Siete salsas típicas de otros países que darán vida a tus barbacoas

Si no ves este contenido puede deberse a la carga en tu dispositivo móvil. Haz clic aquí para recargar la página.

Seguro que conoces la bolognesa italiana, la bechamel francesa o la salsa de soja china, por no hablar del tabasco, la mayonesa o el ketchup. Pero hoy no estamos aquí para hablarte sobre ellas, sino que nos hemos dado un paseo por el mapa gastronómico mundial para hablarte sobre algunas salsas exóticas que, probablemente, no conocías. 

Desde el piri piri portugués hasta el ajvar de los balcanes: estos y otros aliños darán a tus recetas un toque y aroma diferentes. Aunque, si te atreves, también puedes intentar cocinar algunas de las recetas de sus países de origen en las que las salsas de esta lista son imprescindibles. 

Salsa de piña

Latinoamérica es el lugar por excelencia de los aliños, un lugar cuya gastronomía salsera va más allá del típico guacamole mexicano o chimichurri argentino. Por eso, esta vez te traemos una no tan popular: esta salsa de piña colombiana de la marca Colombina.

Ideal para darle un toque especial a tus platos de comida rápida como los perritos calientes o las hamburguesas, pero también para acompañar carnes o vegetales en una buena barbacoa. Es un condimento atípico por su dulzura que cambiará el sabor de tus recetas por 7,49 euros la bolsa.

Salsa ajvar

Es la salsa más valorada en la zona de los Balcanes y no ha de ser menos, porque alegra el picoteo de cualquiera. Sus ingredientes son solamente cuatro, pero suficientes para inundar tu plato de sabor: pimientos rojos, berenjenas, ajo y guindilla.

Aunque parezca que va a ser una salsa fuerte, es elección tuya cuál escoger, ya que, dependiendo del tipo de pimiento y de la cantidad añadida, el ajvar puede ser dulce o picante. Es perfecta para condimentar cualquier plato, pero, sin duda, será si la comes untada en pan la forma en la que te dejará boquiabierto.

Y, qué mejor que este paquete de dos latas de Granny’s Secret por 19,47 euros que es 100% original de uno de sus países de origen, Serbia. 

Salsa tzatziki:

Es una de las más conocidas de esta lista, sus componentes son simples pero nutritivos y es el plato perfecto para un verano refrescante, ya que se puede definir como una especie de sopa densa y fría. ¿Los ingredientes de esta salsa griega?

El yogur griego, el pepino rallado y el ajo son los principales, aunque para darle el toque característico griego, las hierbas y el aceite de oliva son indispensables. Aunque se puede comer sola o como acompañamiento de la carne, el plato en el que no puede faltar es en un mezze, una degustación de aperitivos. Este pack de seis de Hellmann’s está disponible por 49,99 euros.

Salsa XO

Entre un sinfín de salsas chinas encontramos la XO, la más gourmet hecha con vieira, anchoas secas, pescado en salazón, chiles y gambas cocidas en salsa picante. Debe usarse con moderación, ya que su sabor característico hará que tus platos se transformen.

Aunque uno de sus mejores usos es con pescados, también se puede utilizar para preparar guisos y carnes. El término chino XO denota calidad, prestigio y exclusividad, de ahí que esta salsa tenga un gran valor por la particularidad de sus ingredientes y lo costoso que es cocinarla. De hecho, este tubo de 80 gramos de la marca Yuki cuesta 36,90 euros.

Salsa relish

Esta salsa verdosa es de origen indio, pero su uso es comúnmente anglosajón y se añade a platos de carnes a la brasa para potenciar su sabor o como acompañamiento de hamburguesas, costillas, etc. Su color quizá no es el más atractivo y su sabor, aunque puede ser picante, suele ser agridulce por la fusión de los vegetales que lo componen.

La cantidad de ingredientes de esta salsa es infinita: pimientos y cebollas de todos los tipos, chile, vinagre, azúcar, jengibre y un largo etcétera. Es habitual en barbacoas y la puedes encontrar de Heinz por 14,04 euros.

Salsa piri piri

¿Pensabas que las mejores salsas picantes estaban en Latinoamérica? Pues te diremos que Portugal no se queda atrás. El piri piri es una variedad de chile que fue producido por exploradores portugueses en África Oriental y, posteriormente, se extendió a otros territorios portugueses para acabar siendo una de las salsas picantes más versátiles del mundo.

Sin duda, son los muslos de pollo a la parrilla la receta en la que más se usa esta salsa, pero también combina con pescados y guisos. Para que puedas investigar más, te dejamos este mix Paladin con cuatro sabores: el “Ai Ai” (peligrosamente picante), el Extra Fuerte; el que lleva ajo y laurel y el de piri piri habanero. Todo por 17,90 euros.

Salsa zumaque

El zumaque o sumac es muy popular en Oriente Medio y en la región del Mediterráneo. En países como Israel, Turquía e Italia, se usa para potenciar el sabor y el color por su sabor agridulce pero contundente.

El sabor de las bayas que lo conforman recuerda al de los limones, pero no tan ácido, lo que le añade carácter y brillo a las ensaladas, al pescado, a la carne o a otras salsas. También es condimento perfecto para el humus, las verduras fritas o los huevos revueltos.

Lo más peculiar es que funciona como sustituto de la sal: si se añade a la carne antes de cocinarla, la reacción durante la cocción crea una sensación de dicho ingrediente. Este bote de 500 g de Hayfene cuesta 21 euros.

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Seguro que conoces la bolognesa italiana, la bechamel francesa o la salsa de soja china, por no hablar del tabasco, la mayonesa o el ketchup. Pero hoy no estamos aquí para hablarte sobre ellas, sino que nos hemos dado un paseo por el mapa gastronómico mundial para hablarte sobre algunas salsas exóticas que, probablemente, no conocías. 

Desde el piri piri portugués hasta el ajvar de los balcanes: estos y otros aliños darán a tus recetas un toque y aroma diferentes. Aunque, si te atreves, también puedes intentar cocinar algunas de las recetas de sus países de origen en las que las salsas de esta lista son imprescindibles. 

Salsa de piña

Latinoamérica es el lugar por excelencia de los aliños, un lugar cuya gastronomía salsera va más allá del típico guacamole mexicano o chimichurri argentino. Por eso, esta vez te traemos una no tan popular: esta salsa de piña colombiana de la marca Colombina.

Ideal para darle un toque especial a tus platos de comida rápida como los perritos calientes o las hamburguesas, pero también para acompañar carnes o vegetales en una buena barbacoa. Es un condimento atípico por su dulzura que cambiará el sabor de tus recetas por 7,49 euros la bolsa.

Salsa ajvar

Es la salsa más valorada en la zona de los Balcanes y no ha de ser menos, porque alegra el picoteo de cualquiera. Sus ingredientes son solamente cuatro, pero suficientes para inundar tu plato de sabor: pimientos rojos, berenjenas, ajo y guindilla.

Aunque parezca que va a ser una salsa fuerte, es elección tuya cuál escoger, ya que, dependiendo del tipo de pimiento y de la cantidad añadida, el ajvar puede ser dulce o picante. Es perfecta para condimentar cualquier plato, pero, sin duda, será si la comes untada en pan la forma en la que te dejará boquiabierto.

Y, qué mejor que este paquete de dos latas de Granny’s Secret por 19,47 euros que es 100% original de uno de sus países de origen, Serbia. 

Salsa tzatziki:

Es una de las más conocidas de esta lista, sus componentes son simples pero nutritivos y es el plato perfecto para un verano refrescante, ya que se puede definir como una especie de sopa densa y fría. ¿Los ingredientes de esta salsa griega?

El yogur griego, el pepino rallado y el ajo son los principales, aunque para darle el toque característico griego, las hierbas y el aceite de oliva son indispensables. Aunque se puede comer sola o como acompañamiento de la carne, el plato en el que no puede faltar es en un mezze, una degustación de aperitivos. Este pack de seis de Hellmann’s está disponible por 49,99 euros.

Salsa XO

Entre un sinfín de salsas chinas encontramos la XO, la más gourmet hecha con vieira, anchoas secas, pescado en salazón, chiles y gambas cocidas en salsa picante. Debe usarse con moderación, ya que su sabor característico hará que tus platos se transformen.

Aunque uno de sus mejores usos es con pescados, también se puede utilizar para preparar guisos y carnes. El término chino XO denota calidad, prestigio y exclusividad, de ahí que esta salsa tenga un gran valor por la particularidad de sus ingredientes y lo costoso que es cocinarla. De hecho, este tubo de 80 gramos de la marca Yuki cuesta 36,90 euros.

Salsa relish

Esta salsa verdosa es de origen indio, pero su uso es comúnmente anglosajón y se añade a platos de carnes a la brasa para potenciar su sabor o como acompañamiento de hamburguesas, costillas, etc. Su color quizá no es el más atractivo y su sabor, aunque puede ser picante, suele ser agridulce por la fusión de los vegetales que lo componen.

La cantidad de ingredientes de esta salsa es infinita: pimientos y cebollas de todos los tipos, chile, vinagre, azúcar, jengibre y un largo etcétera. Es habitual en barbacoas y la puedes encontrar de Heinz por 14,04 euros.

Salsa piri piri

¿Pensabas que las mejores salsas picantes estaban en Latinoamérica? Pues te diremos que Portugal no se queda atrás. El piri piri es una variedad de chile que fue producido por exploradores portugueses en África Oriental y, posteriormente, se extendió a otros territorios portugueses para acabar siendo una de las salsas picantes más versátiles del mundo.

Sin duda, son los muslos de pollo a la parrilla la receta en la que más se usa esta salsa, pero también combina con pescados y guisos. Para que puedas investigar más, te dejamos este mix Paladin con cuatro sabores: el “Ai Ai” (peligrosamente picante), el Extra Fuerte; el que lleva ajo y laurel y el de piri piri habanero. Todo por 17,90 euros.

Salsa zumaque

El zumaque o sumac es muy popular en Oriente Medio y en la región del Mediterráneo. En países como Israel, Turquía e Italia, se usa para potenciar el sabor y el color por su sabor agridulce pero contundente.

El sabor de las bayas que lo conforman recuerda al de los limones, pero no tan ácido, lo que le añade carácter y brillo a las ensaladas, al pescado, a la carne o a otras salsas. También es condimento perfecto para el humus, las verduras fritas o los huevos revueltos.

Lo más peculiar es que funciona como sustituto de la sal: si se añade a la carne antes de cocinarla, la reacción durante la cocción crea una sensación de dicho ingrediente. Este bote de 500 g de Hayfene cuesta 21 euros.

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Seguro que conoces la bolognesa italiana, la bechamel francesa o la salsa de soja china, por no hablar del tabasco, la mayonesa o el ketchup. Pero hoy no estamos aquí para hablarte sobre ellas, sino que nos hemos dado un paseo por el mapa gastronómico mundial para hablarte sobre algunas salsas exóticas que, probablemente, no conocías. 

Desde el piri piri portugués hasta el ajvar de los balcanes: estos y otros aliños darán a tus recetas un toque y aroma diferentes. Aunque, si te atreves, también puedes intentar cocinar algunas de las recetas de sus países de origen en las que las salsas de esta lista son imprescindibles.