eldiario.es

Menú

Una marea naranja en defensa del vino

Cerca de 2.000 manifestantes llegados desde todos los puntos de la región se manifiestan frente a la Consejería de Agricultura para pedir precios justos para sus productos.

La falta de subvenciones hace que a los vinícolas les sea más barato tirar el vino que venderlo.

- PUBLICIDAD -

Manifestación en defensa del vino. / Foto: Javier Robla

En defensa de un sector al que le han asestado un golpe mortal este mes, se han movilizado frente a las puertas de la Consejería de Agricultura en Toledo agricultores llegados desde todos los puntos de Castilla-La Mancha, así como algunos llegados de Extremadura o de la Denominación de Origen Jumilla.

Encabezados por el secretario general del sindicato convocante, Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Lorenzo Ramos, y por los secretarios del sindicato en Castilla-La Mancha, Julián Morcillo, y de Extremadura, Ignacio Huertas, se ha criticado la falta de medidas del gobierno de la Junta de Castilla-La Mancha, que provoca que a los agricultores de uva les sea más barato regalarla o tirarla que hacer vino, ya que no recibirán subvenciones por ello.

Manifestantes llegados desde todos los lugares implicados, especialmente de la comarca de La Mancha, con mucho la más afectada por las medidas, pero también de la denominación de origen Almansa, la murciana de Jumilla, de La Manchuela, o de Valdepeñas que se han visto afectados por la medida que fue anunciada el día 9 de este mes. Desde aquel día, a sabiendas de que no se iba a subvencionar la destilación de vino, los precios no sólo en la región sino toda España se han desplomado: todo el mundo quiere deshacerse del vino que no sólo no le va a valer de nada, sino que además le costará dinero desprenderse de ella. Es más barato tirarlo que destilarlo.

Cabecera manifestación en defensa del vino Julio 2014 UPA / Foto: Javier Robla

Cabecera de la manifestación en defensa del vino./ Foto: Javier Robla

Todos los partidos políticos han dado su apoyo a los agricultores y a los productores de vino, como mostraban la presencia de miembros de todos ellos excepto del PP, así como la presencia de Carlos Pedrosa de UGT y de alcaldes de las localidades afectadas. Autobuses llegados de Pedro Muñoz, de Villarrobledo, de La Solana, de localidades cercanas a Albacete o de Valdepeñas se han congregado en una marea naranja de casi 2.000 personas (según valoración del líder regional) que exigían soluciones para sus cultivos.

Julián Morcillo comenzaba su intervención explicando la situación: "Hemos visto a nuestra administración decirnos que éramos el orgullo de la región, que éramos el futuro, que éramos quienes tiraban de la economía regional, crean empleo y riqueza, y ahora vemos que dos meses después esa administración nos tratan como a delincuentes. Ahora cuando vamos a la administración para pedir solución a un problema, nos dicen que el problema lo hemos creado nosotros, y que nosotros somos unos irresponsables, porque hemos querido coger el dinero barato de la reestructuración, porque hemos querido regar mucho, porque hemos querido coger muchos kilos, y si ahora tenemos un problema, el problema es nuestro". "Tenemos ahora mismo las mismas hectáreas que en 2012 de regadío. Estamos en una zona declarada sobreexplotada y con limitaciones en el uso del agua. Nos han restringido el uso."

"Las circunstancias este año han sido muy particulares, excepcionales, con las plantaciones muy arraigadas. Las circunstancias han hecho que este año tengamos 13 y 14 kilos de uva por planta, cuando otros años teníamos 5 ó 6. ¿Por hacer nuestro trabajo bien somos unos delincuentes?" declaraba Morcillo.

"El ministerio no ha hecho nada por nosotros. Nuestra consejería no ha hecho nada por nosotros. Y hay una medida que es legal, que está aprobada, que es la destilación de crisis, que es una medida que permitiría salvar todo el vino a destilar pagando los costes de hacerlo."

La destilación de crisis consiste en que el Estado se haga cargo de los costes de la destilación de ese vino, que son 53 millones de euros. Sin embargo el gobierno ha pedido la retirada obligatoria de hasta 4 millones de hectolitros de vino. Ese vino va destinado a la destilación de alcohol, que se paga a 30 céntimos el litro, y hace falta 10-11 litros de vino para hacer un litro de alcohol. Es decir, se pagaría a 3 céntimos el litro de alcohol. 3 céntimos que no cubren ni de cerca los gastos de transporte y de transformación en alcohol.

"Además los mensajes del ministerio han sido contraproducentes. El ministerio manda el mensaje de que toda bodega a la que le quede vino por destilar a 31 de julio tendrá que regalarlo, deshacerse de él, lo que ha provocado que todo el mundo quiera vender antes de esa fecha y ha bajado los precios a niveles nunca vistos."

Discurso de Lorenzo Ramos, presidente de UPA / foto: Javier Robla

Discurso de Lorenzo Ramos, secretario general de UPA./ Foto: Javier Robla

70.000 familias viven directa o indirectamente de este sector que reparte más de 38.000 puestos fijos de trabajo en Castilla-La Mancha. "No se nos puede decir por parte de nuestra consejera, que da vergüenza sólo pensarlo, que si se implanta la destilación de crisis, hay que cerrar el hospital de Alcázar y tres colegios públicos. ¿Se nos quiere hacer ahora responsables a nosotros de los recortes en sanidad o en educación?". Por último, Morcillo concluía diciendo que "aquí hay dinero, pero para lo que se quiere: 175 millones del ministerio de industria para el sector del automóvil; 2.400 para recuperar las carreteras radiales de pago de Madrid, 61.000 invertidos ya en la banca. Y en cambio para los viticultores no. Eso no puede ser". "Queremos políticos que trabajen y no que se hagan fotos, que no nos mientan"

Por su parte, el secretario nacional del sindicato, Lorenzo Ramos, no entiende por qué no hay más manifestaciones. "No hay un sector que esté mejor que hace cuatro años. Hay motivos para manifestarnos todos los días. ¿Y donde están? Y la ministra se hace una foto con los responsables del ministerio para salir en los medios de comunicación en vez de estar aquí. Que resuelvan los problemas, y cuando hay problemas hay que denunciarlos. Si producimos poco, es que somos malos agricultores, ¿y si producimos mucho también?

"A la mayoría aún hasta nos deben dinero del año pasado. Ni siquiera hay acuerdo entre las asociaciones sobre cómo plantear el tema, pero ya nos citan para hacerse la foto. Este sector lo que necesita son soluciones y sentarse a hablar, no hacerse la foto".

Al final del acto la consejera de agricultura, María Luisa Soriano, recibió a los líderes sindicales más relevantes en la propia consejería, aunque no permitieron tomar imágenes del momento dentro de las dependencias de la Junta.

Representantes de UPA antes se ser recibidos por la Consejera de Agricultura / Foto: Javier Robla

Representantes de UPA antes de ser recibidos por la Consejera de Agricultura. / Foto: Javier Robla


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha