eldiario.es

9

El agua en Toledo, condicionada por una red obsoleta y una concesionaria que “no cumple"

La Concejalía de Servicios Públicos ha pedido a Tagus un mapa del estado de infraestructuras y de las inversiones necesarias

Antes de que finalice 2017 se prevé una subida de la tasa de agua en la ciudad. "En un momento dado se practicó el populismo y no se subió el agua lo que se debería"

La concejala Eva Jiménez ha solicitado la colaboración de los vecinos para que aporten sugerencias de cara a mejorar el servicio

Grifo

Grifo Europa Press

El Ayuntamiento de Toledo se plantea mejorar la actual red de saneamiento y abastecimiento de agua en la ciudad. Su gestión es uno de ‘dolores de cabeza’ de muchos municipios españoles y el caso de la capital castellano-manchega no es diferente. Actualmente, es una concesionaria externa, Tagus, la que gestiona un servicio que tiene adjudicado por 25 años.

El nuevo equipo de Gobierno acaba de encargar a la concesionaria un mapa detallado de las redes de saneamiento y abastecimiento de agua así como la redacción de dos planes directores que recojan las necesidades de inversión.

Los datos de un primer diagnóstico son elocuentes. Para poner al día la red de abastecimiento de agua, Toledo necesitaría inversiones por valor de 46 millones de euros, sin contar con los nuevos desarrollos que se prevén en la ciudad y que sumarían otros 30 millones de euros.

Mientras, el  Plan Director de Saneamiento “aún en pañales”,  recoge necesidades de inversión de unos 12,5 millones de euros y la concejala de Servicios Públicos y Sostenibilidad, Eva Jiménez, no descarta que deba contar también con un control estricto de vertidos o filtraciones al terreno para proteger la ‘salud’ del río Tajo a su paso por la ciudad. En este sentido, apunta la necesidad de disponer de “una canalización adecuada”.

Ambos planes son “documentos vivos” que fraguarán un documento global de actuaciones. De hecho, Tagus debería invertir con un ritmo anual de 1,9 millones de euros para cumplir con el objetivo de mejorar la gestión del servicio y prevenir averías en la red, pérdidas innecesarias de agua y optimizar los consumos, en este caso, mediante una campaña de sensibilización ciudadana que la concejala ya tiene en mente.

Una red obsoleta que provoca constantes averías

Bajo el suelo de cualquier barrio de la ciudad hay un denominador común. Una vieja red de distribución del agua y un sistema de saneamiento obsoleto en muchos lugares. Los problemas más acuciantes están en el Casco Histórico y en el barrio de Santa María de Benquerencia (Polígono).

En el caso del Casco,  la mayoría de las canalizaciones tienen más de 40 años y son de hierro de fundición gris, una aleación problemática que da lugar a constantes roturas ante un exceso de presión. Unas averías muy complejas de reparar, que necesitan de personal cualificado y que a menudo dejan sin suministro a los vecinos de la zona.

Mientras, en el Polígono las canalizaciones son en su mayor parte de fibrocemento, un material poco resistente a los cambios de presión por la diferencia de consumos que se producen entre la noche y el día. Hay zonas donde se ha sustituido por material de fundición dúctil o bien se han instalado válvulas reductoras de presión pero no es suficiente.

En otros barrios de la ciudad, los problemas pasan por diferencias de presión entre unas zonas y otras de la red (Buenavista) o falta de pendientes adecuadas en la red de saneamiento que dan lugar a malos olores.

“Tagus siempre ha hecho de su capa un sayo”

La concejala lleva siete meses al frente del departamento y asegura que Tagus “no está cumpliendo con los servicios concertados”. Cree que “no ha habido un control férreo sobre la concesión y las inversiones estaban por debajo de lo estipulado. Tagus siempre ha hecho de su capa un sayo”.

Ni siquiera hay datos al detalle sobre los niveles de consumo de la ciudad, la tipología de usuarios o de quejas por el servicio. “Se está perfilando un informe”.

 “Y luego hay inversiones que hay que hacer y que los ciudadanos no ven”, comenta. “Igual de viejos que las canalizaciones están los embalses. Al Ayuntamiento le corresponde la impermeabilización de las presas del Torcón y Guajaraz”. Un gasto añadido aunque las indemnizaciones, en caso de avería, las asume Tagus y no las arcas municipales.

La concejala, en una de las obras de Tagus

La concejala, en una de las obras de Tagus

El agua es apta para el consumo y su calidad…mejorable

Otro de los objetivos del Ayuntamiento será mejorar los estándares de calidad de la potabilizadora. “La calidad actual del agua es buena porque los controles son exhaustivos” pero Eva Jiménez reconoce que en determinados periodos del año, como el verano, el agua ve afectadas sus características organolépticas y ni huele ni sabe tan bien.

¿Hay agua suficiente? Lo cierto, comenta, es que “se está haciendo muy largo el periodo de sequía y se han tomado algunas medidas regulatorias”.

En 2017 los toledanos pagarán más por el agua

La concejala advierte de que antes del final de 2017 subirá el precio del agua en la ciudad. Y es que, en 2014, el Ayuntamiento dirigido por Emiliano García-Page dio luz verde al llamado “Restablecimiento del equilibrio económico-financiero” de la concesión del servicio de abastecimiento de agua y alcantarillado.

Entre otras cosas, el documento hoy vigente contempla la “revisión extraordinaria cada cinco años”, independiente de la revisión anual correspondiente al  IPC,  de las tarifas por consumo de agua establecidas en la Ordenanza Fiscal 18 de la ciudad que es la que regula la Tasa por suministro de agua. Y la primera revisión ha de hacerse “con anterioridad al 31 de diciembre de 2017”.

¿Será una revisión a la baja? Eva Jiménez lo descarta. “Tiene que ver con que en un momento dado se practicó el populismo y no se subió el agua lo que se debería, según indica la Directiva Marco del Agua. El precio del agua debería haber subido paulatinamente como en todas partes. Aquí eso no ocurrió y ahora vendrá de golpe”.

Actualmente, las tasas de agua a pagar que recoge la ordenanza varían dependiendo de la cantidad consumida y oscilan entre los 0,17 y los 1,28 euros por metro cúbico.

Las sugerencias de los vecinos

Dentro de este proceso, la  Concejalía de Servicios Públicos y Sostenibilidad junto con la Concejalía de Participación Ciudadana, han convocado un foro abierto para que los vecinos aporten sus propias sugerencias a los planes directores de abastecimiento y saneamiento

Entre sus consideraciones, la preocupación los problemas con las aguas fecales o residuales que han llegado a aflorar en determinadas calles de la ciudad o la capacidad de los colectores ante previsibles nuevos desarrollos urbanísticos.

¿Remunicipalizar?: ahora no es posible

Entre los proyectos a corto plazo de la concejala no está el de la remunicipalización del servicio de aguas aunque confiesa “haber pedido informes” para intentarlo. La gestión pública de los servicios municipales forma parte del ADN programático de su formación, Ganemos Toledo, que comparte tareas de Gobierno con el PSOE  pero reconoce escollos como los 15 años que aún le quedan de concesión a Tagus.

“Me quedo con aumentar el control e invertir las lógicas. Que no solo sea Tagus quien imponga además de implicar a la ciudadanía en las decisiones e inversiones. Quiero que haya visión de ciudad y no solo empresarial”.

La gestión del agua, un problema que trasciende lo municipal

 Precisamente esta semana Izquierda Unida  de Castilla-La Mancha denunciaba que uno de los problemas de gestión del agua que sufren los municipios "tienen la base en un modelo de gestión privado del agua” con subidas de precios, pérdida de control financiero o “escandalosos márgenes de ganancias”.

En este sentido, presentaba una moción ante las Cortes de Castilla-La Mancha para que el Gobierno regional se adhiera al Pacto Social por el Agua Pública de la región y se incorpore a la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha