eldiario.es

9
Menú

El impacto ambiental lo determinará una ex-alto cargo de una empresa condenada por vertidos

La Plataforma contra el Cementerio Nuclear de Cuenca denuncia el pasado de la ministra García Tejerina, que fue alto cargo de una empresa condenada por verter residuos durante años.

Desde la Plataforma se pide que se deje trabajar a los técnicos sin presiones de ningún tipo.

- PUBLICIDAD -
Ecologistas piden al Gobierno que ponga "barreras" al traslado de residuos

La ministra García Tejerina / Foto: EFE

Quien tendrá que dar la última palabra y determinar el nivel de impacto ambiental del Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas (Cuenca) será la actual ministra de agricultura y medio ambiente, Isabel García Tejerina. Desde la Plataforma contra el Cementerio Nuclear de Cuenca se ha denunciado el pasado dentro de empresas privadas de la ministra, que fue un alto cargo de Fertiberia, empresa condenada por verter durante años residuos químicos en la ría de Huelva.

Durante la etapa en la que gobernó Zapatero, la ahora ministra hizo su carrera en empresas privadas, principalmente Fertiberia. La empresa es propietaria del imputado por financiación ilegal al Partido Popular en la trama 'Gurtel' y por recibir obras públicas ilegalmente de la administración con el Partido Popular, Juan Miguel Villar Mir. Fertiberia fue condenada por su responsabilidad en construir depósitos para residuos químicos y decantar vertidos de fosfoyesos en las marismas del río Tinto (Huelva). La condena de la justicia fue que Fertiberia dejara el paraje natural limpio de todo vertido y en su estado original, pero las obras para hacerlo ni siquiera han empezado. Los vertidos durante años de Fertiberia han provocado una balsa de desechos radioactivos de 1.300 hectáreas, casi tan grande como el tamaño de la ciudad.

Desde la Plataforma se ha querido exponer el caso de Huelva como un buen ejemplo de lo que ocurre en el entorno cuando se acumulan residuos nucleares, destacando que la ciudad onubense tiene el mayor índice de mortalidad de las capitales andaluzas. No entienden cómo García Tejerina puede ser la persona que tenga la última palabra en valorar el daño medioambiental del ATC de Cuenca cuando su empresa ha estado vertiendo durante años este tipo de materiales a una marisma natural.

En las aguas de Huelva los índices de uranio, polonio y radio están por encima de la media, lo que provoca "graves problemas de salud", según dirigentes de la Plataforma. En Huelva durante el año 1998 se enterraron 7.160 toneladas de cenizas radioactivas con cesio 137 procedente de Acerinox. Durante ese año los niveles de radiación en la ciudad fueron 150 veces superiores a los índices permitidos.

La provincia tiene el mayor índice de mortandad de Andalucía, con un 8% por encima del resto. Algunos expertos señalan que la zona tiene especial incidencia de cáncer.

Actualmente de las instalaciones del ATC de Villar de Cañas hay construido sobre un 3%, obras que pertenecen al vivero de empresas y al laboratorio que estarán anexos al almacén en sí. La constructora de estos edificios es OHL, cuyo presidente es de nuevo Villar Mir.

La Plataforma ha pedido que se deje trabajar a los técnicos sin presiones ni condiciones de ningún tipo y que los informes se ciñan a los requisitos técnicos, si bien consideran que la actual ministra tiene un gran lastre para poder decidir algo así por su pasado en Fertiberia, donde se mantuvo hasta que el Partido Popular volvió al gobierno nacional, volviendo entonces a ocupar un cargo institucional, en lo que se consideró un claro ejemplo de "puertas giratorias" entre las empresas privadas y las administraciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha