eldiario.es

9

Medidas agroambientales en las estepas manchegas que benefician a agricultores y biodiversidad

"La custodia agraria es una herramienta de gestión que mejora el rendimiento del cultivo y ayuda a preservar la biodiversidad del espacio natural"

La custodia agraria es una herramienta de gestión, voluntaria, en la que un agricultor y una entidad de conservación de naturaleza pactan una serie de medidas agroambientales que contribuyen no sólo a mejorar el rendimiento del cultivo sino también a preservar la biodiversidad del espacio natural. La Fundación Global Nature y agricultores de Castilla la Mancha han firmado este año para más de 700 parcelas con el fin de dar cumplimiento a una de las acciones principales del proyecto LIFE “Estepas de la Mancha”, la conformación de una Red de Custodia Agraria. 

¿Qué es una medida agroambiental? Son acciones voluntarias que los agricultores pueden llevar a cabo para adaptar el manejo de sus explotaciones y hacerlas más compatibles con la conservación de la biodiversidad. 

Algunas de las principales medidas agroambientales que los agricultores ponen en marcha con el apoyo de la Fundación Global Nature, incluyen la recuperación de prácticas tradicionales como la rotación de cultivos o el mantenimiento del barbecho, la creación de infraestructuras vegetales, el control biológico de plagas o el uso responsable del abonado. 

El objetivo de la rotación de cultivos es alternar en una misma parcelas y en años sucesivos plantas con diferentes necesidades y afectadas por plagas también diferentes. Como consecuencia, mejora la calidad del suelo y se reducen significativamente los problemas fitosanitarios tan recurrentes en los monocultivos. En esta línea, se aplican también medidas de control biológico de plagas, en las que se emplean organismos vivos como enemigos naturales de las plagas. De esta manera se mantienen a raya insectos, ácaros, malezas, etc. sin necesidad de aplicar productos fitosanitarios. 

Mediante el barbecho se deja descansar una parcela por uno o varios años antes de volverse a cultivar. El beneficio de esta técnica redunda en una mayor calidad del suelo en cuanto a contenido en nutrientes, materia orgánica y actividad biológica. Con la implantación de cubiertas vegetales, un conjunto de plantas, tanto silvestres como sembradas, conviven con el cultivo principal de manera temporal o permanente. Las cubiertas vegetales combinadas con el barbecho aportan innumerables beneficios ya que mejoran la estructura del suelo, ayudan a capturar nitrógeno para el siguiente cultivo, evitan la erosión por viento y agua, movilizan nutrientes en la columna de suelo y proporcionan el hábitat necesario para los organismos que son enemigos naturales de las plagas ya que albergan una gran biodiversidad. 

Una de las medidas agroambientales que mayor beneficio aporta al paisaje y al aumento de la biodiversidad es la creación y mantenimiento de setos y linderos. Se trata de árboles, arbustos o herbáceas que crecen naturalmente o se plantan a lo largo de caminos, lindes u otras áreas no cultivadas. Estas infraestructuras vegetales reducen la erosión, diversifican el paisaje y proporcionan nuevos hábitats.

También ayudan a reducir la propagación de plantas exóticas invasoras y sirven como barreras contra las derivas de plaguicidas. Según algunos expertos: “… se ha de tener en cuenta que el exceso de fertilizantes, especialmente de nitrógeno y fósforo, acaba en las aguas superficiales y subsuperficiales contaminándolas. Un exceso de nutrientes no conlleva un mayor rendimiento, sino plantas más débiles y, por tanto, más susceptibles a enfermedades o plagas. Como consecuencia de esto, los rendimientos pueden ser peores.”

Por ello, en la Red de Custodia Agraria se fomenta un uso responsable del abonado y se recomienda conocer las cantidades disponibles de nutrientes en el suelo antes del cultivo y los requerimientos nutricionales que va a tener la planta en función del rendimiento esperado. 

Los beneficios para el agricultor 

Las mejoras ambientales y productivas que se trabajan en la Red de Custodia Agraria del Proyecto LIFE 'Estepas de la Mancha' no suponen una carga para la actividad agrícola sino todo lo contrario. Forman parte de una estrategia que permite a los agricultores obtener beneficios concretos como: 

  1. Análisis gratuitos de tierra y foliares para determinar niveles de nutrientes. 
  1. Cursos formativos relacionados con mejoras en los métodos de manejo del cultivo. 
  1. Elaboración de un Plan de Acción y acompañamiento gratuito y personalizado para la implementación de las medidas agroambientales. 
  1. Entrega gratuita de planta autóctona para la creación de setos y linderos. 
  1. Búsqueda de canales para la comercialización de los productos de la explotación, de manera diferenciada y con valor añadido. 

El Proyecto LIFE 'Estepas de la Mancha' se puso en marcha en 2016 y continuará sus trabajos hasta 2019 en 57 municipios de cuatro Zonas de Especial Protección para las Aves y Zonas de Especial Conservación de la Comarca de La Mancha. Está cofinanciado por el programa LIFE de la Unión Europea y son socios de la misma la Fundación Global Nature y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Así mismo cuenta con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y de distintos Ayuntamientos en el área de trabajo. 

Más información: www.estepasdelamancha.es

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha