eldiario.es

9

Sigüenza y el Siglo de Oro para entender la época de Cervantes

El doctor en Periodismo Javier Davara y la cronista oficial de Sigüenza analizan la historia y la época en la que se centra exposición ‘A tempora’ de la Catedral

Las XLII Jornadas de Estudios Seguntinos abordan este año el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes

El Gobierno regional ultima los detalles para la instalación de la exposición 'Atempora' en la catedral de Sigüenza

Catedral de Sigüenza Europa Press

¿Qué une a Sigüenza con Miguel de Cervantes? Desde hace 42 años esta ciudad acoge sus Jornadas de Estudios Seguntinos gracias a la iniciativa de la Asociación Cultural ‘El Doncel’. Son conferencias y presentaciones que buscan confluir con las iniciativas artísticas locales y que por tanto han estado ligadas, en su última edición, a la exposición ‘A tempora’, la espectacular muestra que acoge la Catedral de la ciudad desde el pasado mes de junio y hasta mediados de octubre, centrada en la época histórica que vivieron Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Sobre el autor de El Quijote, y con motivo de los cuatro siglos de su muerte que este año se conmemoran mediante los actos del IV Centenario, ha girado una de las conferencias de estos encuentros.

El doctor en Periodismo y Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (CUM), Javier Davara, ha sido el encargado de esta misión. Durante su participación en las XLII Jornadas Seguntinas, ha evocado el “glorioso” contexto histórico y cultural que puede apreciarse en la que considera la “manifestación museística” más importante que ha albergado la Catedral de Sigüenza. De ‘A tempora’ ha destacado los lienzos de El Greco y los tapices flamencos con los que se “reviven” los tiempos “en los cuales vino a vivir y morir Miguel de Cervantes, tras una vida de infortunio”.

Según resalta el profesor, la “espléndida” muestra atesora en 4.000 metros cuadrados y en “armoniosa y equilibrada” composición, más de 300 creaciones históricas, artísticas, literarias, bibliográficas y documentales. “Una gozosa y prometedora andadura en torno a la sociedad, el arte y la cultura del Siglo de Oro español”, destaca, un tiempo protagonizado por nombres como Lope de Vega, Zurbarán, Velázquez, El Greco o Berruguete: una “explosión artística y de arrebatos creativos”.

Se detiene así Davara en la figura de Cervantes para entrelazar ‘A tempora’ con su vida. Recuerda por ello que su abuelo, Juan de Cervantes, graduado en leyes y corregidor de Cuenca y Alcalá de Henares, ofició de consejero de Diego Hurtado de Mendoza, tercer duque del Infantado, en abril de 1527. Su única hija, María, tía carnal de Miguel de Cervantes, es seducida por un hijo bastardo del duque, por nombre Martín de Mendoza, pese a ser clérigo. Al fallecer el duque, su heredero, Iñigo López de Mendoza, expulsa a Juan de Cervantes y no paga lo prometido. Tras “cárceles, pleitos, querellas y controversias”, María recibe los dineros prometidos, y la familia recupera bienes y haciendas.

Y también aparece unido a la ciudad el “molesto” y apócrifo Quijote de Avellaneda, que prácticamente propició la publicación de la segunda parte de El Quijote ‘original’.  En el mismo, una escena se desarrolla en la ciudad de Sigüenza en pleno siglo XVII, donde aparece el famoso cartel para que quien desafíe a Quijote ponga su nombre: “El caballero desamorado, flor y espejo de la nación manchega, desafía en singular batalla a quienes no confesaren que la gran Zenobia es la más alta y hermosa hembra que en la redondez del universo se halla, será defendida con los filos de mi espada, desde mañana a mediodía en la real Plaza de esta ciudad, ponga su nombre al final de este cartel”.

Exposición 'A tempora', en Sigüenza

Exposición 'A tempora', en Sigüenza

Finalmente, el profesor se detiene en una de las joyas de la exposición, la bandera del pirata Drake: “simbólico botín de guerra, de junio de 1589, arrebatado a Sir Francis Drake, en el asedio de Lisboa”. Precisamente, la restauración de esta pieza ha formado parte también de las Jornadas Seguntinas, mediante la conferencia de Lidia Santalices Perandones, directora de Kronos Restaura.

Por su parte, Pilar Martínez Taboada, profesora y cronista oficial de Sigüenza, también tiene palabras de elogio para la exposición. Afirma que su visita resulta fundamental para conocer el contexto de los años en que vivió y murió Miguel de Cervantes, y recomienda a los visitantes que acudan más de un día, con el objetivo de conocer “más a fondo” los entresijos que ofrece su encuadre en la Catedral.

Durante su intervención en las jornadas, la cronista ha expuesto, a través de decenas de imágenes, qué patrimonio urbanístico y artístico queda en la actualidad de aquella Sigüenza la segunda mitad del siglo XVI y primeras décadas del XVII.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha