eldiario.es

9

ConsumoClaro ConsumoClaro

Cómo hacer una deliciosa pizza vegana con tu propia mozzarella vegetal

Respondemos a Marta, lectora y socia de eldiario.es

Foto: Tania Avilés

Foto: Tania Avilés

Marta, lectora y socia de eldiario.es, nos hace la siguiente petición en un correo electrónico: "Acabo de leer vuestro tema sobre la tortilla vegana y me ha dejado sorprendida. Confieso que soy carnívora, pero como quiero ampliar mi rango alimentario y soy curiosa, probaré a hacerla. Y, quién sabe, tal vez poco a poco me pase al veganismo. Por este mismo motivo os quiero pedir que expliquéis cómo se haría una pizza vegana, ya que soy una amante de las pizzas y además me parece un alimento más fácil de manipular y llevar al trabajo".

Es cierto que nuestro artículo Cómo hacer una tortilla de patatas vegana (sin usar un solo huevo) ha tenido un gran éxito de visitas y comentarios, en los que muchos socios nos han explicado las distintas variantes que se pueden aplicar a este plato. Otros protestan por que llamemos a un plato vegano "tortilla".

Para estos segundos, aclarar que el concepto de "torta" o "tortita", viene de las masas planas fritas de harina de maíz y trigo, y que su uso para el huevo seguramente fue una apropiación cultural y culinaria, lo cual no desmerece el indudable éxito de la tortilla. Es decir, que en origen las tortillas eran un plato vegano, al menos en su esencia, sin contar los añadidos.

Pero rehuyendo polémicas y atendiendo la petición de Marta, sí podemos asegurar que se puede hacer una pizza 100% vegana y que se siga llamando pizza con todas las de la ley, la semántica, la semiótica y la etimología. El motivo es que, salvo el queso, el resto de los ingredientes de una pizza pueden ser perfectamente veganos.

Es más, si ahondamos en las distintas variantes globales de la pizza –que explicamos en Diez curiosidades sobre la pizza que seguramente no imaginas–, veremos que hay pizzas sin queso. Pero nosotros, de todos modos, vamos a dar la receta para una pizza canónica, con queso incluido. Vegano, eso sí, que es lo mismo que decir de origen vegetal.

Receta de mozzarella vegana

Para la elaboración de la mozarella vegana hemos seleccionado esta receta del blog El delantal de Alces, porque nos aseguran que el aspecto, el sabor y la textura son muy similares a los de la mozzarella. Y además se puede fundir sin problemas encima de la masa de la pizza.

Ingredientes

  • 180 gramos (g) de yogur de soja natural, que podemos comprar en establecimientos veganos o hacer en casa tal como te explicamos en ¿Es más saludable el yogur de soja que el natural?
  • 200 mililitros (ml) de agua
  • 200 ml de aceite de girasol
  • 25 g de almidón de yuca, también accesible en tiendas veganas
  • 1 cucharada de sal
  • 2 g de agar-agar en polvo; es importante que sea agar-agar y no gelatina para estar seguros de que no lleva restos animales

Preparación

  1. Vertemos el agua en el vaso de la batidora y añadimos el agar-agrar. Batimos bien para que se disuelva la mezcla.
  2. Seguidamente vamos añadiendo el resto de los ingredientes y batimos con energía hasta tener una masa uniforme.
  3. Ponemos la mezcla a calentar en una olla, sin parar de remover hasta que arranque a hervir.
  4. Permitimos que hierva durante un par de minutos, sin dejar de remover. Pasado ese tiempo, retiramos del fuego.
  5. Forramos un recipiente con papel film y vertemos la mezcla. Tapamos con el propio film y pasamos el queso al frigorífico para que se enfríe.
  6. Una vez el queso esté sólido y frío, ya se podrá consumir.
Foto: Tania Avilés

Foto: Tania Avilés

Receta para la pizza vegana

Para la pizza hemos escogido esta receta del blog Nutrición esencial, porque aseguran que es probablemente la mejor pizza vegana del mundo y porque tiene añadidos sencillos y naturales, alimentos propios de la dieta mediterránea como son el tomate, las berenjenas y las cebolla caramelizada.

Ingredientes para la masa

  • 210 g de agua
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal marina
  • 300 g de harina de fuerza (aunque puedes usar otra harina, con esta el resultado será mejor).
  • 6 g de levadura seca de panadería

Ingredientes sobre la pizza

  • 1 taza de tomate triturado (natural)
  • La mozzarella vegana
  • 1 berenjena
  • 1 cebolla grande o dos medianas
  • 1 cucharadita de panela (opcional para caramelizar la cebolla)
  • 5 o 6 tomatitos cherry
  • Orégano seco
  • Albahaca fresca
  • Aceite de oliva virgen extra
Foto: Nutricionesencial.es

Foto: Nutricionesencial.es

Elaboración

  1. Comenzaremos por preparar la masa.
  2. Para ello, coloca en un bol grande la harina, la sal y la levadura seca y mézclalas bien.
  3. Haz un pequeño hoyo en el centro y añade el aceite y el agua poco a poco. Con movimientos de fuera hacia dentro, ve llenando de harina el pocito con los líquidos hasta que se vaya absorbiendo toda el agua. Amasa con las manos hasta que tengas una masa tierna y elástica (unos 15 minutos suelen ser suficientes). Deja reposar a temperatura ambiente (unos 25 ºC es perfecto) durante una hora; verás que la masa se infla y duplica su volumen.
  4. Mientras la masa reposa, vamos a preparar los ingredientes de la cobertura.
  5. Corta la cebolla por la mitad y luego en rodajas bien finas. Coloca una sartén con algo de aceite en el fuego y rehoga la cebolla con un poco de sal hasta que sude y se consuma el agua, entonces baja el fuego y deja que se cocine por media hora: no debe coger mucho color, solo pocharse y caramelizar ella misma.
  6. Corta la berenjena en rodajas de medio centímetro de grosor y colócalas en un escurridor con un poquito de sal para que suelte el amargor (tampoco es obligatorio pero queda más suave).
  7. Al cabo de quince minutos, limpia las rodajas y pásalas por el grill o la plancha con un poco de aceite. Reserva hasta montar la pizza.
  8. Cuando la masa haya reposado, sácala a una superficie ligeramente enharinada y forma una bola. Deberías tener una masa muy tierna pero que no se pega a las manos, blandita y elástica. Aplástala con con las manos y ve formando la pizza con la forma que más te guste.
  9. Si quieres una pizza fina con bordes gruesos, tendrás que ir estirandola del centro hacia afuera, respetando los bordes sin aplastarlos mucho.
  10. Coloca la masa con mucho cuidado sobre un papel de horno y termina de darle la forma.
  11. Cúbrela con el tomate triturado y el resto de ingredientes salvo la albahaca.
  12. Con ayuda de una tabla de cortar, por ejemplo, desliza la pizza con el papel incluido sobre la bandeja del horno ya colocada y caliente, ten cuidado de que no se caiga ni te quemes, pero es importante que la bandeja esté bien caliente.
  13. Hornea a 250 ºC a altura media con calor arriba y abajo durante 15 minutos o hasta que veas que los bordes están bien gorditos y tostados.
  14. Saca la pizza del horno y solo queda cortar y servir.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha