La portada de mañana
Acceder
Una amplia mayoría de españoles reclama explicaciones al rey emérito
El PP de Feijóo abraza la conspiración en su asalto a la Moncloa
OPINIÓN | 'Noche en el museo', por Antón Losada

Probamos dos modelos de pistolas de masaje: Hypervolt Go y Theragun Mini

Jordi Sabaté

0

Si no ves este contenido puede deberse a la carga en tu dispositivo móvil. Haz clic aquí para recargar la página.

En un artículo de principios de febrero os explicamos qué son las pistolas de masaje cultivo, así como sus beneficios y riesgos. En esencia, se trata de un nuevo tipo de masajeador, en este caso inalámbrico, que funciona con una batería y que se aplica sobre los músculos a través de un percutor en su parte frontal.

Su aspecto visual es el de una pistola, o bien un taladro, que en la punta tiene una especie de tapón de plástico de goma que percute repetidamente a distintas velocidades sobre nuestro músculo.

El objetivo es conseguir un tipo de masaje repetitivo que llegue al interior del músculo, generalmente a poco más de un cm hacia el interior, de modo que pueda masajear las partes más profundas, deshacer contracturas y aumentar la circulación en la zona.

Este tipo de pistolas sutilizan sobre todo tras hacer deporte intensivo pero también antes del ejercicio, como forma de calentamiento de músculos y tendones. Son muy populares en Estados Unidos y también están presentes en nuestros gimnasios. No obstante, cada vez más personas que practican deporte poseen una en su casa y se la aplican para mejorar la recuperación así como el calentamiento antes del ejercicio.

En ConsumoClaro nos hemos decidido por las dos pistolas de masaje más sencillas, más portables y de precio más asequible. En concreto, son las Hypervolt GO y la Theragun Mini. A continuación, os contamos sus características principales con sus pros y sus contras.

Hypervolt GO

Tiene aspecto de taladro/pistola invertida, puesto que el mango es alargado y el cañón corto, algo que se agradece en el momento de aplicarnos un masaje en puntos poco accesibles de la espalda, los glúteos o la cara posterior de las piernas, ya que permite un mejor alcance de la zona y un manejo fácil sin tener que forzar el brazo.

Pesa cerca de 680 gramos pero no se percibe como excesivamente pesada, seguramente porque tiene un buen agarre. Además, en la zona del mango presenta una superficie de goma antideslizante que asegura todavía más la sujeción del dispositivo. El resto de la pistola está confeccionada con plástico negro agradable al tacto.

Se activa con un botón en la cara anterior del mango, justo debajo de la ramificación del cañón, y por cada pulsión de dicho botón, que va un poco duro, tal vez para evitar que se active al simple taco, se pasa a una nueva velocidad de percusión hasta un total de tres velocidades.

La primera pulsión es la del encendido del dispositivo, que se indica con una luz verde en banda en la parte inferior del mango. La segunda activa la primera velocidad, la tercera la segunda, la cuarta la tercera velocidad. y la quinta pulsión sirve para apagar el dispositivo.

En cuanto a percutores, este modelo presenta dos: uno en forma de martillo plano, ideal para masajear músculos grandes y de un modo general, y otro en forma de bala para músculos más concretos y también para deshacer nódulos y contracturas.

En cuanto a la carga, se realiza por cable y el enchufe presenta diferentes clavijas, por su viajamos a otros países. La batería, una vez cargada, ofrece en teoría hasta 2,5 horas de duración, aunque en nuestra prueba de uso a una velocidad media se extinguió poco antes de las dos horas, que sin embargo es una buen medida.

En resumen: aparato ligero, silencioso y fácil de manejar, aunque algo complicado en el encendido y apagado y también con una estructura espacial que lo hace de trasporte un tanto complicado.

Theragun Mini

Su forma no es la de una pistola, sino la de una especie de pera plana de un material plástico negro elegante y de fácil agarre. A pesar de pesar cerca de un kilo, se siente fácil de transportar porque su volumen está muy bien pensado para que quepa en bolsos, maletines y maletas. De hecho, el producto incorpora. una bolsa de neopreno acolchada para llevar la pistola de viaje.

No obstante su facilidad de manejo y sujeción, su forma complica el alcance y eficacia de aplicación de zonas remotas de la espalda, donde se llega con dificultad, forzando el brazo, y la presión sobre el músculo no se hace con. eficiencia. Esta es sin duda su principal desventaja.

En cuanto a percutores, presenta uno solo en forma de bola de goma espumada que se muestra muy eficaz y suficiente para que el masaje tenga éxito. En lo que respecta al encendido, se realiza con mayor facilidad que en el Hypervolt GO y también presenta pulsados progresivos para aumentar la vellocidad y, finalmente, apagar el equipo.

Con un pulsado sostenido, al igual que en el modelo anterior, se puede apagar directamente el aparato pero en este caso el botón va bastante menos duro que en el modelo anterior. en cuanrto a ejecución esta es silenciosa, tanto como en el modelo anterior.

La carga se realiza también a través de cable y el enchufe presenta diferentes clavijas, por su viajamos a otros países. La batería, al igual que con el otro modelo, a pesar de que el fabricante indica 2,5 horas de autonomía, no nos ha llegado a las dos horas.

En resumen: una pistola transportable y de fácil. manejo, con encendido y apagado cómodo y un percutor silencioso y eficaz. Pierde, sin embargo, en el alcance de zonas difíciles.

¿Con cuál de los dos me quedo?

En realidad, cualquiera de los dos te puede servir si lo que quieres es aplicarte masajes de calentamiento o de recuperación antes y después de hacer ejercicios intensos. La diferencia estriba en que el primer modelo es más cómodo para zonas difíciles de la espalda y la parte posterior del cuerpo.

Mientras que el segundo es mucho más indicado para llevarlo de viaje o en nuestras distintas salidas deportivas, en las cuales queramos, también en exteriores o fuera de casa, aplicarnos el masaje.

  • Sí, si tu idea es usar solo la pistola en casa, el Hypervolt Go se antoja un mejor modelo.
  • Pero si vas a salir a hacer deporte a otras zonas u otros países o regiones, Theragun Mini es tu modelo.

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

En un artículo de principios de febrero os explicamos qué son las pistolas de masaje cultivo, así como sus beneficios y riesgos. En esencia, se trata de un nuevo tipo de masajeador, en este caso inalámbrico, que funciona con una batería y que se aplica sobre los músculos a través de un percutor en su parte frontal.

Su aspecto visual es el de una pistola, o bien un taladro, que en la punta tiene una especie de tapón de plástico de goma que percute repetidamente a distintas velocidades sobre nuestro músculo.

El objetivo es conseguir un tipo de masaje repetitivo que llegue al interior del músculo, generalmente a poco más de un cm hacia el interior, de modo que pueda masajear las partes más profundas, deshacer contracturas y aumentar la circulación en la zona.

Este tipo de pistolas sutilizan sobre todo tras hacer deporte intensivo pero también antes del ejercicio, como forma de calentamiento de músculos y tendones. Son muy populares en Estados Unidos y también están presentes en nuestros gimnasios. No obstante, cada vez más personas que practican deporte poseen una en su casa y se la aplican para mejorar la recuperación así como el calentamiento antes del ejercicio.

En ConsumoClaro nos hemos decidido por las dos pistolas de masaje más sencillas, más portables y de precio más asequible. En concreto, son las Hypervolt GO y la Theragun Mini. A continuación, os contamos sus características principales con sus pros y sus contras.

Hypervolt GO

Tiene aspecto de taladro/pistola invertida, puesto que el mango es alargado y el cañón corto, algo que se agradece en el momento de aplicarnos un masaje en puntos poco accesibles de la espalda, los glúteos o la cara posterior de las piernas, ya que permite un mejor alcance de la zona y un manejo fácil sin tener que forzar el brazo.

Pesa cerca de 680 gramos pero no se percibe como excesivamente pesada, seguramente porque tiene un buen agarre. Además, en la zona del mango presenta una superficie de goma antideslizante que asegura todavía más la sujeción del dispositivo. El resto de la pistola está confeccionada con plástico negro agradable al tacto.

Se activa con un botón en la cara anterior del mango, justo debajo de la ramificación del cañón, y por cada pulsión de dicho botón, que va un poco duro, tal vez para evitar que se active al simple taco, se pasa a una nueva velocidad de percusión hasta un total de tres velocidades.

La primera pulsión es la del encendido del dispositivo, que se indica con una luz verde en banda en la parte inferior del mango. La segunda activa la primera velocidad, la tercera la segunda, la cuarta la tercera velocidad. y la quinta pulsión sirve para apagar el dispositivo.

En cuanto a percutores, este modelo presenta dos: uno en forma de martillo plano, ideal para masajear músculos grandes y de un modo general, y otro en forma de bala para músculos más concretos y también para deshacer nódulos y contracturas.

En cuanto a la carga, se realiza por cable y el enchufe presenta diferentes clavijas, por su viajamos a otros países. La batería, una vez cargada, ofrece en teoría hasta 2,5 horas de duración, aunque en nuestra prueba de uso a una velocidad media se extinguió poco antes de las dos horas, que sin embargo es una buen medida.

En resumen: aparato ligero, silencioso y fácil de manejar, aunque algo complicado en el encendido y apagado y también con una estructura espacial que lo hace de trasporte un tanto complicado.

Theragun Mini

Su forma no es la de una pistola, sino la de una especie de pera plana de un material plástico negro elegante y de fácil agarre. A pesar de pesar cerca de un kilo, se siente fácil de transportar porque su volumen está muy bien pensado para que quepa en bolsos, maletines y maletas. De hecho, el producto incorpora. una bolsa de neopreno acolchada para llevar la pistola de viaje.

No obstante su facilidad de manejo y sujeción, su forma complica el alcance y eficacia de aplicación de zonas remotas de la espalda, donde se llega con dificultad, forzando el brazo, y la presión sobre el músculo no se hace con. eficiencia. Esta es sin duda su principal desventaja.

En cuanto a percutores, presenta uno solo en forma de bola de goma espumada que se muestra muy eficaz y suficiente para que el masaje tenga éxito. En lo que respecta al encendido, se realiza con mayor facilidad que en el Hypervolt GO y también presenta pulsados progresivos para aumentar la vellocidad y, finalmente, apagar el equipo.

Con un pulsado sostenido, al igual que en el modelo anterior, se puede apagar directamente el aparato pero en este caso el botón va bastante menos duro que en el modelo anterior. en cuanrto a ejecución esta es silenciosa, tanto como en el modelo anterior.

La carga se realiza también a través de cable y el enchufe presenta diferentes clavijas, por su viajamos a otros países. La batería, al igual que con el otro modelo, a pesar de que el fabricante indica 2,5 horas de autonomía, no nos ha llegado a las dos horas.

En resumen: una pistola transportable y de fácil. manejo, con encendido y apagado cómodo y un percutor silencioso y eficaz. Pierde, sin embargo, en el alcance de zonas difíciles.

¿Con cuál de los dos me quedo?

En realidad, cualquiera de los dos te puede servir si lo que quieres es aplicarte masajes de calentamiento o de recuperación antes y después de hacer ejercicios intensos. La diferencia estriba en que el primer modelo es más cómodo para zonas difíciles de la espalda y la parte posterior del cuerpo.

Mientras que el segundo es mucho más indicado para llevarlo de viaje o en nuestras distintas salidas deportivas, en las cuales queramos, también en exteriores o fuera de casa, aplicarnos el masaje.

  • Sí, si tu idea es usar solo la pistola en casa, el Hypervolt Go se antoja un mejor modelo.
  • Pero si vas a salir a hacer deporte a otras zonas u otros países o regiones, Theragun Mini es tu modelo.

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

En un artículo de principios de febrero os explicamos qué son las pistolas de masaje cultivo, así como sus beneficios y riesgos. En esencia, se trata de un nuevo tipo de masajeador, en este caso inalámbrico, que funciona con una batería y que se aplica sobre los músculos a través de un percutor en su parte frontal.

Su aspecto visual es el de una pistola, o bien un taladro, que en la punta tiene una especie de tapón de plástico de goma que percute repetidamente a distintas velocidades sobre nuestro músculo.