eldiario.es

Menú

ConsumoClaro ConsumoClaro

Los ocho errores al comer de táper en la oficina

Llevarse la comida de casa es, como consecuencia de la falta de tiempo o de ideas, aburrido y ello provoca una cadena de errores muy fáciles de corregir

Solo es necesario fijarse en algunos aspectos y tener ganas de innovar a la hora de preparar el menú y dar salida a ingredientes que normalmente no se usan

- PUBLICIDAD -
Foto: Boca Dorada.

Foto: Boca Dorada.

Seis de cada diez españoles comen fuera de casa cada día, según datos del último estudio publicado por la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes ( FUCI). De estos seis, el 58% optan por comer de menú, un 4% come a la carta y un 37% se llevan la comida de casa, esta última una tendencia cada vez más creciente.

Por edades, los españoles más jóvenes, de entre 18 y 35 años, son los más optan por el táper, frente a los de 30 y 50 años, que eligen sobre todo el menú del día, según la encuesta. En muchos casos, y como consecuencia de la falta de tiempo o de ideas, el menú del mediodía de muchas de las personas que comen en la oficina suele basarse en una simple ensalada, un bocadillo o un plato preparado el día anterior que acabará recalentado en el microondas.

Estas son algunas de las deficiencias que suelen acompañar esta práctica:

  1. Improvisar. La planificación y organización del menú de la semana es fundamental porque permite hacer una buena combinación de alimentos para no repetir un menú. No solo es más fácil para hacer la compra, sino que también nos ayudará a llevar una dieta más equilibrada.
  2. No calcular bien la ración. La tendencia general es usar un táper de un tamaño mayor al que en realidad necesitamos. El recipiente debe tener el tamaño adecuado a la ración para evitar demasiada comida o, también, raciones demasiado justas.
  3. Aliñar las ensaladas en casa. Si nos llevamos una ensalada, la aliñaremos justo antes de comer para evitar que las hojas de la lechuga o escarola se marchiten. Tampoco deben cortarse en casa alimentos que se oxiden como la manzana.
  4. Romper la cadena de frío. No debe ponerse un alimento que aún está caliente en la nevera para evitar cambios bruscos de temperatura. Durante el transporte de casa al trabajo, debe tenerse especial cuidado de no exponer el táper a altas temperaturas. Por tanto, es recomendable usar bolsas isotérmicas o placas de hielo para mantener la temperatura. Lo más adecuado es cocinar bien los alimentos peribles (son los que más riesgo comportan) y no dejar el táper en el sol. Tampoco deben mezclarse alimentos calientes con fríos.
  5. Comer rápido. Respetar el tiempo para comer favorece la asimilación correcta de los alimentos. Por tanto, nos tomaremos al menos 30 minutos para comer.
  6. Comer frente al ordenador. Una de las peores cosas que pueden hacerse cuando se come en la oficina es hacerlo delante del ordenador, un hábito que, según un estudio realizado por expertos alemanes de la Universidad de Humboldt, Berlín, y publicado en la revista PLOS ONE, tiene consecuencias negativas para los trabajadores porque "aumenta el estrés y disminuye la creatividad".
  7. Guardar el táper sin lavar. Llegar en casa con el táper sucio es un error. Es recomendable pasarlo por agua antes de guardarlo para evitar que acumule olores. Además, si no se quitan los restos de comida, estos se endurecen y es mucho más difícil eliminarlos y limpiarlos después.
  8. No fijarse en el material del táper. No todos los envases son iguales. El material es importante: debe tener una composición resistente al calor y que garantice la no liberación de partículas tóxicas. Los más adecuados tienen en la base un símbolo (un tenedor), que indica que son aptos para alimentos. También es importante que sean aptos para microondas, lavavajillas o congelador.

¿Cansados de siempre los mismos platos?

Las opciones de llevarse la comida de casa van allá de las citadas al principio, basta con darle imaginación y ganas y abrir posibilidades a platos nutritivos y fáciles de llevar. Y es que cada vez hay más interés para la cocina y los alimentos y por conocer el origen de lo que comemos. En muchos casos basta con sustituir algunos ingredientes típicos (atún de lata en la pasta y zanahoria de bolsa por vinagre de Módena, frutos secos y hierbas aromáticas, por ejemplo) para alegrar los platos y huir de lo aburrido.

  1. Más allá de la pasta o el arroz, pueden prepararse guisados, que son unos grandes aliados para comer de táper. Pueden prepararse el día anterior, bien sea un filete de pescado o carne a la plancha. Los postres deben priorizar la fruta fresca. El bocadillo puede ser una buena opción para algunos días, y si se pone imaginación aún más: optar por distintos tipos de pan y de rellenos (verduras, tortillas…).

  2. También las legumbres son el plato perfecto y nutricionalmente más completo para llevar a la oficina

  3. Más allá de las preparaciones frías, también podemos recurrir a cremas de verduras.

  4. Las ensaladas no tienen porqué llevar siempre los mismos ingredientes (lechuga, tomate, queso…). Podemos utilizar y combinar otros productos como verdura, cuscús o incluso frutas.

  5. Pueden  utilizarse condimentos con hierbas o especies para que los platos sean menos insípidos.

  6. Debe tenerse en cuenta que algunos alimentos o preparaciones, como las patatas, las croquetas u otros rebozados pierden con el paso de las horas dentro de un táper.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos,  suscríbete a nuestros boletines

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha