eldiario.es

9
Menú

Rocas protegidas que crean paisajes

Las tobas son las rocas formadas por minerales que el agua lleva disueltos y a veces con restos de vegetación

Son materiales débiles y frágiles y es una labor de todos cuidar de estos parajes naturales únicos

- PUBLICIDAD -
Toba activa en Horche, durante enero de 2016

Toba activa en Horche Roberto Granda Maestre

Hay ocasiones en las que la naturaleza, llevada por su característica aleatoriedad, consigue crear estructuras hermosas, únicas, y que parecen estar sacadas de alguno de esos relatos de fantasía que todos hemos leído, visto o escuchado de niños. Algunas de estas maravillas naturales requieren de un largo tiempo y de características climáticas muy precisas para formarse, como es el caso de las conocidas como tobas.

En muchas zonas de Castilla-La Mancha la frase “criar toba” no resulta en absoluto desconocida. Se suele usar en referencia a ríos, pero en un sentido más amplio puede referirse a cualquier elemento que implique una corriente de agua y la formación de toba. Sin embargo, ¿qué es una toba? La definición más sencilla y rápida sería decir que es una roca formada por minerales que el agua llevaba disueltos.

La formación de una "bio-roca"

Entrando en más detalle, sin embargo, se puede afirmar que esta roca se forma por la combinación de dos factores: el primero, la existencia de una corriente de agua que lleve minerales disueltos (carbonatos), tras haber discurrido previamente sobre rocas calizas; y el segundo, la existencia de un salto de agua conjugado con vegetación. Si las condiciones ambientales son adecuadas, la vegetación actúa como eje donde esos minerales disueltos en el agua se depositan, formando muy lentamente esta “bio-roca”. Es muy habitual encontrar restos de vegetación incrustados en la toba, ya que a veces atrapa en su interior plantas de un tamaño considerable.

¿Son realmente tan únicas? Sin duda. Si no fuese por ellas, no podríamos disfrutar, por ejemplo, del impresionante conjunto de las Lagunas de Ruidera, uno de los símbolos naturales más emblemáticos de Castilla-La Mancha, lugar también de una de las aventuras de Don Quijote en el libro escrito por Cervantes.

Todo el conjunto existe por la presencia de tobas que conectan unas lagunas con otras, siendo una formación muy particular, habiendo en el mundo pocos sitios parecidos, de entre los cuales se podría destacar Plivitce: un impresionante conjunto de lagos y cascadas, Patrimonio de la Humanidad, originados por la presencia de toba.

Lagunas de Ruidera

Lagunas de Ruidera Roberto Granda Maestre

La existencia de tobas también da lugar a otros impresionantes parajes, como es el caso del conocido y espectacular nacimiento del río Cuervo, situado en la serranía de Cuenca. En Guadalajara podemos también encontrar formaciones de toba activas hoy en día, como en el río Dulce o en zonas de la Alcarria y el Alto Tajo.

Un caso particular para destacar es el del entorno del espacio conocido como “Cívica”, en la localidad de Brihuega (Guadalajara). Cívica es en sí un poblado deshabitado, original de mediados del siglo XX, y consiste en un conjunto de galerías, túneles y cuevas excavadas en las rocas de la zona. Las tobas están presentes en el área, y hay algunas formaciones que aún “crían toba”, con pequeñas cascadas de gran belleza.

Sin embargo, la toba es un material muy débil y frágil. Es por tanto labor de todos cuidar de estos parajes naturales únicos, de los que España, y especialmente Castilla-La Mancha, posee una gran variedad y cantidad; y admirarlos, pues son auténticas obras de arte que la naturaleza ha llevado a cabo, gota a gota, durante miles de años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha