedir avales, y la banca, aunque está empezando a moverse, da menos avales, con lo cual esa es la razón de que no se pueda ejecutar. De capítulo 7 ejecutamos más del 95% en 2013.

Información de Materia.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha