eldiario.es

9

¡Ojo al fraude!

Dicen que la picaresca es un género literario originariamente español, pero como decía el otro día Forges, «si solo fuera en literatura...», no desayunaríamos día sí, día también, con distintos ‘goles’ que de un lado u otro te intentan colar. Esta vez le tocó al melocotón de Calanda, una deliciosa fruta que encontrándose ahora en su momento de mayor esplendor, hay algunos que pretenden dar gato por liebre.

Melocotón de Calanda

Me cuentan del Consejo Regulador de esta fruta cuasi otoñal, jugosa, deliciosa y admirada en todo en el territorio nacional, que se ha detectado fraude en la utilización del etiquetado de la Denominación de Origen Melocotón de Calanda. El propio Consejo Regulador de la D.O. ha sido testigo de cómo en algunas fruterías españolas se usa de forma fraudulenta una etiqueta inexiste del Melocotón de Calanda en duraznos que su procedencia dista bastante de la comunidad aragonesa.

El engaño al consumidor está siendo tal que se está desarrollando en puntos de venta al público acciones promocionales para controlar el buen uso de la marca. En una primera fase, estas acciones formativas se están sucediendo en Madrid y Barcelona, y pretenden mostrar tanto al tendero como al público final a distinguir una etiqueta fraudulenta de otra que no lo es. La etiqueta del Melocotón de Calanda es negra, y los melocotones fraudulentos se vienen comercializando con etiqueta blanca que incluyen el logo del Consejo Regulador.

El Melocotón de Calanda se cultiva en la zona del Bajo Aragón, y la denominación de origen integra a 40 municipios. Son 14 las empresas certificadas que pueden etiquetar con esta denominación de origen y únicamente dos las que pueden hacerlo en conserva. Como pista, los melocotones de esta de Denominación de Origen pertenecen a la variedad amarillo tardío (ergo, son amarillos y se dan al final del verano), tiene un diámetro mínimo de 73 mm, y un mínimo de 12 grados brix (medida de concentración de sacarosa) de azúcar. Gracias a estas características, el melocotón de Calanda tiene la buena fama que tiene. Hablando en plata: si el melocotón no es amarillo, dulce y grande, de Calanda no es.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha