eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Elegir un extintor doméstico: cuatro preguntas que debemos hacernos antes de llevarnos uno

Comprar un extintor es algo muy recomendable en cualquier hogar y que realmente cuesta muy poco dinero

Respondemos a Victoria, socia y lectora de eldiario.es 

Foto:  Minthu

Foto: Minthu

Victoria socia y lectora de eldiario.es, nos plantea en el cuerpo de un correo electrónico la siguiente petición: "Estamos pensando en casa en comprar un extintor y al preguntar en la ferretería, me dicen que para una vivienda no todos valen, y que los más aconsejables son el de agua y el de CO2. Pero tras consultar en internet parece que el de CO2 puede ser tóxico. ¿Podríais orientarme sobre cuál es mejor para dentro de casa?".

Por lo que hemos podido informarnos, los expertos en emergencias de incendios domésticos consideran que un incendio es una reacción química de combustión incontrolada en la que concurren tres elementos:

  1. Un material combustible, como puede ser aceite, un sofá, etc.
  2. El oxígeno como catalizador de la combustión (comburente)
  3. Una cantidad de energía de activación, que puede ser otro fuego inicial más pequeño, una chispa, etc.

Si se incide sobre alguno de estos tres elementos, se puede cortar de raíz la reacción y apagar el incendio.

Esto es muy importante porque nos define parcialmente qué tipos de extintores domésticos podemos encontrar en el mercado: los que inciden sobre el oxígeno y lo sofocan, los que lo hacen sobre la energía de combustión, enfriándola, y los que atacan al material combustible dificultando la combustión. En base a tal premisa exponemos cuatro preguntas que nos conviene hacernos antes de comprar un extintor, algo muy recomendable en cualquier hogar y que realmente cuesta muy poco dinero: entre 15 y 50 euros según el tipo y el tamaño.

1. ¿Qué tipos de extintores hay en el mercado?

Por otro lado, el otro factor a tener en cuenta es la naturaleza del material combustible, ya que no es lo mismo un incendio de un material sólido, como pueda ser un sofá, que uno de líquido -una sartén con aceite, por ejemplo- u otro de gas, más infrecuente en una casa pero no imposible. Los incendios de materiales sólidos se conocen como de tipo A; los de líquidos de tipo B y los de gas como de tipo C. Según el tipo puede convenirnos más uno u otro extintor.

A este respecto, se recomiendan extintores domésticos de tres tipos:

  • Extintores ABC: capaces de apagar los tres tipos de fuegos, y lo hacen por sofocamiento del oxigeno, con un polvo ignífugo mezclado con nitrógeno gas.
  • Extintores de CO2: apagan por enfriamiento, es decir atacando a la energía o calor de combustión, y lo consiguen propulsando CO2 comprimido que al expandirse pasa a gas absorbiendo la temperatura del entorno y por tanto enfriándolo.
  • Extintores de agua y aditivos: atacan a las superficies o materiales inflamables impidiendo así que ardan.

2. ¿Qué extintor es el más adecuado para un hogar?

Dependerá del tipo de hogar e incluso de la zona de la casa, pero a nivel general, nos sorprende que a Victoria le recomendaran en la ferretería los extintores de agua y de CO2, porque según hemos leído, son los menos adecuados, al menos en zonas como la cocina o en caso de incendios de aparatos eléctricos. En tales casos se recomienda, por seguridad, los extintores ABC, que como su nombre indica sirven para los tres tipos de incendio: sólido, líquido y gas.

Aunque los extintores ABC dejarán inutilizados todos los cables y circuitos de los aparatos eléctricos, son una mejor alternativa frente al agua, que también puede inutilizarlos o, peor, aprovechar la transmisión de electricidad como conductor para extender el incendio. Por otro lado, los extintores de agua no son nada recomendables en la cocina frente a incendios líquidos, como es el caso del aceite, ya que provocarán un efecto bola de fuego al expulsar todas las gotas de aceite atomizadas y en llamas como un aerosol incandescente.

Frente a incendios líquidos siempre se recomienda usar trapos mojados y escurridos. Si acaso, los extintores de agua se pueden usar en zonas donde puedan arder telas, sofás, etc., pero ni líquidos ni circuitos eléctricos. Respecto a los extintores de CO2, lo cierto es que son una opción que respeta los circuitos eléctricos y se puede utilizar en incendios líquidos, pero requiere un conocimiento previo del aparato, ya que el CO2 a baja temperatura puede provocar graves quemaduras por congelación. Además, en espacios cerrados el exceso de CO2 puede resultar tóxico.

3. ¿Cómo debo manejarlo?

Así que los extintores domésticos más aconsejados para un hogar medio, donde los accidentes pueden pasar en zonas como la cocina o cerca de las camas o los sofás, son los ABC. No obstante, debemos ser conscientes de que estos vienen en tres modalidades: 1 kg, 6 kg y 9 kg. A mayor volumen, más duración del extintor. Por ejemplo, los de 1 kg apenas duran 15 segundos y son para pequeños incendios.

El siguiente escalón son los de 6 o 9 kg, que nos pueden solucionar incendios mayores pero tal vez sean demasiado pesados para según qué personas. Seguramente el ideal sea el de 6 kg si podemos manejarlo, por si reaccionamos cuando el fuego ya ha alcanzado mayores dimensiones. Por otro lado, los extintores cuentan con palanca en tijera para accionarlos y un seguro para evitar que los accionemos involuntariamente.

El seguro es una arandela y basta con tirar de ella para que el extintor pueda funcionar. No obstante, también constan de un manómetro que conviene revisar de vez en cuando, pues la aguja debe estar en la franja verde, que indica que el extintor tiene presión de nitrógeno. Si estuviera en el rojo significaría que la ha perdido y por tanto está inutilizado; a este respecto cabe recordar que los extintores tienen una vida útil de veinte años, a partir de la primera fecha de prueba por Industria. Cada cinco años, no obstante, debe ser probado a presión por empresas autorizadas. 

Adicionalmente, se recomienda hacer una prueba justo antes de usarlos, para asegurarnos de que funcionan. Si el manómetro estuviese en el verde pero el extintor no funcionase, podría significar que el polvo se ha apelmazado y por tanto convendría darle la vuelta y pegarle con la mano en la base dos o tres veces. Finalmente, como código en un incendio, cuando el extintor se ha terminado debe dejarse tumbado y nunca en pie, pues así otras personas sabrán que está vacío.

4. ¿Dónde lo colocaré?

Junto al extintor nos darán un sistema de anclaje a la pared y un cartel señalizador. Debemos usar ambos, ya que si otra persona ajena a la casa debe usarlo, tiene que saber por indicaciones claras dónde se encuentra y tenerlo bien visible y accesible para descolgarlo; tal vez si está en pie en el suelo no lo vea.

En cuanto a la zona de colocación, es recomendable que esté siempre cerca de las zonas de peligro, como la cocina, o bien cerca de la salida de la casa, para tener siempre un acceso fácil Nunca debe dejarse en zonas donde el fuego nos impida llegar a él, como por ejemplo dentro de la cocina, al final del salón junto a las ventanas, etc. Siempre es mejor, por tanto, colocarlo en las zonas de la puerta de acceso a los puntos sensibles, pero siempre por fuera de estas habitaciones.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha