eldiario.es

9
Menú

La Organización Interprofesional del Vino deja fuera a las bodegas

Portavoces de las Denominaciones de Origen y las patronales del vino de Castilla-La Mancha y Extremadura se quedan fuera de la reunión con la ministra García Tejerina.

"Quieren conseguir un consenso para tomar decisiones cuando no se cuenta con una de las partes", indica la Conferencia Española de Consejeros Reguladores Vitivinícolas.

- PUBLICIDAD -
Formación de la Organización Interprofesional del Vino / Foto: Ministerio de Agricultura

Formación de la Organización Interprofesional del Vino / Foto: Ministerio de Agricultura

El pasado jueves 30 de julio se reunieron en el ministerio de agricultura la ministra del gremio con líderes sindicales y algunas organizaciones vinícolas para firmar el acta de constitución de la Organización Interprofesional del Vino en España. A dicha reunión por parte del sector del vino acudieron miembros de UPA, Asaja, COAG, la Federación Española del Vino y de las cooperativas agro-alimentarias.

La ministra habló al acabar la reunión de un encuentro histórico así como de un pleno consenso a la hora de la toma de decisiones. Destacó a los participantes por su predisposición y señaló que "el sector constituye una de las señas de identidad de nuestra paisaje, nuestra historia y nuestra cultura".

Sin embargo, lejos del consenso, en el sector del vino existe un gran enfado con esta reunión, principalmente porque gran parte de los vitivinicultores se han quedado fuera de la misma. Los miembros de las Denominaciones de Origen, unos de los más afectados por la crisis del sector de este mes, no han sido invitados al encuentro, así como las patronales del vino de Castilla-La Mancha ni Extremadura (en parte también afectada aunque tenga menos hectáreas de viñedos).

La ministra comentó la creación de nuevas herramientas tanto de control como de mejora de calidad del vino, mostos y alcoholes. De lo que no se sacó ninguna decisión es de la necesidad de una destilación de urgencia que vienen pidiendo los agricultores, que tienen de plazo hasta el 31 de julio para deshacerse de los excedentes de vino que haya en las bodegas. De la cosecha de 52 millones de hectolitros producida, hablamos de 4 millones de hectolitros, cerca del 8% de la producción. Sus únicas opciones es venderlo a 3 céntimos el litro para crear alcohol (asumiendo los costes de la destilación, mucho mayores que esos 3 céntimos de litro) o simplemente, tirarlo.

Desde las Denominaciones de Origen, unas de las grandes afectadas, han señalado que "esta interprofesional tomará decisiones por gente que no hemos estado representada, no es un buen comienzo". Las patronales señalaban su incredulidad de quedarse fuera siendo las dos principales regiones vinícolas de España. Son dos tercios de los productores de vino los que no han estado representados. No obstante se han mostrado dialogantes para el futuro.

La opción de la destilación obligatoria tampoco es bien vista por las patronales del vino, que consideran que se hace una vez que no ha quedado otra opción, en vez de plantearse con tiempo de cara al ejercicio 2014-2015. El anuncio del sobrante de 4 millones de hectolitros lo hizo el ministerio a principios de julio, con menos de un mes de antelación.

Por su parte, la Consejera de Agricultura manchega, María Luisa Soriano, ha descartado la destilación obligatoria que proponen los agricultores, señalando que la decisión se tomaría en septiembre una vez se analice el estado del mercado. No obstante los excedentes de vino deben eliminarse a 31 de julio, por lo que no se entiende el rechazo de la decisión, que ya afectaría a la siguiente campaña de vino, no a la actual de la pasada vendimia.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha