5 dulces típicos de otros países para darle un toque exótico a tus postres

Si no ves este contenido puede deberse a la carga en tu dispositivo móvil. Haz clic aquí para recargar la página.

La gastronomía española es tan extensa en sus comidas como lo es en sus postres. Seguro que has probado -o al menos oído hablar de- las torrijas de leche, los buñuelos de calabaza valencianos o el arroz con leche asturiano, entre muchos otros.

Y aunque nuestra tradición culinaria sea completa y sabrosa, nunca viene mal probar gustos exóticos o típicos de otros países para darle una sorpresa al paladar. Por eso, aquí te traemos cinco productos de distintas nacionalidades para indagar en nuevos aperitivos o finales perfectos para las comidas. 

Estos son algunos de los miles que hay, así que, si conoces otros y quieres compartirlos, escríbelos en comentarios.

Colomba de Pascua italiana

Colomba significa paloma en italiano, de ahí la forma de este “postre de la paz” típico del norte de Italia en Semana Santa. Es un postre hecho de pan dulce, huevos, azúcar, mantequilla y un acabado glaseado que recubre la masa; aunque esta de Vergani también está aderezada con limón y nueces.

Su fama y facilidad de elaboración han hecho que existan muchas versiones, como la clásica por 24,90 euros, la de chocolate y jengibre por 9,90 o la de pistacho con cobertura de chocolate negro por 29,90. Esta de limón y nueces tiene un descuento del 67% y solo tendrás que pagar 9,90 euros por ella.

Delicias turcas

Ya os hablamos de ellas en otro de nuestros artículos, y aunque estos dulces gelatinosos -protagonistas en Las crónicas de Narnia- no estén cubiertos de chocolate, tienen un gusto igual de exótico.

Cuenta la leyenda que hace más de 200 años un sultán turco reunió a todos los expertos culinarios para crear un dulce cuya receta fuera secreta y tras una extensa investigación gastronómica se crearon los “lokum”.

Por lo visto la receta se descubrió y gracias a ello podemos disfrutar hoy de algunos como estos de Mughe Gourmet con sabor a rosa, fresa, limón, naranja y menta.  Su precio es 25,70 los 750 gramos, y si quieres más tienes la versión de 1.300 g por 34,80 euros.

Strudel alemán

Aunque se creó en Hungría, es el dulce más conocido en Alemania, además de un desayuno diferente o un postre que sorprenderá a tus invitados. El más clásico es el “Apfelstrudel”, una caja ligera de hojaldre que contiene manzana en cubos, puré y zumo (también de dicha fruta) mezclado con frutos secos como las nueces.

Eso sí, también hay otras versiones que varían en sus ingredientes, como la del strudel de plátano o de chocolate, aunque coinciden en que todos suelen ser aromatizados con canela y espolvoreados con azúcar glas. La receta de este postre traspasa fronteras: la puedes hacer tú mismo o comprar esta de Panificio Dentella por 17,50 euros

Mochi dulce japonés

El mochigome es el ingrediente principal de este postre, un pequeño grano de arroz glutinoso que se machaca hasta convertirlo en pasta. Su origen como alimento de ofrenda a los dioses lo hace importantísimo en Japón, tanto que tiene una ceremonia propia que se celebra en año nuevo y que se conoce como Mochitsuki.

El más común es el rojo de judías adzuki, aunque hay otros como los de sésamo o cacahuetes que también aparecen en cajas como esta de Royal Family. Eso sí, cuidado, porque estos pasteles son tan pegajosos y difíciles de comer que incluso las autoridades japonesas han avisado de que, si no se pueden masticar bien, solo se coman cortándolos en pedazos pequeños. 15 piezas disponibles por 12,45 euros.

Speculoos belgas

A pesar de que también son típicos en otros países de la zona, los speculoos son originarios de Bélgica desde finales del XIX, cuando Antonie Deplée patentó esta especie de panes con almendras. Son unas galletas densas que acostumbran a llevar canela, nuez moscada, clavo, jengibre en polvo, cardamomo y pimienta blanca, aunque estas de Winesfromspain calcan la receta belga dándole un toque caramelizado.

Por si todavía no te haces a la idea del sabor, seguro que conoces las galletas Lotus. Son el ejemplo más conocido de speculoos y suelen usarse como acompañamiento para el café. Esta caja de aproximadamente 85 unidades cuesta 12,86 euros

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

La gastronomía española es tan extensa en sus comidas como lo es en sus postres. Seguro que has probado -o al menos oído hablar de- las torrijas de leche, los buñuelos de calabaza valencianos o el arroz con leche asturiano, entre muchos otros.

Y aunque nuestra tradición culinaria sea completa y sabrosa, nunca viene mal probar gustos exóticos o típicos de otros países para darle una sorpresa al paladar. Por eso, aquí te traemos cinco productos de distintas nacionalidades para indagar en nuevos aperitivos o finales perfectos para las comidas. 

Estos son algunos de los miles que hay, así que, si conoces otros y quieres compartirlos, escríbelos en comentarios.

Colomba de Pascua italiana

Colomba significa paloma en italiano, de ahí la forma de este “postre de la paz” típico del norte de Italia en Semana Santa. Es un postre hecho de pan dulce, huevos, azúcar, mantequilla y un acabado glaseado que recubre la masa; aunque esta de Vergani también está aderezada con limón y nueces.

Su fama y facilidad de elaboración han hecho que existan muchas versiones, como la clásica por 24,90 euros, la de chocolate y jengibre por 9,90 o la de pistacho con cobertura de chocolate negro por 29,90. Esta de limón y nueces tiene un descuento del 67% y solo tendrás que pagar 9,90 euros por ella.

Delicias turcas

Ya os hablamos de ellas en otro de nuestros artículos, y aunque estos dulces gelatinosos -protagonistas en Las crónicas de Narnia- no estén cubiertos de chocolate, tienen un gusto igual de exótico.

Cuenta la leyenda que hace más de 200 años un sultán turco reunió a todos los expertos culinarios para crear un dulce cuya receta fuera secreta y tras una extensa investigación gastronómica se crearon los “lokum”.

Por lo visto la receta se descubrió y gracias a ello podemos disfrutar hoy de algunos como estos de Mughe Gourmet con sabor a rosa, fresa, limón, naranja y menta.  Su precio es 25,70 los 750 gramos, y si quieres más tienes la versión de 1.300 g por 34,80 euros.

Strudel alemán

Aunque se creó en Hungría, es el dulce más conocido en Alemania, además de un desayuno diferente o un postre que sorprenderá a tus invitados. El más clásico es el “Apfelstrudel”, una caja ligera de hojaldre que contiene manzana en cubos, puré y zumo (también de dicha fruta) mezclado con frutos secos como las nueces.

Eso sí, también hay otras versiones que varían en sus ingredientes, como la del strudel de plátano o de chocolate, aunque coinciden en que todos suelen ser aromatizados con canela y espolvoreados con azúcar glas. La receta de este postre traspasa fronteras: la puedes hacer tú mismo o comprar esta de Panificio Dentella por 17,50 euros

Mochi dulce japonés

El mochigome es el ingrediente principal de este postre, un pequeño grano de arroz glutinoso que se machaca hasta convertirlo en pasta. Su origen como alimento de ofrenda a los dioses lo hace importantísimo en Japón, tanto que tiene una ceremonia propia que se celebra en año nuevo y que se conoce como Mochitsuki.

El más común es el rojo de judías adzuki, aunque hay otros como los de sésamo o cacahuetes que también aparecen en cajas como esta de Royal Family. Eso sí, cuidado, porque estos pasteles son tan pegajosos y difíciles de comer que incluso las autoridades japonesas han avisado de que, si no se pueden masticar bien, solo se coman cortándolos en pedazos pequeños. 15 piezas disponibles por 12,45 euros.

Speculoos belgas

A pesar de que también son típicos en otros países de la zona, los speculoos son originarios de Bélgica desde finales del XIX, cuando Antonie Deplée patentó esta especie de panes con almendras. Son unas galletas densas que acostumbran a llevar canela, nuez moscada, clavo, jengibre en polvo, cardamomo y pimienta blanca, aunque estas de Winesfromspain calcan la receta belga dándole un toque caramelizado.

Por si todavía no te haces a la idea del sabor, seguro que conoces las galletas Lotus. Son el ejemplo más conocido de speculoos y suelen usarse como acompañamiento para el café. Esta caja de aproximadamente 85 unidades cuesta 12,86 euros

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

La gastronomía española es tan extensa en sus comidas como lo es en sus postres. Seguro que has probado -o al menos oído hablar de- las torrijas de leche, los buñuelos de calabaza valencianos o el arroz con leche asturiano, entre muchos otros.

Y aunque nuestra tradición culinaria sea completa y sabrosa, nunca viene mal probar gustos exóticos o típicos de otros países para darle una sorpresa al paladar. Por eso, aquí te traemos cinco productos de distintas nacionalidades para indagar en nuevos aperitivos o finales perfectos para las comidas.