eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Cinco bebidas refrescantes, originales y saludables para disfrutar en verano

Ingerir mucho líquido es fundamental en las épocas de calor para evitar la deshidratación y otros problemas, pero a muchas personas les cuesta beber agua en cantidad suficiente

Aguas saborizadas con frutas, infusiones frías y otras mezclas ofrecen una gran variedad de sabores, colores, aromas y texturas para disfrutar de bebidas naturales y saludables

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

Los meses de verano exigen el consumo de abundantes líquidos, para evitar los riesgos que una deshidratación -aunque sea leve- pueden representar. Sucede también que a veces el agua sabe a poco (sabe a nada, de hecho), lo cual desanima a algunas personas y las puede llevar a ingerir menos líquido del necesario. Dan ganas de beber algo con cierto sabor, pero está claro que no podemos abusar de las bebidas alcohólicas, como tampoco -y tal vez esto no está tan claro- de los zumos de frutas naturales. ¿Qué hacer entonces?

Existe una alternativa muy valiosa: las aguas saborizadas naturales. Bebidas refrescantes y originales, que se elaboran de forma casera a través de recetas sencillas y económicas y, sobre todo, que mantienen el carácter saludable, ligero y natural del agua, aunque con un toque diferencial. Una posibilidad de hidratarse de manera deliciosa e incluso creativa, con gustos, aromas y colores diferentes. A continuación, cinco propuestas de aguas saborizadas para disfrutar antes y después de echarse la siesta en verano.

1. Agua de hierbabuena con limón

La primera receta es muy simple: agua de hierbabuena con limón. Las proporciones para obtenerla, sugeridas por la web Kiwilimón, son las siguientes: dos litros de agua, dos o tres limones y un manojo de hierbabuena. Pero estas cantidades, por supuesto, pueden variar en función del gusto de quien lo prepare. Del mismo modo, se optar por endulzar con azúcar, estevia o algún edulcorante, sobre todo para cortar la acidez del limón; pero lo más sano es beberla sin azúcar añadida.

Para prepararla, el consejo es hervir la hierbabuena en un poco de agua durante algunos minutos. De ese modo, se obtiene una infusión que también es posible con agua a temperatura del tiempo o fría (pero cuanto más baja es la temperatura, más tarda el agua en incorporar las propiedades del vegetal). En el resto del agua se exprimen los limones, y por último, tras colar la hierbabuena para quitar las hojas, se mezclan ambos preparados y se bebe frío.

2. Agua de fresas, limón y albahaca

Esta segunda receta también incluye limón y un vegetal de hoja verde, ahora la albahaca. Pero se introduce una fruta que viene a aportar su dulzura, de modo que no haya ninguna necesidad de añadir azúcar o edulcorantes. La propuesta de la web Natasha’s Kitchen consiste en colocar en una jarra (de un litro y medio o dos litros) numerosos cubitos de hielo, mezclados con entre cuatro y seis fresas cortadas en trocitos y medio limón cortado en rodajas. Sobre esa mezcla se ponen las hojas de albahaca y luego se echa agua hasta llenar la capacidad de la jarra.

Hay que dejar que la mezcla descanse al menos durante una hora, para que el agua pueda impregnarse del sabor y el aroma de los vegetales. También se pueden probar variantes sobre esta misma fórmula, con otras frutas que endulcen el agua, como sandías, melones o melocotones. Por supuesto, se pueden incorporar más o menos trozos de fruta en función de la intensidad deseada para la bebida. Se disfruta más si se bebe fría.

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

3. Manzanilla con lima, limón, naranja y menta

En un sentido, estas aguas saborizadas y refrescantes son también infusiones, al igual que el té y el café. Por ello, pueden incluir también una infusión tradicional, como la manzanilla, mezclada con frutas. Para su elaboración, conviene realizar la infusión con el agua caliente; se puede regular el número de saquitos o la cantidad de hebras de manzanilla que se ha de utilizar en función de la intensidad deseada. Luego se deja enfriar y solo después se añaden los trozos de fruta: lima, limón y naranja.

Al igual que la albahaca y la hierbabuena en las recetas anteriores, en este caso la menta será la encargada de dar un toque de sabor y especialmente de aroma al conjunto. Y también a nivel visual: el añadido final de algunas hojas verdes sobre la superficie permiten dar belleza al vaso o la copa en que se presente la bebida.

4. Té helado con frambuesas

Esta propuesta es doble. Como en la receta anterior se proponía preparar la manzanilla, en este caso es té común. Aparte, en una sartén, hay que preparar las frambuesas: la propuesta de la cocinera Karla Hernández, en su web Pizca de Sabor, es cocinarlas a fuego lento, mezclándolas con un par de cucharadas de azúcar, durante tres o cuatro minutos. Para dos litros (ocho tazas) de té, lo sugerido es una taza y media de frambuesas; aunque estas cantidades, como siempre, pueden variar en función de la intensidad que se desee dar al producto final. Después se cuela la mezcla para apartar la pulpa de frambuesa y se mezcla con el té ya frío. De este modo se obtiene una bebida dulce y refrescante.

La propuesta es doble porque Hernández añade una idea para utilizar la pulpa de frambuesas que se descarta del preparado anterior: hacer hielos de frambuesa. Para ello, basta con introducir esos restos de fruta en una hielera o cubitera y guardarlos en el congelador. La cocinera también ha experimentado con hielos de menta o hierbabuena, que obtiene al meter una hojita de estas plantas en el agua que ha de congelar. Recomienda finalmente usarlos con agua pura, para que esta se saborice y aromatice con los hielos (no más de uno de frambuesa por cada vaso, ya que al derretirse la pulpa se desparrama por el agua y puede no ser tan agradable).

Foto: Wikimedia Commons

Foto: Wikimedia Commons

5. Agua de horchata de plátano

Esta es una bebida para darse el gusto de tomar una bebida dulcesin azúcar ni edulcorantes añadidos. Es muy simple: se deben pelar dos plátanos, partirlos por la mitad y licuarlos, junto con una cucharada de aroma de vainilla, dos de canela en polvo y una lata de leche evaporada (mejor que la condensada, ya que no está azucarada), además de dos tazas de agua. Cuando este licuado adquiere una textura homogénea, se vierte en un recipiente, donde se agrega más agua -alrededor de un litro y medio más- y hielo. De tal forma, esta agua de horchata de plátano constituye una bebida con la dosis justa de sabor, dulzura, densidad y frescura muy apropiada para la merienda u otros momentos de los días calurosos.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha